Volvió a entrenarse y ya piensa en Tokio

El retorno a los entrenamientos de la Liga Francesa de Handball, tras el parate obligatorio debido a la pandemia mundial, aviva la chispa de los argentinos que no sacan la vista de los Juegos Olímpicos de Tokio, que se pospusieron para el año siguiente, por el mismo inconveniente.

En esta liga del viejo continente, que estuvo 4 meses sin actividad, milita el Montpellier, club en el cual juega el crack argentino Diego Simonet, para muchos considerado como el «Lionel Messi» del handball.

En una charla con la agencia de noticias Telam, el lateral izquierdo comentó: «Fue un día de reunión y exámenes médicos para todos en el club. Apenas entramos al vestuario nos tomaron la temperatura y nos lavamos las manos antes de entrar a cada lugar. Hacemos una práctica por día, de lunes a viernes con los fines de semana libres: de 8 a 12 tenemos trabajos físicos y handball, con un desayuno en el medio».

Los entrenamientos son a nivel individual. Se evita todo tipo de contacto, más que nada para cuidar el bienestar físico de todos los jugadores. No se quiere arriesgar a un contacto directo que termine en una lesión, ya que un parate de esta magnitud puede tener muchas consecuencias.

«Son, más que nada, ejercicios de coordinación, juegos, pases, filtraciones, para volver un poco a la base. Estamos entretenidos, contentos y todos de buen humor. Se nota que teníamos ganas de volver a movernos y jugar al handball», contó el Chino, muy esperanzado.

A nivel club, sus primeros pasos fueron en la Sociedad Alemana de Villa Ballester, en el año 2008. Al finalizar ese año partió rumbo a Brasil, para jugar en Sao Caetano la temporada 2008/2009. Al terminar, emigró hacia Europa. Más precisamente a España, en la ciudad de Alicante, para vestir hasta el 2011 la camiseta del Club Balonmano Torrevieja. La continuidad de su carrera sería en Francia, donde jugó desde el 2011 al 2013 en el Us Ivry. Y finalmente llegaría en el 2013 a Montpellier, en el cual sigue hasta la actualidad, con un contrato que tiene vigencia hasta 2022.

Es el club en el que logró sus mejores conquistas, la primera de ellas fue la Copa de Francia en 2014, la cual volvería a ganar en el 2016. Año en el que también se hizo con una Copa de la Liga. Pero sus mejores logros llegarían en el 2018, cuando ganó una Supercopa de Francia y, sumada a esa, la tan preciada Copa de Europa, en la que además tuvo el honor de ser elegido como el MVP, jugador más valioso de la final (en la que venció a HBC Nantes).

En la actualidad el equipo pasaba por un gran momento: «El nuevo torneo comenzará el 21 de septiembre. Tendremos tres meses de pre temporada, jamás tuve una así. Estábamos en octavos de final de la Champions League, en la que se disputarán solo semifinal y final; y en la semifinal de la Copa de Francia, que se suspendió cuando se cortó todo», sentenció el astro nacional.

A nivel selección, Simonet obtuvo la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, la cual lo clasificó a su primer JJ. OO. en Londres 2012. En el 2015 logró la medalla plateada de los Panamericanos de Canadá. Pero jugando para su club sufrió la rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla derecha, por lo cual se perdió los JJ. OO. de Río de Janeiro 2016. Para el 2019 volvió a ganar la dorada en unos Panamericanos, esta vez en Lima, y por esto se prepara para volver a disputar otra vez los Juegos Olímpicos, que se realizarán en Tokio.

La familia de Diego es ciento por ciento del ámbito del handball: tanto su papá, Luis Simonet, como su mamá, Alicia Moldes, son ex jugadores de la selección nacional. A su vez, sus hermanos Sebastián y Pablo Simonet también formaron parte del seleccionado argentino. Es más: en 2012, los tres hermanos por primera vez compartieron cancha con la celeste y blanca.

