Vemos lo que hay o lo que queremos

La programación televisiva en la Argentina es diversa. Mientras que los ciclos periodísticos y de entretenimiento mantienen a sus conocidos caballitos de batalla al frente de cada emisión, las ficciones han evolucionado, muestran realidades diversas y se proponen aggiornarse a los nuevos modelos de familia que hoy conviven en la sociedad. Con el streaming el público se ha vuelto más exigente, y exige para la televisión de aire programas de calidad. La audiencia elige, es selectiva y no consume cualquier contenido.

En los programas periodísticos o informativos hay diferentes modalidades, pero lo que es un factor común en cada uno de ellos es la búsqueda constante de la confrontación (de contribuir a la famosa grieta). Y la gente consume eso, le gusta que haya pelea, que haya un vencedor y un vencido. Para esto el público elige.  Desde hace ya muchos años está muy marcado el pensamiento de cada canal, y más específicamente de cada programa.

Con las elecciones presidenciales como tema principal, tomó más preponderancia este tipo de programas, y si hasta hace unas semanas el interés era menor que el actual, la incertidumbre y la definición en el futuro del país hacen que la gente se vuelque en mayor cantidad.

Con respecto a los programas de entretenimiento, no podemos dejar de observar -y mencionar- el problema económico por el que atraviesa el país, que se ve reflejado claramente en el público y en los formatos. En el público porque la gente se interesa por programas donde reparten dinero, y que ayudan a pasar el tiempo más distendidos. Para los canales, que el entretenimiento sea con programas de concursos o mediante reallity es una opción claramente ventajosa: los formatos de estos programas, en varios casos ya probados en el exterior, implican un gasto muy inferior a otro tipo de producciones y el rating acompaña de una manera importante.

También está el caso de los programas consagrados y que continúan en la actualidad, algunos continúan con sus formatos de los últimos años, caso Showmatch, y otros tuvieron que pasarse a un solo día por semana, como les pasó a Susana Giménez y Mirtha Legrand. Con respecto a “Showmatch” –de lo más visto en nuestro país- fueron dejando de lado el machismo explícito que reinaba en cada emisión, y su popular conductor, Marcelo Tinelli, pidió disculpas por algunas conductas del pasado que estaban aceptadas socialmente, corte de polleras, por ejemplo. Todos lo miraban y se reían de ello, hoy la realidad es otra.

Donde más se ve el cambio en la televisión argentina es en los programas de ficción, mientras antes había una identificación muy marcada en los horarios, por ejemplo las tiras para la familia iban por la noche, las novelas por la tarde, los programas para jóvenes entre las 17 y las 19, hoy es mucho más variado y la temática de la gran mayoría de las ficciones busca abarcar temas acordes a los tiempos en los que vivimos.

Por ejemplo, el año pasado «100 días para enamorarse» (Telefé) rompió varios estereotipos y su eje temático atravesó la identidad de género y sexual, temas hasta el momento tabú en la televisión nacional que sirvieron para que en las casas también se converse sobre el tema. Recientemente, el mismo canal puso en pantalla «Pequeña Victoria», que aborda temáticas como la subrogación de vientre, la maternidad compartida y las múltiples formas del amor que se manifiestan en nuestra sociedad.

Los tiempos han cambiado y la audiencia ya no se conforma. Han mutado también las maneras de ver televisión, de disfrutarla y consumirla. Es demasiada la competencia que tienen los canales de aire como para dormirse en los laureles y no ofrecer programas que se encuentren a la altura de la circunstancias.

Pablo Frontini
2° «B»

 

 

 

Finalizó la temporada exitosa de «Una semana nada más»

Una de las obras de teatro del momento, “Una semana nada más”, realizó su última función el domingo pasado en el teatro El Nacional. La obra protagonizada por Nicolas Vázquez, Benjamín Rojas y Florencia Vigna le dio cierre a esta primera temporada, luego de recibir a más de 190 mil espectadores.

