¿Cómo evoluciona el Combate Sambo en la Argentina?

Sambo traducido del ruso significa «defensa personal sin armas». Es una disciplina muy popular en el país, ya que luego de la Guerra Civil, en 1923, muchos niños quedaron huérfanos y necesitaban una ocupación. Precisamente por eso el Sambo se convirtió en el deporte en masas en la URSS.  Para entrar más en tema, Juan Gabriel Mur, de 20 años, quien es campeón nacional de Combat Sambo, en la categoría de 57 kilos, habló con Pirámide Invertida y repasó su comienzo en éste ambiente, cómo es su entrenamiento y cómo palpita el Mundial de Sambo que se viene en el mes de noviembre, que tendrá lugar en Rusia.

¿Tuviste problemas con el peso para competir en la categoría?

Siempre los dí bien por suerte. Cuesta mucho. El peso es el problema principal para los combates. Nosotros lo que hacemos es el “corte de peso”, que es una dieta rigurosa, que puede incluir deshidratación, dónde se bajan demasiados kilos. Cúando fui a Bulgaria el año pasado, bajé siete kilos en una semana y media.

El Combate Sambo no es deporte olímpico. ¿Te gustaría que algún día cambie está situación?

Se está tratando mucho para que entre las disciplinas en los Juegos Olímpicos. El día que suceda, no será Combat Sambo, sino Sport Sambo,  porque el espectador de un juego olímpico o el espíritu olimpista, no espera que se vea sangre. Espero que se dé en otro momento, pero lo veo muy complicado.

¿Qué lugar tiene esté deporte en tu vida?

Tiene un gran lugar, porque le dedico empeño y esfuerzo todos los días, y espero que así sea por mucho tiempo más.

¿Recomendarías que se implemente el Combat Sambo en más lugares de entrenamiento?

Lo recomendaría. Obvio que no es para cualquiera. Siempre está el ojo crítico que no lo considera una disciplina, pero hay que respetar la palabra de los demás. De mi parte lo recomiendo al 100%.

¿Cómo está organizado el club en el que entrenás?

Acá en Argentina los lugares de entrenamiento son irregulares. Estamos un tiempo en un gimnasio, luego en otro. Estuvimos en el 2014 cerca de la cancha de Atlanta, después nos mudamos a Palermo y posteriormente en Microcentro, en Callao y Córdoba. Ahora debemos buscar otro lugar.

¿Qué metas soñás alcanzar el algún momento?

Como no es Olímpico, la máxima aspiración es el Mundial. Conseguir un puesto en podio y como mayor logro ser campeón del mundo. Es a lo que más apunta el que está enfocado en el Sambo.

Por Santiago Córdoba

Sin límites en la superación

Por el año 1920 Lilian Gemma Harrison regresó a Argentina tras pasar 8 años en Inglaterra, donde se educó y aprendió a nadar. Lilian fue hija de inmigrantes británicos pero regresó a su país para realizar una hazaña que se le presentó cuando habitaba en tierras británicas: cruzar en aguas abiertas el Río de la Plata. El 29 de diciembre de 1923 fue tapa de El Gráfico gracias a la hazaña que concretó seis días antes: recorrió los 48km en 24 horas y 19 minutos.

Actualmente fueron numerosos los nadadores que se atrevieron a repetir la hazaña y anteponerse al frío, las condiciones climáticas y los riesgos que esto representa. Nadadores como Vicente Arena, Roberto Arena -hijo de Vicente- o Lautaro Lasagna, desafiaron al río más ancho del mundo y sus turbias aguas para anotarse en los libros de historia. Pero lo que la FAAS (Federación Argentina de Actividades Subacuáticas) propone este año es algo diferente. El equipo de Confraternidad Del Plata -integrado por 15 nadadores- intentará establecer una nueva modalidad de cruce a nado del Río de la Plata en forma de postas. Además, pretende unir por primera vez a Colonia con la Ciudad de Buenos Aires, ya que los cruces que se hicieron hasta el momento fueron por el paso más corto llegando a Punta Lara (Provincia de Buenos Aires). Los nadadores son amateurs y con un promedio de 48 años, además este año se suma la particularidad de incluir deportistas paralímpicos: entre estos últimos se encuentran Guillermo Marro, triple medallistas paralímpico, y Maximiliano Matto, múltiple campeón nacional.