Un recuerdo que quedará para la historia fue cuando Diego, en Montpellier, enfrentó a sus hermanos, que jugaban para el Us Ivry. Ellos necesitaban ganar para seguir en la categoría, pero no pudieron. Por esto Diego fue partícipe directo del descenso de sus hermanos.

Pero sin dudas, el recuerdo más lindo fue cuando lograron la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, tras vencer en la final a Chile por 31 a 27. Los tres en cancha y sus padres en la tribuna, toda la familia unida. Con esta victoria clasificaron a los Juegos Olímpicos de Tokio.

Debido a que Sebastián tiene decidido su retiro, en esta competencia será la última vez en la que puedan compartir cancha vistiendo la Albiceleste.

Foto perteneciente a «Diario Democracia».

Matías Pérez Carballo

Otra baja para Disney

El base de 31 años Russel Westbrook, jugador de los Houston Rockets, dio positivo de coronavirus. Por esto no viajó hacia Orlando, en donde, a pesar del gran brote de contagios, varios deportes decidieron reanudar sus competencias.

Westbrook se sumó a sus compañeros James Harden y Luc Mbah A Moute, que también dieron positivo. A pesar de la clara evidencia de que el Covid 19 no está controlado, ni mucho menos, ninguno de los 22 equipos se negó a la reanudación.

En cambio hay varios jugadores que sí lo hicieron. En el caso de que no se quieran presentar, pueden hacerlo, ya que no tendrán sanción alguna.

Foto sacada por Cordon Press

Matías Pérez Carballo

Una ingrata bienvenida para un (supuesto) goleador

La marcha de Adolfo Gaich al CSKA de Moscú dejaba un importante hueco en la delantera de San Lorenzo, que sueña con volver a Boedo, y había que buscar a alguien que pueda reemplazar a una de las grandes promesas del fútbol nacional. Sin embargo, la directiva del club prefirió repatriar a un jugador que pesaba más por su apellido, que por su promedio goleador.

La presentación del artillero se hizo oficial mediante la cuenta del Twitter oficial del club, con una charla entre   Marcelo Tinelli, presidente de San Lorenzo, y el nuevo refuerzo azulgrana.

En su corta estancia en Atlético de Mineiro (Brasil), Di Santo disputó un total de 21 partidos y convirtió tan solo tres goles, algo que sin duda no le da esperanza a los aficionados de “El Ciclón”, y así lo manifestaron en las redes. Incluso, algunos hinchas del Mineiro lo destacaron como el peor delantero de la historia del club.

A la espera del regreso del fútbol en la Argentina, los hinchas se mantienen a la expectativa, y en el entretanto están pendientes de los movimientos del mercado. El nuevo fichaje de San Lorenzo tendrá que esperar para poder mostrar sus capacidades, y en el momento en que se reanude el campeonato local tendrá que lidiar con la presión del disgusto de los aficionados “cuervos”.

https://youtu.be/_oHjhTTWKRw

Matías Angrisani

Una certeza: Agüero no se va de Manchester City

“Mi idea era quedarme aquí por diez años. Ya llevo 7 y cuando termine mi contrato cumpliré 10 en la institución”, declaró Sergio Agüero, el atacante argentino. Que no se irá del gigante británico.

El delantero de 32 años llegó al club en el año 2011 procedente de Atlético de Madrid. Es el máximo goleador en la historia del City con 204 goles. “Estoy muy feliz porque me han tratado muy bien desde el primer día que llegue aquí”, afirmó Agüero.

En esta temporada marcó 23 goles en 32 partidos disputados; si bien no pudo jugar todos los partidos por diversas lesiiones, Agüero tuvo una buena temporada.

En su segundo partido de regreso a la actividad se dio la rotura de meniscos en su rodilla izquierda. Fue operado en Barcelona y ya superó la primera parte de su recuperación; ahora se encuentra en Inglaterra para terminar de ponerse a punto y volver a jugar.

“Sentí un ruido en la rodilla y sabía que no iba a poder seguir. Quería patear el penal, pero no podía, me temblaba todo. Le dije al doctor, vámonos adentro, me rompí todo”, comentó tras su lesión.