El cierre de la primera temporada, que contó con cinco funciones, fue la continuidad del gran éxito de una obra que se mantuvo en el podio de la cartelera porteña. Según la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales, «Una semana nada más» estuvo en la primera posición, en cuanto a las recaudaciones de las obras de teatro en la semana del 7 al 14 de octubre. En segunda posición quedó la obra del humorista Roberto Moldavsky, “Moldavsky-el candidato”. En tercer lugar y por detrás de la obra del humorista, se ubicó Cabaret, la obra protagonizada por Florencia Peña y Mike Amigorena en el teatro Liceo donde realizaron siete funciones.

El actor Nicolas Vázquez ya protagonizó una obra con la que logró estar en el podio. «El otro lado de la cama», se convirtió en el gran fenómeno teatral en el año 2016. Este éxito continuó en el verano del año 2017, ya que la obra fue llevada a Mar del Plata y siguió convocando a gran cantidad de espectadores. El resto del elenco lo conformaban: Gimena Accardi, Benjamín Rojas, Sofia Pachano, Sofia González Gil y Francisco Ruiz Barlett. El otro lado de la cama, fue la obra mas vista de la temporada y consiguió cinco estrellas de mar.

Lionel Messi estuvo presente en una de las funciones de «El otro lado de la cama» en el teatro Apolo. El jugador argentino es reconocido amigo de Nico Vázquez y le dio una gran sorpresa al hacerse presente en el teatro. Messi se encontraba en Argentina, ya que estaba disputando la sexta fecha de las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018. En el final de la función, la gente y los protagonistas de la obra ovacionaron al astro argentino.

«Una semana nada más», está bajo la dirección de Mariano Demaria, producción artista de Nicolás Vázquez y bajo la producción general de Adrián Suar, Nacho Laviaguerre y Preludio Producciones. La obra trata sobre una pareja, Pablo -interpretado por Vázquez- y Sofia -protagonizada por Vigna- quienes tenían una relación prácticamente perfecta hasta que se van ir a vivir juntos. Pablo decide que quiere separarse y le pide ayuda a su mejor amigo Martín, interpretado por Rojas.

Tras el final de la última función de esta primera temporada de la obra, el trío festejo en el escenario con las 60 personas que forman parte de esta gran producción. Entre ellos se encontraban todas aquellas personas que más allá de no ser la cara visible o de no tener el reconocimiento en cuanto a la fama que tienen los personajes principales, tienen gran responsabilidad en el gran momento que está atravesando la obra. Por eso es destacable el gesto que tuvieron los actores en hacerlos subir al escenario.

La obra volverá el 9 de enero de 2020, en lo que será la temporada de verano. Todos los que no la vieron o los que desean volver a verla solamente tendrán que esperar dos meses. Vázquez publicó en sus redes sociales un mensaje en el que agradeció a la gente por el apoyo y contó cuando será el regreso: “Gracias al publico por acompañarnos tanto. Convirtieron una vez más, una obra en un suceso. Gracias a Benjamín Rojas y Flor Vigna por darlo todo. ¡Orgulloso de todo el equipo! ¡Amo el teatro! ¡Agradecido por todo lo que sucedió! ¡Vamos por más! ¡Nos vemos el 9 de enero de 2020!”.

Susana Giménez estuvo presente viendo la obra y quedo encantada con esta comedia y con la participación de los actores. «Una semana nada más» tiene cuatro nominaciones para los premios ACE (Asociación de Cronistas del Espectáculo). Estará participando en cuatro categorías: Mejor comedia; Actor protagónico de comedia, donde competirá Nicolas Vázquez; Director de comedia, nominado Mariano Demaria y Mejor producción, en donde los que compiten por la obra son Adrián Suar, Nacho Laviaguerre, Preludio Producciones y Nicolás Vázquez.

Facundo Genisso
2° «B» T.N.

El origen del trap: el género musical que es furor

Paulo Londra, Wos, el Duki, Khea, Cazzu, Neo Pistea, tienen algo en común que va más allá de su nacionalidad. Además de ser argentinos, los cuatro estuvieron (o estarán) en el festival de música Lollapalooza, y son tratados como estrellas. O, directamente, son estrellas. Son los máximos exponentes del Trap, y cada vídeo que suben a YouTube acumula millones de reproducciones en pocas horas. Pero, ¿qué es el Trap?