Maximiliano habló con Pirámide Invertida sobre cómo se presentó esta oportunidad, luego de que  en septiembre intentara cruzar el Canal de la Mancha junto al equipo de natación paralímpico de HONU: «El proyecto arrancó por parte de Alejandro Zambrano que organizó esto el año pasado. Pero no lo hizo con gente con discapacidad, solamente fueron 15 nadadores convencionales. Alejandro conoce a mi entrenadora, Marcela Belviso, y le propuso esto. A ella le gustó como para dar difusión al deporte paralímpico y nosotros aceptamos. Yo estoy junto a Guillermo Marro y Daniel Muñoz, que es un juvenil de 15 años también de River: nosotros somos nadadores de River. Nos gustó la idea para fomentar esto y seguir haciéndonos conocidos en el deporte.»

Para Maximiliano todo desafío representa una nueva forma de superarse. Desde que le diagnosticaron agenesia de miembros inferiores y miembro superior derecho -la falta de las piernas y el brazo derecho- nunca se dio por vencido. «Hace dos semanas hicimos un simulacro, que la verdad estuvo bueno. La temática fue nadar media hora cada uno completando un total de 5 horas entre todos. Me tocó en dos oportunidades y fue una experiencia buena compartir con un equipo numeroso. Fuimos acompañados por prefectura en kayak y motos de agua. Fue una movilización y una difusión bastante importante».

En marzo del año que viene -con fecha a confirmar- se concretará esta hazaña, pero para eso restan días duros de entrenamiento y sacrificio. «El segundo simulacro está estipulado para el 17 de diciembre. Nosotros tres estamos seguros en el equipo que va a hacer el cruce el año que viene pero el tema son los otros 12 nadadores convencionales porque hubo algunos que se sintieron mal dentro y fuera del agua, y quizá tengan que buscar algunos suplentes. Pero nosotros tres estamos seguros y estamos aptos para hacerlo». Cargado de positivismo y buenas intenciones Maxi entrena todas las mañanas en la pileta del CENARD y se prepara mentalmente mientras realiza sus estudios sin dar un paso atrás porque el mensaje de todo esto es no tener límite en la superación.

Por Alejandro Torres

La Tigresa Acuña sigue pegando

La formoseña Marcela “La Tigresa” Acuña, en una entrevista con Pirámide Invertida, relata sobre su presencia en la política, la importancia del boxeo femenino en nuestra sociedad, su sueño cumplido y la necesidad de fomentar el deporte en los barrios.

-¿Hoy en día qué lugar ocupa en tu vida la política para ayudar a la sociedad?

-Es algo fundamental la política en mi vida, creo que esta en tercer lugar porque para mí esta primero mi rol de ser mama, el segundo lugar mi rol de deportista y en mi tercer lugar esta mi rol de la política. De esa persona que hoy en día también dedica gran parte de su vida a acciones y trabajos sociales que es lo que más me gusta, incentivar en el deporte porque cuando hablamos de acción social o fomentar el deporte siempre apuntamos a lo que es la familia en el cual creo que es el núcleo de toda sociedad y a partir de la familia podemos armar sociedades en el cual podemos formar una comunidad constituida.

-¿Cómo ves el boxeo femenino hoy en día y pensando en el futuro?

El boxeo femenino está realmente en el podio, en lo máximo y en el máximo esplendor porque actualmente somos entre 15 o 16 campeonas mundiales, la verdad que impresionante, en el mundo no hay un país que tenga tantas campeonas mundiales. Como apasionada que soy del boxeo más que esto no puedo pedir. Cuando en el año 2001 se daba inicio con la oficialización y la reglamentación del boxeo femenino de nuestro país, realmente haber pasado 15 años de todo esto, cada vez que miro para atrás digo que valió la pena haber luchado tanto, recibir tantos golpes… porque yo no recibí golpes en un ring solamente, también debajo por la dirigencia de la Federación Argentina de Box, por los boxeadores, por los promotores, por la sociedad en sí que no aceptaba el boxeo femenino pero por eso mismo digo que valió la pena el esfuerzo y que hoy en día sea icono en el mundo, fue un trabajo largo pero que dio sus resultados y que hoy en día podemos estar disfrutando de todo esto.

-¿Qué sensaciones te dejó esta profesión? ¿Es tu sueño de que se profesionalice el boxeo femenino?

