Consagrados y revelaciones: cómo fue el 2021 para el tenis argentino

Ya sobre el final del año, casi sin competencias y con vistas a lo que será la temporada 2022, se puede decir que el tenis argentino redondeó un año renovador. Quizás pudo haber sido el año de la explosión definitiva de Diego Schwartzman para afianzarse como top 10, o de Nadia Podoroska, luego de lo que fue su magnífica y sorpresiva aparición en 2020. Pero sin dudas la mejor noticia que dejó 2021 es la aparición de una camada de nuevos tenistas argentinos que lograron dar de que hablar, y que, aunque por supuesto ahora deben consolidarse –que es quizás el mayor reto– ilusionan no sólo de cara al futuro, sino también en el presente. Aquí, un repaso de estos 12 meses.

Comenzando por Schwartzman entonces, el mejor preclasificado del ranking de la ATP, en el puesto número 13. El Peque inició el año dentro del Top 10 (9°) y lo cierra cuatro escalones por debajo, pero por tercera temporada consecutiva, entre los mejores 15 del mundo. Su mejor actuación la tuvo en Roland Garros, donde con un alto nivel de juego pasó las cuatro primeras rondas sin problema. Pero Rafael Nadal, el rey del polvo de ladrillo, le puso fin a su camino en cuartos. El argentino, que jugó un partidazo, apenas logró ganarle un set (que igual no es poca cosa).

En los otros tres Grand Slam será donde le quedó la espina clavada: en ninguno pudo superar la cuarta ronda. Su revés más duro lo sufrió en la serie de Copa Davis ante Bulgaria, cayendo contra el Daniil Ostapenkov, que ni siquiera tenía ranking.

Pero en Argentina también obtuvo su mayor alegría, al quedarse con el ATP de Buenos Aires, su único título en 2021, venciendo en la final a una de las revelaciones, Francisco Cerúndolo, del que se hablará más adelante, por 6-1 y 6-2. Además, fue parte de los Juegos Olímpicos de Tokyo, donde llegó hasta octavos de final.

Treinta puestos por debajo del porteño de 29 años se encuentra Federico Delbonis. El platense tuvo un buen desempeño en arcilla, donde alcanzó los octavos de Roland Garros, uno de los tres grandes torneos que disputó. Fuera del polvo, su performance fue bastante discreta, aunque llegó a las semifinales del ATP 500 de Hamburgo. De todos modos, se mantiene otro año dentro de los mejores 50.

Por detrás suyo aparecen Federico Coria, Guido Pella y Facundo Bagnis, de temporada con aspectos en común. El primero y el tercero participaron de los Juegos Olímpicos, aunque no superaron la primera ronda. Ambos ganaron un Challenger cada uno, y participaron de tres de los cuatro Grand Slams. El zurdo Bagnis sólo jugó 23 partidos en el año. Pella por su lado tuvo una temporada complicada: sufrió Covid-19, lesiones en su cadera y rodilla, y hasta conflictos por apuestas. Reveló que en Moscú abandonó su partido de primera ronda frente al español Pedro Martínez porque se dio cuenta de que el público allí presente era en su gran mayoría gente que había apostado en su contra. Y por último, la mención a Leonardo Mayer, quien a sus 34 años decidió colgar la raqueta.

Es momento de pasar a la juventud, que trajo las mayores alegrías. En primer lugar, las dos mejores apariciones, sin dudas, Sebastián Báez y Juan Manuel Cerúndolo, ambos de 20 años. El diestro de 1.60 metro de altura se consagró en seis Challenger, siendo el más ganador de todos: Buenos Aires, Santiago, Santiago 3, Concepción, Zagreb y Campinas. Además, alcanzó otras tres finales y los octavos de Hamburgo, y se quedó en la puerta de ingresar al US Open, perdiendo en la ronda final de la Qually. Igual, tiene consuelo: entró al Top 100, sabe que terminará la temporada en el puesto 97° del ránking ATP, por lo que su lugar en el cuadro principal del Abierto de Australia ya lo tiene asegurado.

Por su lado, el zurdo fue el de mayor progresión: arrancó la temporada en el puesto 341 del ránking, y lo termina en el 89°. Y ganó los Challenger de Banja Luka (Bosnia), Como y Roma (Italia), y el ATP 250 de Córdoba. Estuvo a un set de jugar Roland Garros, pero al igual que Báez, estará en Australia. Ambos fueron parte del Next Gen, torneo que reúne a los mejores sub 21. Seba llegó a semis, mientras que Juanma perdió todos los partidos y quedó afuera en fase de grupos.

