Volvió la democracia

Tras un año de la renuncia forzada de Evo Morales como Presidente de Bolivia, hecho que dio lugar a un nuevo Gobierno de Facto, el cual tuvo como Presidenta interina a Jeanine Añez, el pueblo boliviano volvió a elegir democráticamente y el Movimiento Al Socialismo (MAS) regresó al poder.

Esta vez el elegido como nuevo Presidente fue Luis Arce, ex Ministro de Economía en el Gobierno de Morales; sus números en las urnas fueron contundentes, consiguiendo el triunfo en primera vuelta con el 55% de los votos, superior a su principal rival, Carlos Mesa, por más de 26 puntos.

El encargado de tomar juramento al nuevo mandatario fue el Vicepresidente David Chowuehuanca, quien había asumido previamente; además de la presencia de los nuevos parlamentarios, entre los invitados se encontraban los Presidentes: Alberto Fernández (Argentina); Iván Duque (Colombia); Mario Abdo Benítez (Paraguay) y el Rey Felipe VI (España).

En la ceremonia de su asunción, Luis Arce dio un discurso alentador, Querido pueblo de Bolivia, estoy frente a todos ustedes con mucha emoción pero con un enorme sentido de responsabilidad que nace del amor que tengo a nuestra patria” aseguró.

Además, con mucha confianza, sentenció; Iniciamos una nueva etapa en nuestra historia y queremos hacerlo con un gobierno que sea para todos y todas sin discriminación de ninguna naturaleza. Nuestro gobierno buscará reconstruir nuestra patria en unidad para vivir en paz”

Estas palabras se ven reflejadas en el acto del pueblo en su voto, ya que la Nueva Asamblea Legislativa Plurinacional, contará con un 52% de representación femenina entre sus 166 miembros; esto ubica a Bolivia como tercer nación en lograrlo, junto a Cuba y Ruanda; además tendrá varios jóvenes.

Asimismo, esta mayoría parlamentaria femenina es uno de los indicadores más importantes utilizados por la Organización de Naciones Unidas para medir la promoción hacia la igualdad de género en cada país.

El MAS, al igual que en las últimas tres legislaturas bajo el mandato de Evo Morales, seguirá con el control del legislativo, con mayorías de 21 senadores y 75 diputados, aunque tendrá que pactar con la derecha en el caso de que se requiera dos tercios de votos.

Imagen: Jorge Mamani

Matías Pérez

Primer Presidente socialista electo en Latinoamérica

Luego de varios años de mandatos presidenciales que llevaban a cabo políticas que marcaban una gran brecha entre las clases sociales, marginaban a la mayoría de las personas y generaban una enorme pobreza, el pueblo chileno dijo basta. En 1970, mediante el poder del voto, el país trasandino abrió camino a un nuevo paradigma que rompió con la hegemonía política predominante hasta el momento.

Un 4 de septiembre de 1970, Salvador Allende, al frente de la Unidad Popular (integrada por los partidos: Socialista, Comunista, Radical, Social Demócrata, la Acción Popular Independiente y el Movimiento de Acción Popular Unitaria) ganó las elecciones presidenciales con un 36,63% de los votos. Él se encargaría de terminar con esta división extrema de clases sociales, pacíficamente y con la contribución de todo el pueblo, para ello, buscaría nacionalizar y estatizar las principales empresas del país (el cobre en principal), lo que generaría mayores ingresos que se invertirían directamente en el desarrollo de la nación.

Allende estudió en la Universidad de Chile y se recibió como Médico Cirujano en 1933. En 1940 se casó con Hortensia Bussi, mujer con la cual tuvo 3 hijas. A pesar de su título universitario, su vida fue plenamente política, ocupando varios cargos a lo largo del tiempo como: Diputado, Ministro de Salubridad y Senador desde 1945 hasta 1970, a su vez ejerció la presidencia en la Cámara Alta del Congreso entre 1966 y 1969. Previo a su elección, se postuló a Presidente en 3 ocasiones (1952, 1958 y 1964).

Salvador Allende saludando desde su auto descapotable, escoltado a caballo por el general Augusto Pinochet. Foto: público.es

El 11 de septiembre de 1973, cuando le restaban 3 años de presidencia, un Golpe de Estado en el que participaron las tres ramas de las Fuerzas Armadas, puso fin al mandato y a la vida de Allende, ya que se suicidaría mientras el Palacio de la Moneda era bombardeado. Con Augusto Pinochet a la cabeza, y bajo los intereses estadounidenses, comenzó una dictadura militar que duró más de 16 años.

Imagen: Infobae.com
Matías Pérez.