Las sensaciones que me dejan son muchas cosas positivas sobre todo sueños cumplidos. Si hay algo que me deja más contenta también es que años anteriores, y no te hablo de tantos, 6 años atrás aproximadamente, cuando el boxeo femenino no remontaba, no lograba imponerse, simplemente era yo la única que la gente tenía en su memoria, muchos hasta osaron en decir que el boxeo femenino no iba a remontar nunca y hoy en día lo que significa el boxeo femenino en la Argentina es prácticamente lo que está manteniendo el boxeo internacional. Lamentablemente tenemos uno o dos campeones mundiales hombres y fíjense las mujeres en cantidades y calidades que tenemos como campeonas, eso es fundamental. Me pone muy contenta porque es algo que logré y trabajé para que este sueño se haga realidad.

-¿Cómo se puede fomentar el deporte en los barrios?

Para fomentarlo hay que trabajar mucho, no solo es tratar de incentivar sino también hay que lograr que los municipios y la Provincia en sí colaboren con los materiales que sería fundamental, tener los materiales y recursos para poder incentivar.

-¿Qué recursos sentís que son primordiales para obtener un resultado óptimo en la enseñanza?

Es importante poder incentivar a los chicos y una de las maneras puede ser que participen también deportistas, aquellos que sean reconocidos ya a nivel nacional e internacional, los consagrados, todos ellos puedan bajar a los barrios en cada deporte ya sea en el fútbol, básquet, rugby, hockey o en el boxeo mismo también puedan llegar a los barrios, hacerse ver con la gente, decir acá estamos para colaborar y que mejor poder armar clínicas con esos grandes deportistas ya reconocidos. Si bien puede ser que los técnicos o profesores siempre les den mensajes a los alumnos, yo creo que les va a llegar más que esos mensajes o esos consejos  los de un deportista que ya llegaron, que ya están en la cima.Hay que buscarle la vuelta y  lograr que esos chicos tengan ídolos, eso me parece una buena forma de poder incentivar. Igual hay muchas formas de hacerlo, creando programas, volver a los intercolegiales, darle becas a los chicos, la verdad que hay muchas formas de los cuales podríamos estar hablando con el tema de incentivación en el deporte y obtener un resultado óptimo en la enseñanza.

Por Maximiliano Panissa y Javier Insarrualde

Golf para todos en Pilar

El Golf es un deporte que tiene cientos de millones de jugadores alrededor del mundo. En la Argentina cada vez son mas los que practican y en los últimos años hay una búsqueda para acercar este deporte de elite a estratos amateurs. El caso más emblemático es el de Dylan Reales, que nació en la Villa 31 y tras ganar varios torneos, se fue de gira por Estados Unidos y Europa en la categoría junior. Como él, una gran cantidad de jugadores se van sumando año a año a las canchas argentinas y esto se puede observar en los distintos torneos amateurs que se realizan. El jueves pasado se celebró un torneo amateur organizado por el banco “Citi” en el “Pilar Golf Club”.

El clima estuvo fantástico como para disfrutar de una jornada de golf. Bajo un sol radiante, y con las veinte personas anotadas para participar del torneo (14 varones y 6 mujeres) en sus lugares, se le dio comienzo a la competición. Dentro de los participantes hubo muchos que lo hicieron por primera vez u y no pudieron ocultar su nerviosismo. El torneo se jugó a una vuelta de 18 hoyos y duró cuatro horas.

Salvo alguna pequeña discusión entre algunos jugadores por cuestiones reglamentarias, la competición se desarrolló de manera normal con sus 9 hoyos de ida y 9 hoyos de vuelta. Además de la posibilidad de ganar el torneo, los jugadores también pudieron jugar el “Longdrive” (tiro de larga distancia) en el hoyo 13 y el tiro de “Approach” (tiro de corta distancia) en el hoyo 10. El ganador del torneo resultó ser Victor Canelas Martins (16 de handicap) con 76 golpes totales, aunque la experiencia le sirvió a todos. Como a Silvia La Torre, quien habló con Pirámide Invertida.

-¿Qué nivel encontraste en el torneo?

-El nivel de juego es dispar. Al ser torneos amateurs te podés encontrar con gente que tiene un muy buen handicap y a la vez, con gente que recién empieza. Gran parte de los jugadores tenían poca experiencia y claramente eran la minoría los que realmente jugaban bien. De cualquier manera, el torneo cumplió mis expectativas.

-¿Cómo te iniciaste en el mundo del golf?

-Desde mi niñez y adolescencia siempre practique distintos deportes. Cuando ya era más grande y deje de practicar mi deporte, que era el hockey sobre césped, entonces me pude dedicar a jugar al golf que es un deporte que se puede hacer perfectamente de grande.

-¿Es costoso practicar este deporte en la Argentina?