El mayor de los hermanos Cerúndolo, Francisco, de 23 años, fue el único que pudo jugar un Grand Slam: Roland Garros (perdió en primera ronda). Además, disputó los JJ. OO, ganó un Challenger, y se quedó con el primer duelo en la historia del tenis entre hermanos: venció a Juan Manuel en Campinas, Brasil, por 6-1 y 7-5. Otros a los que habrá que prestarles atención son Thiago Tirante, Pedro Cachín, Facundo Mena y Tomás Etcheverry.

En cuanto a Dobles, Horacio Zeballos cierra otro año entre los cinco mejores del mundo (5° sólo, 4° en pareja con el español Marcel Granollers). Fue campeón en los ATP 1000 de Cincinatti y Madrid, semifinalista del Torneo de Maestros, finalista de Wimbledon, y representante olímpico argentino.

En lo que respecta al tenis femenino, Nadia Podoroska no concretó el año soñado: las lesiones la tuvieron a maltraer y sólo disputó 36 partidos en la temporada. La rosarina de 24 años, que llegó a ser número 36 del ranking WTA, participó de los JJ. OO. y jugó Wimbledon y Australian Open (en ambas perdió en segunda ronda. Y Gustavo Fernández, uno de los mejores jugadores de Tenis Adaptado, no logró consagrarse en ningún Grand Slam, y alcanzó los cuartos de final en los Juegos Paralímpicos. Cierra el año en la tercera colocación del ranking.

 

Por Sebastian Ueberrhein

Conmoción por la desaparición de la tenista china Peng Shuai

La tenista china, Peng Shuai (35), se encuentra desaparecida hace 14 días tras haber denunciado al ex viceprimer ministro, Zhang Gaoli, de su país por abuso sexual. Varios referentes del tenis salieron a respaldar la búsqueda y visibilizar el caso.

La denuncia fue vía la red social china Weibo –equivalente al Facebook- donde detallaba que estaba siendo acosada y que fue violada por Gaoli (75). Veinte minutos después la publicación fue censurada, aunque la vieron mas de 100 mil personas y, desde ese momento, se desconoce el paradero de la tenista.

Shuai y Gaoli tuvieron un amorío consensuado, pero en el posteo aseguró que el acoso comenzó cuando rechazó ir a jugar al tenis con él y su esposa.

Tanto su circulo cercano como sus contrincantes se colgaron la bandera al hombro y piden justicia por ella. Fue la británica Alize Cornet quien comenzó a difundir el hashtag #WhereIsPengShuai.  Chris Evert, la ex tenista que cuenta con 18 Grand Slam, también mostró su descontento en Twitter: «Conozco a Peng desde que tenía 14 años. Todos deberíamos estar preocupados, esto es serio: ¿dónde está? ¿Está a salvo? Cualquier información sera bienvenida»

El lado masculino también se hizo eco con una aparición inmediata. El numero 1 del mundo, Novak Djokovic comentó: ¨No tengo mucha información sobre el tema, escuché algo la semana pasada y sinceramente es terrible que haya desaparecido»,  y agregó: ¨Espero que la encuentren, que esté bien. Es terrible, sólo puedo imaginar cómo se siente su familia».

Por su parte, el director de la WTA, Steve Simon, lanzó un comunicado el pasado domingo a través del cual pidió por «una investigación justa, completa y transparente sobre las acusaciones de agresión sexual contra el ex líder chino¨.

«En todas las sociedades -agregan-, el comportamiento que ella alega que tuvo lugar debe ser investigado, no tolerado o ignorado. Felicitamos a Peng Shuai por su notable coraje y fuerza al presentarse¨.

Cabe señalar que la asociación de tenis femenino no se preocupó demasiado por el paradero de la tenista si no por la investigación de las acusaciones realizadas hacia el ex viceprimer ministro.

Posteo que realizo la WTA en su cuenta de Twitter @WTA

Shuai fue número 1 en dobles en 2014, ganó 22 títulos WTA en esa modalidad y 2 en singles. Actualmente ocupa el puesto 129 en el ranking.

En 2017, en Wimbledon fue sancionada por soborno y estuvo fuera de las canchas por 6 meses. El último partido que disputó oficialmente fue por la Billie Jean King Cup el 7 de marzo de 2020 antes del inicio de la pandemia. Fue un encuentro de dobles en dupla con su compañera Xu Yifan contra las coreanas Ji-Hee Choi – Dabin Kim. Las chinas vencieron por 2-0 a las coreanas.