La decepción se dio en los hinchas de Independiente, quienes imaginaron a Agüero para la siguiente temporada y aun deberán esperar por el regreso del atacante. “No fue necesario hablar con Sergio para que se quedara, no lo intenté convencer ni retrasar su regreso al futbol argentino”, expresó el DT del Manchester City, Pep Guardiola.

Agustín Cerutti

El protocolo de la AFA para la vuelta del fútbol

La Asociación del Fútbol Argentino le envió una carta firmada al Ministerio de Salud con un protocolo que envolvería la vuelta de los entrenamientos de los equipos argentinos. El ministro Ginés González García fue el destinatario de dicho documento firmado por Claudio Tapia, y quien evaluará si están dadas las condiciones para aprobar la vuelta del fútbol a nuestro país.

El texto se basa principalmente en ejes como el distanciamiento y la higiene, asegurando que no haya más de seis personas en un grupo de entrenamiento y que estos sean responsables del cuidado con el lavado de manos y desinfección personal; el seguimiento mediante testeos de los jugadores y cuerpo técnico, que no estarán a cargo de los médicos del club, sino por parte de entidades capacitadas. Además, aseguran que se realizarán análisis 72 horas antes del regreso y también en las primeras sesiones de entrenamientos, llevándolo a cabo semanalmente y persona por persona, no de a grupos, así se logra una efectiva precaución para el desarrollo de la actividad en las instalaciones deportivas.

Hay algo que el protocolo no menciona pero que sí es calculable: el presupuesto para llevar a cabo los testeos a todas las personas que estén involucradas en la vuelta de las prácticas deportivas. Aunque la AFA había mencionado que apoyaría económicamente a los clubes con ciertos requisitos, así como también la Conmebol hace unos meses destinó cierto monto de dinero calculado entre los seis millones de dólares para asistir entre las asociaciones, se habla aproximadamente de unos 750.000 mensualmente.

Según afirman allegados a estas reuniones, hay grandes posibilidades para que el mes de agosto sea el elegido para efectuar lo propuesto en este protocolo. En la próxima semana habrá una reunión de Tapia y Tinelli con el ministro Ginés García y Matías Lammens, de la cartera de Deporte y Turismo: todo indica que la causa tendrá un gran avance y hasta tenga posibles confirmaciones.

“Es fundamental entender que sólo se podrá jugar al fútbol cuando los beneficios para la salud, la sociedad y la economía superen los riesgos de la enfermedad, al tiempo que se garantice la seguridad de los deportistas, personal específico, árbitros, público aficionado y de la sociedad en general”, declaró el ministro de Salud. Y aunque todavía no hay nada pactado sobre la mesa y la incertidumbre siga siendo parte cuando se habla de este tema, las reuniones avanzan, aparecen los protocolos y  el fútbol argentino parece estar cada vez más cerca de su regreso.

Franco Torres

Los All Blacks «7», campeones otra vez

El Circuito Seven masculino y femenino 2019/2020 de la Federación Internacional «World Rugby» llegó a su fin, a pesar de no haberse completado todas sus etapas. Esto fue debido a la pandemia mundial que afecta a todo el mundo.

“Si bien es muy decepcionante para los jugadores, fanáticos, organizadores y todos los involucrados tener que cancelar estos eventos debido a la pandemia global de COVID-19, la salud y el bienestar de la comunidad de rugby y la sociedad en general siguen siendo la prioridad número uno», sentenció el presidente de «World Rugby», Sir Bill Beaumont.

Con esta decisión, se declaró campeón a la selección de Nueva Zelanda, en ambos géneros. Tras haber terminado las dos en el primer puesto, fueron las que más torneos ganaron previo al parate.