Se puede practicar de una manera más lujosa o de una manera más económica. En la Argentina tenemos campos de deportes municipales que son baratos y en donde cualquiera puede practicar ahí. Lo único que puede tener un costo relativamente alto son los palos pero también es un gasto que se hace una vez y por muchos años o hasta de por vida.

-¿Cómo observas el nivel del golf argentino?

Teniendo en cuenta el nivel del golf latinoamericano en general, el nivel del golf argentino en particular es bueno. Tuvimos muy buenos jugadores como De Vicenzo o Ángel Cabrera y actualmente tenemos jugadores que se están destacando en el PGA Tour.

-¿Qué te pareció el ingreso del golf a los JJ.OO?

Me pareció muy bien que hayan vuelto a los Juegos Olímpicos ya que es un deporte que puede gustarle tanto a jóvenes como a chicos. Es interesante que se juegue a ese nivel y lo pueda ver tanta gente ya que genera mucha difusión del deporte.

-¿Cómo ves el nivel de los juveniles en nuestro país? ¿Hay futuro?

Este es un deporte que lleva mucho tiempo para lograr la excelencia por eso es que tanto en Estados Unidos como en Europa, los jóvenes practican golf en las universidades. Acá solo se practica de manera recreativa, con lo cuál el nivel de los juveniles está muy relacionado con la condición natural que el chico o la chica tenga.

-¿Qué cosas se podrían hacer para desarrollar aun más al golf en la Argentina?

Por un lado sería interesante que se pueda practicar en los colegios o en las universidades y por el otro, que el periodismo deportivo comunique más sobre este deporte. Si no estás suscrito a alguna revista o no tenés la posibilidad de ver algún canal de golf, no te enterás de prácticamente nada. A simple vista no es fácil que se sepa algo ya que al no ser el deporte más popular, no se le da la importancia que debería tener.

Por Francisco Schiavetta y Lucas Ibarra

Nuevo record argentino en 100 metros llanos

En un fantástico día soleado, después de 12 años,  Victoria Woodward logró renovar la marca en el Campeonato Metropolitano Sub 18 y Sub 20, que se desarrolló en el CENARD. La cordobesa estableció un registro de 11s.54/100, apenas tres centésimas menos que quien tenía el tiempo hasta este momento, Vanesa Wohlgemuth, quien en abril de 2004 lo hizo en 11s.57/100. Además, Woodward mejoró su marca personal seis centésimas.

La deportista de 24 años, quien anteriormente ganó dos oros provinciales y fue medalla de bronce en el Grand Prix Sudamericano, había abandonado el atletismo en junio del 2015. Sin embargo, la espina de estar tan cerca del récord y no haberlo podido lograr siempre estuvo. Su entrenador Claudio Rodríguez expresó su felicidad: «Siento por Vicky una gran admiración. Desde los primeros torneos intercolegiales sabíamos el potencial que tenía. Ha marcado nuestra historia. Y si nos ponemos a pensar, todos los records nacionales que tiene Córdoba son de Carlos Paz: Andrea Ávila tiene el record largo y triple, Victoria el record de 100 y Rosa Godoy, carlospacense por adopción, tiene el record de 1.500 y 3.000». Y agregó: «Creo que Vicky tiene mucho por dar, es un ejemplo de deportista y de persona. Trabaja y entrena, ha recuperado el gusto por correr y correr para ella, que es lo más importante».

El lunes, el intendente de Carlos Paz -junto con la Secretaría de Deportes- le otorgaron una mención a la atleta como “Deportista destacada”. Sebastián Boldrini, Secretario de Deportes, resaltó: «Uno conoce la trayectoria de Vicky y sabemos lo que viene padeciendo en esta carrera. El alto rendimiento no es nada fácil, lleva una demanda de contención familiar y de vínculos internos muy fuertes, más allá del apoyo de federación y demás. Lo que logró es un orgullo para la ciudad, creo que hizo historia para Carlos Paz».

Por Abril Pérez Hourcade

Brian Rosso: «Nunca me imaginé que iba a vivir de esto»

El nacido en Comodoro Rivadavia. es remero de la Selección hace muchos años y  recuerda aquella experiencia de hace poco más de dos meses, con una actuación más que aceptable en la categoría Single Scull y continúa su exigente preparación para un 2017. Con residencia hace muchos años en Mar del Plata, vive un presente de ensueño y lleva a delante una planificación con grandes expectativas hacia lo que viene, y en medio de los dobles turnos diarios, se hace un espacio para dialogar con Pirámide Invertida.