En un año atípico, llegó el guiño postergado a Latinoamérica

Desde hace años, Europa, Norteamérica y, especialmente en el último tiempo, Asia se pasan entre sí la pelota de la localía de la gran mayoría de los torneos ATP y WTA. Como consecuencia, el camino de los jugadores que no son de esas regiones se hace muy cuesta arriba, tanto a nivel económico, como física y mentalmente.

Viajar más implica costear más pasajes y alojamientos, y estar más meses lejos de casa; llegar más cansado afecta el rendimiento y, así, se reducen las chances de ganar partidos, avanzar y embolsar más dinero. Es un círculo viciado por desventajas para los eternos visitantes de los circuitos, a las que habría que sumarles la falta de representación en materia dirigencial.

“Los años en el circuito me han enseñado que no importa lo que hagamos: el europeo o el estadounidense tendrá mayor poder de decisión”, dijo en 2019 Guido Pella cuando, en una elección envuelta de polémica, otra vez el candidato anglosajón, Weller Evans, le ganó al hispanohablante, Nicolás Lapentti, el puesto de representante de tenistas de América en la Junta Directiva de la Asociación.

Pese a que esta tendencia se mantenga, este fin de año no quedará como uno más en la historia tenística de estas latitudes. Quizás por los cambios que trajo la situación atípica que aún se vive por la pandemia del coronavirus; tal vez, por el trabajo de jugadores latinos que luchan incansablemente por revertir esa desventaja. Sea por lo que sea, América Latina se está abriendo paso lentamente y hay varias conquistas que lo demuestran.

Decir que hay que esperar 50 años para que una competencia pise Latinoamérica parece impactante y, sin embargo, es la realidad de las WTA Finals. De hecho, Shenzhen tendría que haber sido sede hasta 2030. Pero, como los problemas pueden ser oportunidades, debido a las restricciones sanitarias vigentes en China la competencia debió viajar 13 mil kilómetros y desembarcó en México.

A esta cita de las ocho mejores del año en Guadalajara hay que agregarle otros dos torneos que sin duda serán importantes para el futuro del tenis en la región: el WTA 125K Argentina Open, que volvió después a jugarse después de 34 años, y el Montevideo Open (de la misma categoría), que se creó este 2021. Todos estos certámenes son de gran ayuda, especialmente para las jóvenes promesas locales.

Solana Sierra, wild card en este regreso del circuito a Buenos Aires, es un ejemplo de ese impacto. La argentina de tan solo 17 años pudo ganar su partido de primera fase ante su compatriota Sol Faga y así consiguió su primer triunfo WTA, sumó 15 puntos y ascendió del puesto 1019° al 815° del ranking.

Como había analizado Nadia Podoroska en la previa del Argentina Open, que solo ella aparezca dentro del top 100 “muestra un poco la falta de oportunidades que hay hoy en día en la región”, dijo al diario Olé.

De hecho, la propia “Rusa” decidió dejar el país e irse a vivir a España en 2018, para estar más cerca del epicentro de la actividad tenística.

En la rama masculina, las Next Generation ATP Finals pueden tomarse como muestra de la brecha existente entre jugadores de diversas nacionalidades, y del reciente cambio esperanzador. Los argentinos Juan Manuel Cerundolo y Sebástián Báez, presentes en la edición 2021, son los primeros latinoamericanos en clasificar desde que se empezó a jugar el campeonato, en 2017.

A pesar de que lógicamente no hay que perder de vista que en este torneo participan quienes tuvieron mejor rendimiento en el año, no es un dato menor que Báez haya logrado entrar sin haber recibido una sola wild card en todo el año. Cerundolo, por su parte, recibió una (para el ATP de Santiago), al igual que el estadounidense Sebastian Korda. Del resto, Hugo Gaston, Lorenzo Musetti y Brandon Nakashima recibieron cuatro, Carlos Alcaraz seis, y Holger Rune nueve (incluida la polémica en el Argentina Open, donde se prefirió invitar a un representado por la empresa dueña del torneo por sobre a otro tenista local).

¿Son estos hechos señales de una necesaria y demandada transformación? Al menos estos últimos meses de 2021 el público latinoamericano disfruta y se ilusiona con que todo esto aporte a una mayor difusión del deporte.

 

Natalia Schaller – 2°A T.M.

El tenis cierra el telón: los mejores de cada circuito se miden en el tradicional Finals

Como sucede todos los años, el tenis le pone punto final a la temporada con un torneo que reúne a los mejores ocho jugadores en el ranking.

Por el lado masculino, este año se cambió de sede para la competencia que iniciará el domingo 14 de noviembre y finalizará el 21. Después de 12 ediciones en Londres, Inglaterra, esta vez y hasta 2025 se jugará en el Pala Alpitour de Turín, Italia.