Los hombres llegaron a los 115 puntos en la tabla general, dejando en segundo puesto a Sudáfrica, con 104. En el tercer lugar quedó Fiji, con 83. En cuanto a los Pumas, quedaron en la séptima posición, con 56 puntos; ahora deberán esperar hasta la próxima temporada, la 2020/2021, para volver a competir. Las mujeres se coronaron con 96 puntos. Atrás de ellas quedaron las chicas de Australia, con 80. Y con la misma cantidad (80) en el tercer lugar terminaron las de Canadá. Las Pumas no participan en esta competencia.

A pesar de declarar por culminada a la vigesimosegunda temporada, y de oficializar a los campeones y las campeonas de ella, no habrá ningún país que descienda. Pero sí hay un ascendido, y es el seleccionado masculino de Japón, ya que era el puntero del «Seven Challenger Masculino», en el cual se ganan los ascensos al circuito. Solo se disputaron dos torneos: uno se realizó en Chile y el otro, en Uruguay. En ellos, los japoneses lograron el primer y tercer puestos, respectivamente.

El «Seven Challenger Femenino» estaba programado para el 28 y 29 de marzo de este año, en Stellenbosch, Sudáfrica. Por lo cual no pudo disputarse, dejando en nulidad al cupo para ascender.

Luego de que se diera a conocer este comunicado, Sir Bill Beaumont declaró: «Felicitaciones a Nueva Zelanda por haber sido galardonado con los títulos de la Serie femenina y masculina después de sus actuaciones sobresalientes y consistentes antes del inicio de la pandemia, y a Japón por ser coronados campeones de la Serie Challenger inaugural y asegurar un lugar central en el HSBC World Serie Rugby Sevens 2021».

En cuanto a las etapas por disputarse, quedaban tres para las femeninas y cuatro para las masculinas. Compartirían sede en París y Hong Kong, mientras que la restante para las chicas sería en Langford. Las dos faltantes para los hombres se realizarían en Londres y Singapur.

Los «All Blacks Seven» ganaron el torneo de «Cape Town», el de «Hamilton» y por último el de «Vancouver». Además consiguieron el segundo puesto en «Dubai» y el tercer lugar en «Los Angeles». Subieron así a 5 podios, de los 6 en los que pudieron estar.

Las dirigidas por Sean Hora se subieron a lo más alto del podio en 4 oportunidades: en «Dubai», en «Cape Town», en «Hamilton y en «Sidney», y ganaron 4 de las 5 etapas que disputaron. Pero para enaltecerse aun más, consiguieron el bronce en «Glendale», por lo tanto no se bajaron del pedestal en todo el circuito.

Esta serie Mundial de Rugby 7 es un complemento de la Copa Mundial Seven. Empezó a realizarse a finales de 1999, comenzando en diciembre y culminando en mayo. Son 16 selecciones por torneo. Hay 15 fijas que forman parte de este circuito, y se las nombra como «Core Teams». La restante es una invitada.

Con esta nueva conquista, los dirigidos por Clark Laidlaw levantaron este título por decimotercera vez. No lo hacían desde la temporada 2013/2014. A su vez son los que más veces lo hicieron. Detrás de ellos, está Fiji, que lo logró en cuatro oportunidades, entre ellas, la de la temporada 2018/2019. Y en el tercer lugar se encuentra Sudáfrica, que lo consiguió en tres ocasiones. Solo una Selección pudo quitarle la corona a estos tres países, fue la de Samoa en el circuito de 2009/2010.

Los Pumas supieron ganar la medalla de bronce en esta serie. Lo hicieron en la temporada 2003/2004, en la que consiguieron 98 puntos. Allí ganaron por primera vez una etapa de este circuito, disputado en Los Angeles. Para agregarle más valor, en la final vencieron 21-12 a Nueva Zelanda, que tiempo después se quedaría con el primer puesto de la general.

Matías Pérez Carballo

El regreso del rugby en Australia

La competencia entre Australia y Nueva Zelanda, particularmente en el ámbito del Rugby, consta de muchos años de antigüedad. Con un primer enfrentamiento entre los «All Blacks» y los «Wallabies» que tuvo lugar por el 1903, comenzando más de un siglo de competencia. Es más, entre ellos existe un título en juego, la «Bledisloe Cup», que se disputa desde 1932.

