Después de 20 años, aprueban una nueva droga para tratar el Alzheimer

Después de varias idas y vueltas, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, en sus siglas en inglés) anunció que autorizó por vía rápida el uso de una nueva droga para tratar la enfermedad de Alzheimer en su estadío inicial, pero le pidió al laboratorio Biogen, el cual lidera el desarrollo, que investigue más para tener más datos sobre su eficacia.

El fármaco se llama aducanumab y su nombre comercial es Aduhelm. Hay expertos en demencias que han expresado objeciones. Según afirman, no están de acuerdo en la manera en la que se llevaron adelante los ensayos clínicos y señalan que aún existe incertidumbre sobre su verdadera eficacia para contrarrestar la enfermedad. Igualmente, la FDA exige a Biogen que lleve a cabo un estudio adicional controlado con placebo del fármaco para verificar su eficacia para mejorar la memoria y los síntomas cognitivos de las personas.

En 1987 se realizó el primer ensayo clínico sobre la enfermedad y, desde 1998 se han estudiado 100 medicamentos, incluyendo una vacuna en ratones. Sin embargo, solo se han autorizado cinco drogas que pueden ayudar a controlar algunos de los síntomas.

El suero equino consiguió el aval de la ANMAT para pacientes moderados y severos

La innovación científica a base de suero equino superó la Fase II Y III de las pruebas epidemiológicas y consiguió el aval de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para pacientes moderados y severos. Su bajo índice de efectos secundarios hizo que llamara la atención de la comunidad científica. Ahora se encuentra en una etapa final de estudios y , de ser superados, tendría el permiso para poder ser utilizado en cualquier paciente sin condiciones excepcionales.

Para la obtención de la sustancia, primero se inyecta en caballos una proteína del virus SARS-CoV-2 que sirve como antígeno. Al introducirse en el organismo de estos animales induce una respuesta inmunitaria provocando la formación de dichos anticuerpos que neutralizan la capacidad del virus de entrar a las células. Luego son procesados biotecnológicamente para obtener fragmentos muy seguros que no producen efectos adversos y conservan una muy alta capacidad neutralizante.

Hasta el momento hay una producción de 12.000 dosis que serán repartidas en todo el país y ayudarán a paliar la segunda ola del virus. Sin embargo, su producción podría incrementarse una vez haya completado la fase de estudios y empezaría a exportarse a pacientes en situaciones graves alrededor del mundo.

Los antibióticos no son juguetes

El mal uso de antibióticos dentro de las distintas sociedades del mundo no es algo nuevo, pero durante el 2020 el incremento de los mismos ha sido exponencial debido al marco que presenta la pandemia del coronavirus. Según varios reportes provenientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay entre un 70% y 80% de personas a nivel mundial que se encuentran internadas debido al coronavirus a los cuales se les da antimicrobianos. Esto se hace por la sospecha de una posible presencia de una infección respiratoria baja, a pesar de que esta situación no se encuentra en la mayoría de los casos, únicamente en el 6% de los casos registrados. Por este motivo, se podría llegar a generar la aparición y dispersión veloces de resistencia hacia los mismos, lo cual hace que el mundo de la medicina y las autoridades sanitarias alrededor del mundo se encuentren preocupados.

Cálculos estimados señalan que para dentro de una década el consumo mundial de antimicrobianos aumentará un 67% y para el año 2050 se puede llegar a esperar que la resistencia antimicrobiana sea una de las principales causas que generen la muerte, sobrepasando increíblemente al cáncer. Cada año fallecen aproximadamente 700.000 personas debido a esta causa y si no se llegan a tomar medidas rápidamente sobre el tema esta cifra podría llegar a superar los 10 millones para el 2050. Todo esto es consecuencia de que la resistencia antimicrobiana progresa mucho más rápido de lo que lo hace la generación de antibióticos nuevos actualmente.

Durante el transcurso de la pandemia alrededor del mundo se pudo registrar un gran incremento del consumo de antibióticos debido a dos factores, más allá de que nos encontramos tratando con una enfermedad que es viral. El primer factor trata sobre la indicación de antibióticos habitual frente a la neumonía de la comunidad, por este motivo hay una sobre prescripción de antibióticos. El otro factor visible es que los pacientes los cuales son internados de forma grave o intensiva padecen de infecciones que están asociadas al cuidado de la salud al encontrarse ventilados y estas mismas son las que solicitan de un gran consumo de antibióticos.