El Trap es un subgénero musical que proviene de una mezcla entre la música electrónica, el hip-hop y el freestyle que nació a mediados de la década del 90 en los Estados Unidos. La palabra Trap viene del lugar en donde se venden drogas ilegalmente en dicho país. En los últimos años fue ganando terreno en los Estados Unidos, y fue llegando de a poco a Sudamérica, al punto de que hoy es la categoría más escuchada en las plataformas musicales.

Las primeras bandas o artistas que se animaron a incursionar en este género fueron Outkast, UGK y Three 6 Mafia unos años antes del cambio de milenio. Un poco más acá en el tiempo, T.I, Young Yeezy y Gucci Mane produjeron discos que contenían canciones que luego se convirtieron en éxitos, y pasaron a tener más lugar en las radios. Y en la última década, el Trap comenzó a ganar mucha más popularidad de la mano de Jay-Z, Kanye West y de Kendrick Lamar. Y en los últimos tiempos Migos y Childish Gambino. Hay una división en el género denominada Latin Trap o Trap Latino, que es una mezcla de rap, hip-hop y reggaeton, cuyos artistas más importantes, además del Duki, Wos y Paulo Londra, son Bad Bunny, Anuel y Ozuna. A raíz de la repercusión que tienen éstos músicos en las redes sociales  y en las plataformas de videos y música, fue que Paulo Londra, cordobés, de 21 años llegó a grabar canciones con algunos de los artistas más importantes de la escena musical mundial, como Steve Aoki o Ed Sheeran, y que cantantes de este género, tengan la oportunidad de aparecer en una película.

Con letras que no solo se refieren a la vida en la calle, las drogas, la pobreza, el feminismo, la violencia, el sexo, entre otros, y en las que predomina la improvisación, este género revolucionó a todos los adolescentes, que lo escuchan en todo momento y sueñan con ser como sus ídolos. Ahora, hay muchos pibes de 11 o 12 años que se juntan a rapear en las plazas, con otros chicos de su edad o más grandes para ir ganando experiencia y que fantasean con que un día estarán rapeando ante miles de personas en una Batalla de Gallos. Esta competencia se realiza hace más de 10 años, y de aquí han surgido muchos de los máximos exponentes del género del país, y muchos otros que son conocidos para los amantes del Trap, pero que no tienen mucha popularidad entre los que no siguen el día a día, o que directamente no escuchan este tipo de música.

La gran mayoría de los cantantes de Trap en la argentina son jóvenes que tiene alrededor de 20 años, lo que hace que lleguen a un público mayormente juvenil (o un poco más grande), que se siente atrapado por la calidad de las letras, que, incluso algunas, incluyen fragmentos sobre problemas sociales. Por ejemplo, hace unos meses, Wos, de 21 años sacó una canción que se titula Canguro, que tiene una estrofa que dice: Y no, no hace falta gente que labure más, hace falta que con menos se pueda vivir en paz en la que critica al gobierno de Macri por como se ha manejado en los últimos años respecto a la inflación, al aumento de las facturas de los servicios básicos y también hace referencia a que muchísima gente se ha quedado desempleada bajo su mandato. Así, no se desentiende ni hace oídos sordos de lo que pasa en el país y de cómo está la sociedad argentina. Aunque no todo es el trap argentino. Rosalía, cantante española de Trap, en sus letras habla bastante sobre feminismo y trata el rol que tiene la mujer en la vida cotidiana. Las letras de las canciones de trap han cautivado a muchísima gente, y varios famosos, de distintos ámbitos, se reconocen fanáticos del género o de un artista en particular: los casos de Sebastián Wainraich o de Axel Kiciloff que han elogiado más de una vez las letras de Wos, no hacen más que avalar que el Trap llegó a un público muy variado: de todas las edades, y de todas las clases sociales.

Todos estos artistas son parte de la revolución de este género musical que se metió en la cultura argentina y que desde el año pasado se ganó su merecido lugar en los festivales de música más importantes del país.

Franco Marziano
2° «B» T. N.

Gran noticia para los fanáticos de Game of Thrones

En mayo de este año terminó la serie Game of Thrones, y la gran mayoría de los fanáticos de la serie se mostraron desilusionados y/o enojados con el final que pensaron los guionistas. Si bien la serie proviene de los libros de Canción de Hielo y Fuego, de George R. R. Martin, es nada más que una adaptación de los libros, teniendo en cuenta, además, que el autor todavía no terminó de escribir el último libro y se espera que el final sea distinto al de la serie.