Ante el regreso del Súper Rugby en Nueva Zelanda, competencia nombrada como «Aotearoa», los australianos no se quedaron atrás. Y también volvieron a poner en juego a la ovalada, dándole inicio al certamen que ellos titulan como «Super Rugby AU», el campeonato de selecciones provinciales del Hemisferio Sur.

El torneo contará con 10 fechas, en las cuales habrá dos partidos por cada una de ellas y una franquicia quedará libre. Serán 22 partidos en total, ya que al finalizar todas las fechas, el que haya quedado en segundo puesto se enfrentará al que quede en el tercero. Y el ganador de ese encuentro jugará la final contra el que haya quedado primero. Se estima que estos partidos se llevarán a cabo entre el 12 y 20 de septiembre.

Son 5 las franquicias que forman parte de este torneo: «Queensland Reds», «Melbourne Rebels», «New South Wales Waratahs», «Brumbies» y por último, «Western Force», franquicia que vuelve a competir tras haber dejado en el 2017.

El fin de semana tuvo lugar la primera de las jornadas. Enfrentando a «Reds» con «Waraths» y por otro lado a «Brumbies» con «Rebels». Quedó libre «Western Force», que deberá esperar una semana más para su regreso.

El primer enfrentamiento fue el viernes y se lo llevó el local, «Reds» imponiéndose por 32 a 26 frente a «Waraths». Estas franquicias representan a los estados de Queensland y de Nueva Gales del Sur, respectivamente, formando así un clásico entre ellas que conyeba más de 140 años. El partido fue entretenido y culminó con el resultado final en los últimos 5 minutos, cuando James O´Connor logró convertir dos penales. Con esta victoria pudo terminar con la racha negativa de 11 partidos en los últimos 7 años sin poder ganar este clásico.

En el segundo encuentro, «Brumbies», que llegó a seis finales y es la que más veces lo hizo, ganando dos de ellas, se volvió a encaminar hacia una nueva consagración, tratando de conseguir esto por tercera vez, tras vencer por 31 – 23 a «Rebels». Fue un partido entretenido y con mucho suspenso, ya que llegó a estar 24-23 a 10 minutos del final, hasta que un try y conversión de Will Miller sentenció el resultado.

Se pudieron observar las nuevas reglas, entre ellas la de liberar rápidamente en los «breakdown». Además las patadas 50/22 y 22/50, las cuales eran «kicks» que pican dentro del campo y luego salen del mismo, ahora las transformaron en «lines» a favor. Otro cambio se vio al momento de «anular»; ya no se sigue el juego con un «scrum» sino que se realiza una salida de «drop» desde abajo de los palos, para el mismo que anuló. Aunque no se vio en esta fecha, también se incluyó un alargue de 10 minutos con punto de oro en caso de que haya un empate. Ahora tendrán la posibilidad de sustituir luego de 20 minutos a un jugador expulsado. Y por último, la imposibilidad de cantar «mark» si el atacante ejecuta una patada dentro de los 22 metros del rival, exceptuando el caso en el que un defensor la tome dentro de su in-goal.

Se busca agilizar el juego, haciendo que los defensas se encarguen de cubrir el fondo y así dejar más espacios para el «show»y tratando de evitar tiempos muertos en el «scrum». Copia, en parte, a su propio «Rugby League», el cual menospreciaron y hasta discriminaron durante 100 años, hasta que en 1995 se profesionalizó. Con esto buscarán reconquistar a todos los simpatizantes que fueron perdiendo con el pasar de los años.

En cuanto al público, se pudo hacer presente solo un 10% de la capacidad total de cada estadio: en el «Suncorp Stadium» de Brisbane asistieron 5590 personas. En cuanto al «Gio Stadium» de Canberra, que cuenta con una menor capacidad, recibió a 1500 espectadores.

Matías Pérez Carballo

Foto: Festejo de Harry Wilson (Getty Images)