Además, según estudios el mecanismo, el cual genera la resistencia, no precisa de mucho estímulo para que sea disparado y a su vez no se relaciona con la dosis ni durabilidad de lo que sería un tratamiento antibiótico. Con un único comprimido, no importa el antibiótico del cual se este hablando, mal prescripto es totalmente suficiente para lograr que se desarrollen los mecanismos para poder ser resistente al antibiótico en cuestión. Esto se debe a que las bacterias que se encuentran dentro de las personas se ven amenazadas y hacen una reacción contraproducente haciéndose resistentes.

A pesar de haber incrementado esta problemática durante la cuarentena de este año es un tema el cual hay que tomar con severa responsabilidad, todo el mundo de la medicina habla sobre que la población tiene que aprender a respetar y debe saber que los antibióticos únicamente deben ser ingeridos si un médico así lo indica. Farmacéuticos y autoridades tienen una gran labor en este aspecto ya que no deben vender antibióticos sin receta y deben controlar el movimiento de los mismos respectivamente.

Además de las consecuencias médicas que esto puede llegar a generar, el uso indebido de antibióticos a su vez tiene un gran impacto en la economía. El 35% del presupuesto que es destinado a la salud es utilizado en antibióticos, debido nuevamente al mal uso y a el fácil acceso que poseen algunos medicamentos que no requieren receta alguna.

En un ambiente donde nos encontramos bacterias para las que no existen por el momento antibiótico para lograr vencerlas se celebra del 18 al 24 de noviembre la semana mundial de concientización sobre el uso de antibióticos, propuesta que fomenta la OMS a nivel global, para lograr generar conciencia y promover que entre todos haya mejores prácticas hacia el tema.

 

Un santafesino creó un respirador de bajo costo en plena pandemia.

Jeremías Butto es un santafesino de 32 años oriundo de la localidad de Las Rosas que creo un respirador a bajo costo en un etapa en donde la necesidad por los mismo se intensifica. Butto es un emprendedor que estudió dos años en la universidad de Rosario e inició una ascendente carrera como ingeniero nuclear. Se recibió en el Instituto Balseiro y formó una empresa propia que comenzó a prestar servicios para el desarrollo tecnológico, algunos de particular relevancia.

Este ingeniero participó de varios proyectos del sector aeroespacial. Además, realiza asesorías en Vaca Muerta para una formación geológica de shale situado en la cuenca neuquina​ en las provincias de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza.

La pandemia por el coronavirus lo embarcó en un nuevo desafío. Butto diseñó un respirador artificial de bajo costo que se convirtió, a comienzos de septiembre, en el primero aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) desde el comienzo de la crisis sanitaria en Argentina.

El respirador fue bautizado como Likhen Rod, en honor a los líquenes que se encuentran en los bosques patagónicos y que denotan la presencia de aire puro en el ambiente. En la creación del mismo influyeron los conocimientos del ingeniero, y su inquietud por hacer un aporte al sistema sanitario, las amistades de su pueblo con las que se reencontró y que le dieron a la idea respaldo industrial, pero también la casualidad.

Butto participó en marzo pasado de la Expoagro, en San Nicolás. Desde hacía dos años diseñaba para un cliente balanzas para camiones. El comienzo de la pandemia lo encontró en Rosario y al suspenderse los vuelos a Bariloche, donde reside, decidió volver al hogar más próximo, el de sus padres, Las Rosas.

Allí se reencontró con vecinos y viejos amigos. Con muchos de ellos, además, mantenía una relación vinculada con proyectos laborales. Junto a los titulares de las empresas Tecnoplast, Tedeschi Sembradoras y Vulcano Semirremolques advirtieron que en esa localidad santafesina podría haber una carencia de respiradores.

A su entorno lo inquietaban las imágenes del desastre sanitario que por aquellos días llegaban desde España o Italia y decidieron lanzarse a la aventura de fabricar ventiladores mecánicos.

“Nunca había hecho un aparato similar, ni de la industria médica ni semejante a lo que es un respirador. Tuvimos que estudiar, comenzar a leer bibliografía técnica, hablar con médicos que nos enseñaron clínicamente qué es lo que tenía que hacer un respirador. En función de eso fuimos diseñando el aparato”, contó días atrás Jeremías al diario Clarín.

Fueron meses de diseños y de pruebas. El primer prototipo, que permitía ingresar y extraer oxígeno de un pulmón artificial, demandó cuatro semanas de trabajo. Se testeó en la Asociación Rosarina de Anestesiología y superó las pruebas. Sin embargo, la conclusión fue era necesario sumarle nuevas prestaciones.