En esta ocasión tendrá dos ausencias de peso, por las diferentes lesiones que sufrieron ambos y los marginaron por un tiempo: Rafael Nadal y Roger Federer. Quien sí dará el presente es Novak Djokovic, que buscará ganarlo por sexta vez y alcanzar al suizo como máximo ganador del torneo. Junto al número uno del mundo estarán Daniil Medvédev (último campeón), Alexander Zverev, Stefanos Tsitsipas, Andrey Rublev, Matteo Berrettini, Casper Ruud y Hubert Hurkacz.

Este jueves se realizará el sorteo para determinar cómo estarán conformados los grupos. Eso sí, el formato será el mismo que se viene dando en las últimas ediciones. Ambas zonas estarán integradas por cuatro jugadores, quienes jugarán todos contra todos y los dos mejores pasarán a las semifinales, donde se medirán el primero de un grupo contra el segundo del otro y viceversa. Los ganadores de los dos encuentros disputarán el partido definitorio para definir al campeón.

Ese mismo sistema de competencia tendrá el Finals de la WTA que, tras su cancelación en 2020 por la situación epidemiológica por el coronavirus, volverá a jugarse este año. Por el mismo motivo, se decidió cambiar la sede hacia Guadalajara, México (en el estadio Tenis Akron) y no Shenzhen, China. El certamen comenzó el  miércoles 10 de noviembre y una semana después se jugará la final.

Los grupos, es este caso, ya fueron sorteados y también llevan un nombre para distinguirlo. Uno es el Grupo Chichén Itzá conformados por: Aryna Sabalenka, Maria Sakkari, Iga Swiatek y Paula Badosa. El otro es Grupo Teotihuacán que lo integran: Barbora Krejcikova, Karolina Pliskova, Garbiñe Muguruza y Anett Kontaveit. Todas buscarán levantar el trofeo por primera vez en su carrera. La principal ausencia será la número uno del ranking Ashleigh Barty, última vencedora en la edición 2019.

Los ocho mejores ya están listos para convertirse en el maestro o la maestra de la temporada.

Lautaro Romano

Los Masters 1000, una muestra de los altibajos argentinos en el año

Llegó noviembre y se va terminando el calendario tenístico. El Rolex Paris Masters fue el último certamen Masters 1000 y el puntapié para repasar el balance de los representantes argentinos en los torneos de este año. Con actuaciones opacas por parte de algunos y consagratorias por parte de otros, los Masters 1000 fueron un subibaja constante para quienes representan a nuestro país.

Diego Schwartzman, actual número 13 del ranking,  no tuvo su mejor año, y más aún si se lo compara a la performance de 2020. Le costó encontrar regularidad y su mejor actuación en un Masters 1000 fue en Indian Wells, donde alcanzó los cuartos de final, instancia en la que cayó ante el británico Cameron Norrie por 0-6 y 2-6. Además, coleccionó tres terceras rondas (Miami, Cincinnati y Montreal).

Otro argentino que alternó entre buenas y malas fue Federico Delbonis, número 43 del mundo, que como mejor éxito cosechó los cuartos de final en el Abierto de Roma, donde fue derrotado por el estadounidense Reilly Opelka. Asimismo, logró una tercera ronda en el Mutua Madrid Open (instancia donde perdió ante el italiano Matteo Berretini) y una segunda ronda en Montecarlo (donde tropezó ante el español Rafael Nadal). En contraste con esos resultados, se despidió en su debut en Miami, Cincinnati, Indian Wells y París-Bercy.

Por último, en lo que respecta al singles de tenis masculino, aparecen los nombres de Federico Coria y de Guido Pella. El primer mencionado tuvo debut y despedida en todos los Masters 1000 que participó, ya que no pudo superar en ninguna ocasión la primera fase de los certámenes de Miami, Montecarlo, Madrid, Indian Wells y París-Bercy. Mientras que el bahiense, su mejor resultado se dio en Cincinnati, donde el alemán Alexander Zverev lo superó en tercera ronda.

En dobles, Horacio Zeballos tuvo un gran año en dobles junto a Marcel Granollers, su compañero. La dupla conformada por el argentino y el español pudo coronarse en los torneos de Madrid y de Cincinnati, cuando derrotaron primero a la pareja croata Nikola Mektic y Mate Pavic, y luego a los estadounidenses Steve Johnson y Austin Krajicek.

Además alcanzaron las semifinales en Montecarlo (derrota ante Nikola Mektic y Mate Pavic) y los cuartos de final en Roma (perdieron ante el estadounidense Rajeev Ram y el britanico Joe Salisbury).