¿Qué sensaciones te quedan después de competir en los Juegos Olímpicos por primera vez?

La verdad que participar de un Juego Olímpico era mi sueño deportivo, ahora estoy un poco más tranquilo en cuanto a la presión, creo que fue una experiencia muy linda y me motiva mucho para seguir adelante, viendo la actividad y tratando de hacer las cosas lo más perfecto que se pueda para esta de la mejor forma para lo que se viene en 2017.

Llegaste a cuartos de final y también conseguiste un tercer lugar en la final C. ¿Qué balance haces de tu actuación?

El balance es positivo, durante todo el año intenté mantenerme en una posición acorde y creo que lo logré, que además para esta categoría es bueno. Si bien la Argentina ha tenido resultados muy buenos en el año, considero que es hice una buena actuación, especialmente por ser mi primer Juego Olímpico donde lo más importante era adquirir experiencia. Para el próximo seguramente iremos a buscar un mejor resultado

Es de público conocimiento que tuvieron contingencias en la previa de la competencia por la demora en la llegada de los botes, ¿qué te generó esa situación?

Lo increíble es que otros colegas periodistas me habían consultado antes de viajar si había posibilidad de que pase porque habían antecedentes y yo creí que no porque era Brasil y desde que estoy en la Selección nunca había tenido problemas de ese tipo en mi camada. Creyendo la magnitud del evento pensé que no había lugar para ese tipo de fallas. Lamentablemente pasó, fueron 3 días bastante duros a nivel mental especialmente. Físicos no, porque uno ya venía entrenando hacía mucho tiempo y no influía en ese momento, pero ir a la pista y no tener mi propio bote era bastante duro.

¿Te arrepentís de haber declarado contra el ENARD?

En su momento no porque las cosas se solucionan así (en Argentina), o por lo menos así me lo hicieron saber. En este país, hasta que el problema no se mediatiza no te solucionan las cosas.

¿Te alegra el hecho de saber que podes de dedicarte de lleno al deporte?

Nunca me imaginé que iba a llegar a vivir de esto, a dedicar mi jornada entera por y para el objetivo. Esto es un trabajo full time, hay muchos cuidados que tengo que tener en cuenta, como una alimentación correcta, las horas de descanso adecuadas, el estar atento a todo, cuantos más detalles tengas en cuenta, mejor andas. Sinceramente, esta vida que llevo la disfruto mucho.

¿Sienten el respaldo del Gobierno y la Secretaría de Deportes?

Si, el apoyo está. Creo que hoy en día si bien es casi mínimo y no se puede pensar en vivir toda la vida de esto, sin la ayuda sería casi imposible hacerlo profesionalmente. De todas maneras, hay que rebuscársela; nosotros tenemos muchos gastos, porque la alimentación es abundante y tiene que ser de primera calidad, por lo que tiene su costo. Tenemos que estar atentos en esos detalles, tenemos que cuidar nuestros cuerpos con masajistas y hacer todo lo que esté en nuestras manos, porque cuanto más hagas, mejores resultados se obtienen.

¿Cómo es tu futuro a corto plazo?

Estamos en plena etapa de entrenamiento. Desde estos días hasta febrero es la etapa que más volumen de trabajo físico metemos, es la parte más dura, porque no nos estamos concentrando tanto en la calidad si no en la cantidad, y en este deporte es un trabajo exigente. Este deporte se trata de ser cabeza dura y entrenar, después cuando viene el tema de calidad para la competencia es más llevadero. La preparación es para marzo, que tenemos un Sudamericano en Brasil. Después tenemos una gira europea  y en septiembre el Mundial.

¿Como ves al deporte argentino en general?  ¿Qué le está faltando para estar mejor posicionado en el mundo o en el continente?

Estos últimos Juegos me sorprendió mucho la performance del país. No creí que íbamos a andar tan bien,  aunque conociendo al deportista argentino, tiene mucha garra y pasión por el deporte, pero lo que le falta Argentina es que más chicos hagan deporte, eso es primordial. Por ejemplo en nuestro deporte en particular somos muy poquitos. En la Selección somos 20 y desde que yo ingresé seguimos siendo los mismos 20, y casi no hay riesgo que alguien te saque el puesto; en otros países potencias hay mucha más competencia entre los deportistas, al punto que un año saliste campeón del mundo y al siguiente por una año no tan bueno no vas a los Juegos Olímpicos. En Argentina es casi improbable que pase eso y en la medida que se mejoren esos aspectos nuestro deporte va a andar mucho mejor.