El segundo modelo ya contaba con interfaz de usuario táctil, sistema de seguridad auxiliar y alarmas. Fue sometido a examen en los simuladores de la Asociación de Anestesiólogos de Buenos Aires y también lo aprobó. Se inició entonces la etapa final del diseño.

“Empezamos con un prototipo muy básico. A medida que avanzábamos íbamos obteniendo más información respecto a qué tiene que hacer un respirador. Tuvimos que ir adaptando el diseño para poder cumplir con todos los requisitos que exige Anmat”, explicó el rosarino.

Finalmente, en los primeros días de septiembre se alcanzó la aprobación, en la categoría Clase 3, la máxima que otorga el organismo para esa clase de aparatos. “Fuimos los primeros en lograrlo”, se enorgullece. La semana pasada una firma de Rosario, que contó con el respaldo de la universidad pública local, también alcanzó ese logro.

En el caso del Likhen Rod se utilizaron piezas de la industria médica, pero que no son las que se requieren habitualmente para construir respiradores. Eso permitió contar con stock y evitar los altos costos de algunos implementos demandados mundialmente ante la crisis sanitaria.

“En principio vamos a donar tres al hospital de Las Rosas, tres al de Bariloche, uno a la Asociación de Anestesiólogos de Buenos Aires y otro a la de Rosario. Ahora estamos comenzando una etapa de producción con una serie inicial de 25 y avanzando en el acopio de componentes para otros 30 aparatos. Todo lo realizado hasta el momento y la producción se encaró con financiación propia y sin haber realizado ninguna venta. Hasta ahora no entramos en contacto con gobiernos provinciales y nacionales, ni con privados. Simplemente estamos haciendo un stock por si llegan a necesitarse”, contó Butto.

Además señaló que la producción se realizará en la compañía Lago Fonck, habilitada para montar los equipos que se emplaza en San Carlos de Bariloche, con componentes que se fabrican en sedes de las empresas de otros rubros que participan del proyecto.

“Cada uno de ellos construye una parte crítica del respirador y la fabricación y el control de calidad se hacen en Bariloche. Dividimos el esfuerzo inicial, lo organizamos de este modo y aquí hacemos el ensamblaje final. Nos gustaría continuar con el desarrollo de ventiladores mecánicos y a futuro diseñar un equipo con las funcionalidades de un ventilador completo, que tenga todas las posibilidades de modo ventilatorio”, concluyó el profesional.

El impulsor y creador de los nuevos respiradores, que ya son fabricados en serie, Jeremías Butto.

El hockey viene después; primero, la salud

Juliana Di Menno Stavron es jugadora de hockey femenino en el club Lomas Athletic, y también es médica cirujana en el Hospital Italiano de Buenos Aires, certificada en un Becario de Perfeccionamiento de 1er año. La temporada pasada, con el conjunto de Lomas de Zamora salió campeón del Torneo de Hockey Metropolitano Femenino. Hoy en dia, Juliana ayuda a las personas a superar el coronavirus.

Licenciada en medicina, Juliana comentó que el equipo estaba preparado para defender el título local antes de la pandemia. Pero opinó que está de acuerdo con que se tomen las medidas necesarias para prevenir el contagio masivo. “Pasamos de hacer todo lo que nos gusta a quedarnos todos encerrados en casa… y bueno. Particularmente a mi, que soy médica, me toca vivirlo de más cerca”, mencionó en una entrevista con Interés General Podcast.

 

Créditos: Diario Conurbano

La cuarentena, dictada desde el 20 de marzo, nos puede parecer agotadora. Puede generar problemas psicológicos estar tanto tiempo encerrados. Los expertos recomiendan distraernos con rutinas diarias, entrenamientos y entretenimientos. Di Menno afirmó que mediante videollamadas hace rutinas en adaptación a su vivienda. “Estamos haciendo mucho las rutinas nike, que la verdad están buenas y bastante cansadoras, tratando de hacer lo máximo posible, las vamos rotando las actividades para no aburrimos. Al haber estado tan bien físicamente y estar listas para empezar, no hay que tirar todo por la borda, y aunque cueste hay que tratar de mantenerse”. (Fte: Interés General Podcast)

Deportistas en todo el mundo y en nuestro país ayudan en la pandemia. Jugadores y jugadoras, de disputar distintos campeonatos, comienzan a dedicarse a la atención médica por el COVID-19. 

Agustin Parodis