Esta semana, se confirmó que se viene una precuela sobre la casa Targaryen, la dinastía que fue fundada por Aegon en Valyria, y que luego se asentó en Dragonstone. Además, se conoció el nombre que llevará la serie: House of the Dragon, y según la nota publicada por el sitio Deadline.com, la serie podría transcurrir 300 años antes de los hechos narrados en Game of Thrones.

Si bien todavía no hay detalles sobre los actores que van a formar parte del elenco, cuenta con la participación del argentino Miguel Sapochnik en la dirección. Sapochnik ya había dirigido algunos de los episodios más importantes de GoT. Y lo que le da más esperanza a los fanáticos, es que esta serie está basada en el libro Fire and Blood de Martin. Es decir, se mantiene parte del equipo de Game of Thrones y se suma Ryan Condal como guionista.

En septiembre del año pasado se había comenzado a producir el piloto de una serie que transcurriría en el mundo de Westeros. Se iba a llamar Bloodmoon, iba a ser protagonizada por Naomi Watts y Josh Whitehouse, y según la sinópsis oficial, iba a narrar el declive del mundo desde la Edad de los Héroes hasta la hora más oscura. Este episodio piloto fue presentado a HBO, y en las últimas horas trascendió que, finalmente, luego de tanto esperar por una resolución, no va a convertirse en una serie.

Franco Marziano
2° «B» T. N.

Tarde cultural

Eduardo Cursio, presidente de la organización, dialogó con Pirámide Invertida. En la tanda de preguntas, dio detalles de cómo surgió esta movida y contó: “Nació a través de la necesidad de atraer público. Cuando esto nace, San Miguel terminaba en la calle Sargento Cabral. Hasta ahí la gente llegaba paseando y pegaba la vuelta. Acá no llegaba nadie y tuvimos la idea de poner una feria. La feria se fundó con espectáculo”. Así mismo, él narró sobre como arrancó su participación en la misma y dijo: “Cuando yo llegué acá, hacía ya dos años que la feria estaba. Se hacían grupos esporádicos como el que integré que se llamaba Los Manrique, con el Duende Garnica, autor del Olvidado, entre otros”. Es muy peculiar la manera en la que Cursio incursiono en el evento y explicó: “Terminé acá porque me quedé sin trabajo y quería abrir una tienda de artesano, hacía cerámicas en ese tiempo”.

Una parte importante para que se pueda concretar este evento es que la municipalidad apoye o por lo menos tome nota de la idea que convoca y atrae a la gente. “Esto es extra municipal y aun así con la municipalidad hay una muy buena relación. Hay gente muy buena onda que nos da una mano; ellos nos ponen seguridad y nos aportan los baños químicos. También nos dan equipos por si alguno se nos rompe”, aclaró. Y agregó: “La organización es pura y exclusivamente nuestra. Esto se fomenta con lo que se recauda en cada feria. Con ésa plata se le paga al sonidista, se compran lo que se necesite, se le paga a la seguridad a la noche”.

La feria ha tomado tanto reconocimiento que la atención fue captada por un gran número de gente de distintas edades. Desde los más jóvenes hasta ancianos son los tipos de personas que se acercan para pasar un buen rato en familia. Eduardo aseguró: “La naturalidad del evento es la familia, que se compone de generaciones. Todo el ramillete de edades está en la Plaza de las Carretas”.

Ahora bien, para aquellos que les interesa presenciar un espectáculo único y cultural en todo sentido, el presidente lanzó: “Simplemente la gente puede venir, acercarse a nosotros, nos piden una fecha, porque tenemos una agenda para organizar y que no se junten demasiados en una sola fecha. Lo que no ponemos es un condicionamiento. Si alguien quiere demostrar lo que puede o quiere hacer, viene; sean de la localidad que sean, o de la rama política que sean, no importa. Sí hay un evento importante además ponemos un horario”.

Para finalizar, dejó un mensaje para los que tengan en mente buscar una actividad distinta a lo que puede ser habitual. “Nosotros estamos los domingos desde las 17 horas hasta las 21”, concluyó