 Por Rubén Telias Aguilar

Renzo Olivo: «Entrenar en Francia fue la decisión más difícil de mi vida»

El rosarino de 24 años ganó dos Challenger este año y su evolución lo llevaron a escalar posiciones en el ránking mundial. El último título fue la Copa Fila, en una final frente a Leonardo Mayer.

Olivo nació el 15 de marzo de 1992. Desde ese día, mamó el deporte de la forma más directa ya que su padre era jugador amateur y además tenía un club de tenis que se mantiene hoy en día. “Veía a mi papá jugar y me entusiasmaba mucho. Me gustaba como jugaba. Era amateur pero muy mañoso. Tiene muy buena mano y me encanta ese tipo de juego”, explicó en su charla con Pirámide Invertida.

En sus primeros pasos con el tenis, Renzo ganó un torneo organizado por una marca deportiva y surgió la posibilidad de probarse en la Mouratoglou Tennis Academy, en Plaisir, Francia. Esta Academia pertenece al actual entrenador de Serena Williams, Patrick Mouratoglou, y al presentarse esta oportunidad no lo dudó: con tan solo 12 años se fue a Europa a intentar lograr su sueño de ser jugador profesional de tenis.  “Sin dudas fue la decisión más dura de mi vida. Hoy me preguntás si lo volvería a hacer, habiendo vivido eso y no sé si lo haría. A mi hijo no sé si lo dejaría hacer algo así porque es muy duro. Mis papás, en realidad, me apoyaban en la decisión que tomase. Siempre me remarcaban que sea feliz, de jugar a este deporte siendo feliz, simplemente eso. Fue una decisión propia, muy mía. La tomé y le di para adelante”, cuenta Renzo.

Luego de tres años y medio, con amigos nuevos, idiomas aprendidos y mucho más maduro, probó incursionar sólo.  “Mentalmente me sirvió bastante. Creo que me hice más fuerte que habiéndome quedado entrenando y viviendo en casa. Desde que volví de Francia estuve dos años solo y me la pude bancar bien, me pude manejar viajando y jugando torneos solo. En Juniors jugaba Australia, Wimbledon y me tocaba estar solo”, relata quien a los 17 años logró su primer punto ATP y más tarde, ocupó el 8° lugar ITF a nivel mundial.

A los 18 comenzó su carrera profesional no siendo tan regular ni tan conocido por la gente. Este año se dio su explosión tenística, logrando dos títulos Challenger a los 24 años. Con el torneo de Santos en Brasil se ganó un lugar en la mirada del mundo del tenis y su victoria en la última edición de la Copa Fila, en el barrio de Saavedra en Capital Federal, lo ratificaron. Un jugador al que se le ve mucho sacrificio, buena técnica y buen saque. Su entrega seguramente fue lo que lo llevó a ganarle la final a Leonardo Mayer, ahora 126 del ranking, pero un tenista con mucha trayectoria en el circuito. ¿Podrá el rosarino llegar a un nivel superior ? Eso es incierto. Pero lo que sí sabe, es que su entrega no fue en vano. El 2016 lo demostró.

Por Abriel Pérez Hourcade

Aguas abiertas, una forma de vida

El nado en aguas abiertas es una disciplina completa, por su preparación, por las dificultades que tiene y por supuesto, por  lo que cuesta afrontar las diversas peripecias en el desarrollo de las competencias. Los primeros registros de este deporte en la antigüedad datan del 3 de mayo de 1810, cuando el poeta inglés Lord Byronse se convirtió en la primera persona en cruzar a nado el estrecho de Hellespont, en Turquía, una prueba se sigue celebrando, donde participan nadadores de todo el mundo.

En los primeros Juegos Olímpicos modernos de Atenas en 1896, las pruebas se celebraron en las frías aguas de la Bahía de Zea, en la costa del Pireo. Sin embargo la natación en aguas abiertas como disciplina oficial de los JJ.OO no hizo su debut hasta los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 con la prueba de 10km. Los primeros vencedores fueron en la categoría masculina Maartan van der Wejjden de los Países bajos y en la categoría femenina Lara IIchenko de Rusia.

El Campeonato Mundial de Natación en Aguas Abiertas se lleva a cabo desde el año 1991 dentro de los Campeonatos del Mundo de Natación. Son organizados por la Federación Internacional de natación (FINA) y se efectúan todos los años impares. Las mismas cuentan de tres modalidades tanto en la categoría masculina como femenina de 5, 10 y 25 km, están pueden ser organizadas tanto en aguas dulces como saladas y preferentemente en zonas sometidas a pocas corrientes o mareas.