En el cuadro femenino, la mejor raqueta argentina del momento es Nadia Podoroska, que tuvo una situación similar a la de Diego Schwartzman, ya que venía de un 2020 fantástico, que ilusionó a muchos, y afrontó un 2021 con muchos altibajos. 

En cuanto a los WTA 1000, su mejor participación fue en Roma, donde alcanzó la tercera ronda (cayó ante la croata Petra Martic). Luego llegó a segunda ronda en Miami y en Montreal, y se despidió en su debut en Cincinnati.

 

Argentina Open: ya no quedan representantes nacionales en carrera

Luego de 34 años, el Argentina Open volvió a jugarse sobre el polvo de ladrillo del Buenos Aires Lawn Tennis, y claro que la ilusión de todos era que que la copa quede en casa, en manos de alguna tenista nacional, tal como había sucedido en 1987, última edición del torneo, en la que la legendaria Gabriela Sabatini, la mejor de la historia del país, había alzado la corona derrotando en la final a la alemana Isabel Cueto, por 6-0 y 6-2.

Sin embargo, eso no sucederá. El certamen, que reparte 115 mil dólares de premio para la campeona, está llegando a su fin: el domingo será la final, y ya de antemano se sabe que no habrá ninguna representante argenta en el partido decisivo. La gran candidata es Mayar Sherif, egipcia, de 25 años, número 64 del mundo.

Con la baja de Nadia Podoroska a último momento, debido a una lesión en la espalda de la cual no llegó a recuperarse y que la tiene a maltraer hace ya algunos meses, el foco estaba puesto en quién de las chicas argentinas podía dar de qué hablar. Claro, Nadia además de ser la estrella y cara visible del torneo, era la favorita.

Victoria Bosio quedó afuera en Primera Ronda ante Ekaterine Gorgodze, de Georgia, con un resultado de 6-2 y 6-3. Luego, en un duelo entre compatriotas, Solana Sierra, que disputó el certamen por un Wild Card (invitación especial del organizador del torneo), venció a la proveniente de la Qually, Sol Faga 6-2 y 6-4, en lo que fue además su primer triunfo como profesional.

La tenista de tan sólo 17 años tuvo su tan ansiado estreno en las grandes ligas y fue con el pie derecho. Aunque la alegría duró poco: cayó en Segunda Ronda ante la griega Despina Papamichail, por 7-6(6) y 6-4. De todos modos, la joven marplatense escaló casi 200 puestos con esa primera victoria, y se ubicará en el puesto 815 del Ranking de la WTA, una vez que este se actualice la próxima semana.

Justamente Papamichail había sido la verduga de María Carle en la fase inicial, al derrotarla con un doble 6-2, luego de perder el primer set 3-6. Otra de las invitadas, Julieta Estable tampoco logró superar la Primera Ronda al caer por 6-3 y 6-2 frente a la húngara Panna Udvardy. Por su parte, María Victoria Burnstein, proveniente de la clasificación previa, fue vapuleada con un doble 6-0, cortesía de la brasilera Carolina Alves.

La francesa Diane Parry barrió a Luciana Moyano con un contundente 6-0 y 6-1, y la rumana Irina Barra hizo lo propio con Martina Taborda Capurro, 6-3 y 6-1. Y por último, la rusa Elina Avanesyan tachó a Sofía Luini 6-2 y 6-3, y la chilena Daniela Seguel venció a Jazmín Ortenzi, por 7-5 y 6-1.

Pasando en limpio, 10 de las 32 jugadoras del torneo fueron argentinas, y sólo una logró superar la Primera Ronda. De todos modos, nada podrá opacar la importancia de que se vuelva a jugar este torneo tan significativo, y la aparición de varias jóvenes tenistas argentinas que apenas están comenzando en el tenis.

 

Por Sebastian Ueberrhein

Red Bull Bassline: el nuevo torneo que busca revolucionar al tenis

A medida que va pasando el tiempo, la gente trata de salir de lo cotidiano y busca experiencias nuevas. Y los deportes no son la excepción. Uno de los ejemplos claros de esta modernización es lo que está sucediendo en el fútbol con respecto al Mundial cada dos años que propone la FIFA y levanta críticas por modificar lo tradicional.

Ahora bien, el tenis tampoco se queda atrás y en los últimos años se crearon diferentes certámenes para atraer al público. Esos torneos nuevos que fueron surgiendo, no solo tratan de cautivar a la gente, sino que también modifican algunas reglas tradicionales.

Un ejemplo fue el reciente Red Bull Bassline en Viena, Austria. Una de las particularidades que tuvo fue que se disputó en un solo día todos los partidos. El viernes 22 comenzó la fase de los cuartos y un rato más tarde ya se jugó la final, la cual ganó el español Carlos Alcaraz a Stefanos Tsitsipas por 7-4 y 7-5.