Para entender más esta práctica, Pirámide Invertida entrevistó  Fabián Moriano nadador aficionado en aguas abiertas

-¿Qué diferencia hay entre piletas cerradas y aguas abiertas?

Las piletas cerradas son para entrenarte y prepararte para la competencia. En aguas abiertas hay factores que dificultan el nado, como ser el clima, la temperatura del agua y el oleaje. En la pileta se entrena para estar preparado y poder llevar la competencia.

-¿Cómo es la preparación física, alimenticia y mental?

En mi caso, entrenamos 4 veces a la semana totalizando 6 hs. en total de nado. A eso se le suma entrenamientos de running y ejercicios de entrenamiento funcional. La parte alimenticia es similar a la de cualquier deportista. Nos centramos en las proteínas y en los carbohidratos antes del entrenamiento. Lo mental tiene que ver con los objetivos. Al estar acostumbrados a nadar largas distancias nuestra mente está preparada para no sufrir el ‘durante’ que tan pesado es.

¿Cómo es un día de entrenamiento?

Se combina entre entrenamientos de fondo (pasadas largas) y pasadas cortas por tiempo. También se entrena mucha patada y respiración. A su vez agregamos técnica.

¿Creés que en la Argentina se la da importancia al deporte? ¿Hay lugares adecuados para entrenar?

Piletas tenemos un montón, competencias también, pero la realidad es que no se alienta desde el punto de vista olímpico.

¿Por qué decidiste practicar este deporte y en cuantas competencias participaste este año?

Me encanta la natación y al haber entrenado durante toda mi vida, necesitaba una actividad exigente como así también, que al momento de la competencia, disfrute la parte de la conexión con el exterior. Estuve en Chascomús y Baradero, dos clásicos.

¿Cuál es tu meta?

Realmente en este momento no tengo una meta clara, simplemente voy a participar de las competencias porque disfruto el antes, durante y después.

La Argentina contó con grandes nadadores en esta disciplina. Santa Fe dio al primero de los muchos especialistas: Pedro Candioti. Nacido en 1893, el Tiburón de El Quillá -bautizado así por el arroyo en el que dio sus primeras brazadas- tuvo al río Paraná como el escenario de sus grandes hazañas, las que serían recordadas como el primer capítulo de la rica historia de las aguas abiertas en Argentina. Entre el 19 y el 23 de febrero de 1939 llevó a cabo el raid que le daría la fama y el reconocimiento mundiales. A los 46 años, precisó 100 horas y 33 minutos para unir San Javier con la capital santafesina. Así consiguió el récord mundial de permanencia en aguas abiertas.

También contó entre otros con Alfredo Camarero, Horacio Iglesias, Claudio Plit, Diego Degano, Gabriel Chaillou y Damián Blaum entre los hombres y Pilar Geijo, María Inés Mato (con una pierna amputada cruzó el canal de Beagle, entre otras hazañas) y la propia Biagioli entre las mujeres, son sinónimo de éxito.

Por Florencia Galaratti y Mónica Morán

Mareco, presente y futuro del ajedrez argentino

Sandro Mareco no pasa desapercibido en el Círculo de Ajedrez de Villa Martelli. Su brillante currículum en la materia lo precede. El oriundo de Hurlingham acaba de empatar su partida con su coterráneo Tomás Sosa, en un cotejo por el Torneo Superior de la Liga Nacional de Ajedrez. Situado en el puesto 159 del ranking mundial de la FIDE (Federación Internacional de Ajedrez), y con sólo 29 años, se ganó con creces el título de Grand Master (categoría más alta en el deporte) en 2010 a base de esfuerzo, obteniendo el Campeonato Sudamericano Sub 20 en 2007 y compitiendo palmo a palmo con los mejores del mundo en torneos internacionales. Es uno de los jugadores con mayor proyección de la Argentina y habló con Pirámide Invertida.

 – ¿Qué sensaciones te quedan luego del empate con Tomás Sosa?

-Fue una partida tensa, competí contra Sosa, que es maestro internacional, nos conocemos mucho y hasta es de Hurlingham como yo. Venía controlando el juego pero en un momento hice una jugada mala y no pude remontarlo.

– Fuiste campeón americano en 2015 en Uruguay y has competido internacionalmente muchas veces. ¿Qué metas te trazás en tu carrera?