Sí, el marcador fue ese porque otro de los cambios que presenta es el sistema de puntuación. A diferencia de los habituales seis games por set, se juega directamente el tie-break y por eso los encuentros duran aproximadamente entre 10 y 25 minutos, lo que posibilita que haya más cotejos en el mismo día y los tenistas no estén horas en cancha. Así que cada punto vale oro y no se puede guardar energía, como si sucede en los partidos a seis juegos, que capaz se baja una marcha durante el transcurso para no llegar agotado al final.

Con respecto al tema de llegar a más gente, otra variante que tuvo esta exhibición fue la presencia de ruido durante la contienda. Muchas veces cuando se ve un partido, el umpire (árbitro) pide silencio a la afición. En este caso, no solo los espectadores generaron un ambiente diferente, sino que también hubo música para acompañar al espectáculo. Justamente los encuentros no tuvieron un juez de silla y las decisiones sobre jugadas dudosas las resolvieron entre los asistentes de línea y los propios jugadores.

Además de los finalistas, el certamen tuvo a Reilly Opelka, Cameron Norrie, Feliciano López. Cristian Garín, Jurij Rodionov y Dennis Novak. Algunos de ellos dejaron declaraciones con respecto a esta nueva modalidad. “Gracias a Red Bull por tener siempre la mente abierta y hacer las cosas de manera diferente”, dijo Opelka, uno de los que habló. Otro que se expresó fue el experimentado López: “Fue un gran ambiente”.

El Red Bull Bassline se une a la lista de los torneos diferentes a los tradicionales. Uno de ellos es la Laver Cup que se disputa desde 2017 y uno de sus impulsores fue Roger Federer. Esta competición consiste en dos equipos: Europa (dirigido por Bjorn Borg) y Resto del mundo (comandado por John McEnroe). Ambos elencos están conformados por seis tenistas, cuatro de ellos entran por su ranking ATP y los dos restantes son elegidos por los entrenadores.

A pesar de que ya es un certamen oficial en el circuito, no suma puntos para la tabla. La copa se juega en tres días, en los cuales se llevan a cabo tres partidos de single (individuales) y uno de dobles. El ganador de cada uno se lleva un punto para su conjunto la primera jornada, dos en la segunda y tres en la tercera y última.

Otra competencia que apareció fue el Ultimate Tennis Showdown, organizada por Patrick Mouratoglou. Su formato es de una liga con 10 tenistas, que se enfrentan todos contra todos. Los dos mejores pasan a las semifinales, mientras que del tercero al sexto juegan una especie de cuartos de final. Una diferencia que presenta, es que no se juega todo de corrido, sino que se disputa en cinco fines de semanas seguidos.

Su sistema de puntuación también varía, ya que cada partido se juega a cuatro cuartos de 10 minutos. El jugador que más puntos haga al finalizar ese parcial, se lo lleva y el que más cuartos gane, se queda con la victoria. Si empatan en los cuartos, se juega el quinto para desempatar y el vencedor es quien gane dos puntos seguidos. Además, los tenistas tienen la posibilidad de pedir en cuatro ocasiones que su rival saque directamente con el segundo servicio durante el cotejo. Durante los descansos, los jugadores pueden hablar con el público.

La gente va teniendo más influencia en los partidos y los tenistas lo disfrutan. ¿Podrán los torneos dejar de ser una exhibición y meterse en el circuito ATP como un certamen oficial y sumar puntos para el ranking?

 

Lautaro Romano

Dos jóvenes talentos, lo mejor del año tenístico argentino

El año tenístico de los argentinos ofreció como atractivo la aparición de jóvenes que empiezan a mostrar su talento en el circuito de la ATP. 

Uno de los casos destacados es el caso Sebastián Báez (20).

El nacido en San Martín arrancó la temporada demostrando un nivel de competencia enorme, con buenas actuaciones donde pudo cosechar victorias y títulos. Este domingo se convirtió en el tenista más joven en ganar cinco títulos en una misma temporada en la historia del ATP Challenger Tour.

Comenzando el 21 de febrero en el Challenger de Concepción de Chile, donde tuvo que enfrentar al argentino, con un gran presente, Francisco Cerúndolo por 6-3. 6-7 y 7-6.  El 21 de marzo sería el siguiente, también en tierras chilenas pero en este caso en el Challenger de Santiago, donde derrotó a Tomás Barrios por 6-3 y 7-6. El 15 de mayo lo haría en el Challenger de Zagreb, Croacia, venciendo al peruano Juan Pablo Varillas por 3-6, 6-3 y 6-1.

Ya para los dos últimos títulos Challenger conseguidos este año, se consagraría campeón de manera consecutiva, comenzando el 17 de octubre nuevamente en Santiago de Chile frente a Felipe Meligeni Alves por 3-6, 7-6 y 6-1. La siguiente semana de local, en el Challenger de Buenos Aires en el Racket Club de Palermo vencería al favorito del torneo, el brasilero Thiago Monteiro por 6-4 y 6-0.

«Es increíble poder jugar en casa, lo disfruté mucho dentro y fuera de la cancha. Estoy muy contento por todo lo que viví en las últimas semanas y por cómo están saliendo las cosas. Siento que el crecimiento es constante, día a día, y eso es muy bueno. Porque a veces no importa cuánto uno trabaje, a veces las cosas no se dan. Pero ahora están saliendo»

Juan Manuel Cerúndolo es otro de los nombres que ha aparecido con mucha fuerza en esta temporada. El joven de 19 años comenzó un año brillante, coronándose en su debut en un torneo a nivel ATP, el Córdoba Open, donde derrotó al español Albert Ramos Viñolas por 6-0, 2-6 y 6-2, para lograr su primer título a nivel ATP.

Luego pudo disputar el Argentina Open y el Chile Open pero no pudo conseguir buenos resultados.

El 2 de mayo consiguió su primer título Challenger, en Roma, al vencer al italiano Flavio Cobolli por 6-2, 3-6 y 6-3. Y en septiembre conseguiría dos títulos Challenger de manera consecutiva, el primero en Como, Italia, frente a Gian Marco Moroni por 7-5 y 7-6, mientras que el segundo en Banja Luka, Bosnia, donde derrotó al serbio Nikola Milojevic por 6-3 y 6-1.

El porteño apareció este lunes por primera vez dentro del  top 100 del ranking mundial (94), el primer argentino en lograrlo luego de Juan Martín Del Potro en 2006. Los títulos conseguidos este año lo dejaron muy cerca de poder entrar a las NextGen ATP Finals de Milán, que reúne a los mejores jugadores sub 21 del año.

Además, con el actual ranking, ingresará directamente al Abierto de Australia, que sería su primer Grand Slam pero actualmente se encuentra enfocado en el Challenger de Lima para poder clasificar a Milán. 

En el circuito femenino argentino, Nadia Podoroska no pudo recuperarse de su lesión y se perderá el Argentina Open femenino, el máximo torneo internacional que vuelve al país luego de 34 años y quien se perfilaba como favorita. «Es una decisión muy dura para mí y para todo mi equipo, ya que estaba muy ilusionada con jugar un torneo en mi país. Espero poder estar el año que viene y espero que este año todas las chicas argentinas puedan disfrutar y valorar lo que significa tener un torneo en casa. También deseo que mucha gente pueda acercarse a ver el torneo y disfrutar del tenis femenino».

En tanto, el máximo representante de Argentina en el tenis, Diego Schwartzman, quien no pudo vencer en la final al italiano Jannik Sinner en el ATP de Amberes. Fue derrota para el porteño por 6-2 y 6-2, que también lo hizo bajar dos puestos en el ranking mundial, de 14 a 16. 

Julian Gomez 2A

Roger Federer, afuera del top ten pero con la ilusión vigente

Sin lugar a dudas que Roger Federer está transitando tiempos difíciles. Tal es así que en los últimos 22 meses, solo disputó seis torneos, eclipsado por la pandemia y las lesiones. Los continuos dolores en su rodilla derecha provocaron que tenga que pasar por el quirófano en dos ocasiones, la última en el pasado agosto. Por otro lado, y si bien no perdió puestos por la pandemia del Covid-19, le costó recuperar el ritmo tenístico, cuestión lógica por el paso del tiempo.

Este escenario hizo que Roger, que se encontraba dentro de los primeros 4 clasificados hace un año, ahora se ubique en la posición número 15 del escalafón mundial. Y, si se tiene en cuenta el anuncio que publicó en septiembre en el que comunicó que no verá acción en lo que resta de temporada, su actual lugar corre peligro y quienes lo pueden superar son nada más ni nada menos que dos latinoamericanos. 

El que más cerca está de Roger es el argentino Diego Schwartzman, que se encuentra a sólo 92 puntos por detrás; mientras que el que ocupa el puesto número 17 en el ranking ATP es el chileno Cristian Garín, que en estos momentos está a 275 puntos del suizo.

De todas maneras el ex número uno se mantiene positivo y confía que de ahora en más su situación mejorará. “Lo peor ha pasado y estoy impaciente por todo lo que va a venir”, había manifestado alegremente en un video.

Todos los cañones apuntan a que en 2022 los amantes del tenis podrán volver a disfrutar del juego del tenista de 40 años, que luchará para estar en los puestos de vanguardia otra vez.

Cameron Norrie, el británico que ya no es una promesa y busca consolidarse

La etapa dorada del Big Three (Novak Djokovic, Roger Federer y Rafael Nadal) parece estar llegando a su fin, y es allí donde nuevos tenistas surgen y batallan para quedarse con el trono que dejen. Daniil Medvedev, Alexander Zverev, Stefano Tsitsipas, Andrey Rublev, Dominic Thiem son algunos de los que figuran como máximos candidatos, y el último domingo hubo un fuerte grito de un tapado, que salió de las sombras y avisó que va a dar pelea.

Se trata de Cameron Norrie. Su padre David, escocés. Su madre, Helen, galesa. Él nació en Johannesburgo, Sudáfrica. Pero a los pocos años de nacer se fue a Nueva Zelanda. Muchas banderas para elegir, se quedó con la de Gran Bretaña, tierra a la que arribó a los 16 años, para comenzar su carrera tenística. De pibe ya era un trotamundos.

Sin embargo, en Inglaterra (más precisamente Londres) no duró mucho y su camino empezó unos años más tarde, en la Universidad Cristiana de Texas, Estados Unidos. Allí empezó a mostrar sus dotes, que lo llevarían a ser número 1 en el ranking universitario, y a conocer a Facundo Lugones, el argentino que desde ese momento hasta la actualidad lo entrena.

En 2017 tuvo su estreno en el circuito ATP ante Horacio Zeballos, compatriota de su coach: le ganó en dos sets, por el torneo de Eastbourne. Y a partir de ese día, no hizo nada más que crecer. El último domingo, cuatro años después y a sus 26 años, se consagró campeón del Masters 1000 de Indian Wells, uno de los torneos más prestigiosos que tiene el circuito, sacando a los Grand Slams, al vencer por 3-6, 6-4 y 6-1 a Nikoloz Basilashvili.  Ya había eliminado a Diego Schwartzman en cuartos de final.

Fue su segunda conquista, tras ganar el ATP 250 de Los Cabos, también este año (o tercera, si se tiene en cuenta el torneo ganado en 2018, en Estoril, Portugal, junto a Kyle Edmund). Y rompió con el maleficio de los británicos en suelo californiano: Greg Rusedski, Tim Henman en dos oportunidades, y Andy Murray supieron alcanzar el partido decisivo, pero sin éxito.

Por eso, el ahora rankeado 16° del mundo aspira cada vez más alto. Y esto no es sólo meterse en el Torneo de Maestros de fin de año (lo juegan los ocho mejores). No, realmente Cameron sueña en grande. “Tiene en su cabeza el 1, nada más”, reveló Lugones, en una nota con Infobae. Condiciones al zurdo no le faltan, personalidad menos. Lo ha demostrado. Pero no sólo debe seguir creciendo, sino saber mantenerse, y a eso apuntará Norrie.

“Mi progreso ha sido bastante constante. No ha sido muy rápido, pero siempre tuve pequeñas mejoras en mi juego, creciendo cada año sin grandes saltos”, manifestó el oriundo de Sudáfrica tras su gesta en Indian Wells.

Más allá de tener estilos de juego distintos, y no ser físicamente parecidos, es imposible no mirarlo y pensar en él como el sucesor de Murray, como máximo exponente del tenis británico. El propio Andy, tres veces campeón de Grand Slam, dos veces medallista olímpico, y uno de los pocos que puso poner en jaque el reinado triple de Roger, Rafa y Nole (incluso supo ser número 1 del mundo), elogió en el pasado a Norrie, cuando este debió jugar de emergencia en la Copa Davis 2018 y consiguió un triunfo ante el español Roberto Bautista Agut, (23° del ranking en ese momento).

“Es una de las victorias más increíbles/resultado/remontadas que he visto en mucho tiempo en una cancha de tenis. Bien hecho por Cam Norrie y todo el equipo”, es lo que había expresado el tenista de 34 años en su momento, que aunque sigue compitiendo, ya está en la recta final de su exitosa trayectoria.

Pensado por él, expresado por su coach argento, y proyectado por los fanáticos del tenis, con el aval de una palabra autorizada como Murray. Cameron Norrie, que ya no tiene edad de promesa, pero sí tiene nivel de realidad, quiere dejar su huella. Ya dio el primer paso, ahora empieza el maratón.

 

Por Sebastian Ueberrhein