-Actualmente, además de jugar también entreno jugadores que son de alto nivel por lo que no me es tan fácil ponerme metas concretas como jugador. De todas maneras, quisiera ponerme 7 u 8 del ranking de Latinoamérica y subir al puesto 120 del mundo para el año que viene, y así poder enfocarme en el juego de lleno.

– ¿Cómo surgió la idea de entrenar otros jugadores?

-Me gusta entrenar jugadores, pero lo hago básicamente por una necesidad económica, para poder costearme los viajes a los torneos más fuertes, que son la mayoría en Europa.

– ¿En qué medida se dificulta que el deporte sea amateur para jugadores de alto nivel como vos?

-Pasa que muchas veces es difícil conseguir apoyo, así que tratamos de generarlo nosotros. Lo complicado es pagar los vuelos, que son lo más caro del viaje. Después y en general, en los torneos suelen pagarte hotel y comida por ser gran maestro.

– ¿Cómo nace tu amor por el ajedrez?

-Mi papá me enseñó a mover las piezas de muy chico, después me atrajo el juego en la escuela, aunque jugué un tiempo pero dejé durante una época. Más tarde cuando cumplí 13 años empecé a jugar en el Club El Retiro de mi barrio y después fui haciendo mi carrera de manera independiente

– ¿En qué momento te diste cuenta que estabas para cosas grandes, que no eras un jugador del montón?

-No estaba tan claro, en la escuela me iba bien pero era un jugador normal; la verdad que nunca creí que iba a llegar hasta donde estoy. Era muy difícil también saber si iba a funcionar cuando empecé, la idea la menos era intentarlo.

– ¿En qué pasaje de tu carrera estás actualmente?

-Me siento bien con mi juego, tengo muchas ganas de mejorar, soy consciente que desde que empecé hasta acá tuve un progreso muy grande.

-¿De qué seres queridos te acordás después de haber llegado hasta dónde llegaste?

-De mi familia y de mis amigos. Mi mamá especialmente. Todos ellos creyeron en mí desde un principio y eso fue muy importante para mí.

Por Rubén Telias Aguilar

Dahlgren se lanza contra el bullying

Con sus 32 años obtuvo varios logros: fue tres veces campeona sudamericana, campeona panamericana junior, medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de 2007, ganadora del premio Konex 2010 como una de las cinco mejores atletas de la década en la Argentina y además, representó al país en los últimos cuatro Juegos Olímpicos. Jennifer Dahlgren es una mujer multifacética, porque aparte de ser la mejor lanzadora de martillo del país, en su tiempo libre pinta, teje, cocina, toca la guitarra, practica golf, judo y escribe.

Su participación en los últimos Juegos Olímpicos de Río 2016 no fue muy satisfactoria, ya que logró una marca de 63.03 metros y quedó lejos del corte clasificatorio para la final. “Río en lo personal fue un poco frustrante porque estaba para un poco más pero así es el deporte, me quedé con la sensación de arriesgar ese final que quería”, describió Jennifer en la charla con Pirámide Invertida. Y  si bien de cara a los Juegos de Tokio 2020 no tiene definida su participación, aclaró: “Tengo otros proyectos en mente y quiero encontrar un equilibrio nuevo en mi vida, y ahí si replantearme si ir o no”.

Los proyectos de los que habla tienen mucho que ver con hechos del pasado. Es que más allá de ser una atleta reconocida y prestigiosa, de chica sufrió bastante. Mujer de cuerpo macizo, en la escuela padeció de bullying y reconoció que su ayuda o salvación fue el deporte. Hace un tiempo estudió literatura y vio en ella una forma de canalizar lo que piensa y lo que sintió en aquel momento de su vida. Así fue como se animó y escribió un libro para chicos entre 8 a 12 años llamado “El martillo volador” que incluye cuentos que tiene como protagonistas a deportes olímpicos, con la idea de difundir los valores de cada uno y fomentar el deporte. El primero es una autobiografía que habla de una chica grandota que sufría constantes burlas en el colegio. El libro será presentado el 28 de este mes en el Shopping Abasto.

Otro de los proyectos que lleva a cabo es dar charlas en los colegios, fomentando los valores del deporte y entrenamiento. “Charlas acerca del bullying, sobre la confianza, el autoestima y muchas otras cosas que el deporte nos ayuda y acompaña a crecer a lo largo de toda nuestra vida”, explicó la lanzadora de martillo.

Para ella no fue fácil procesarlo. Le costó y padeció mucho tanto el maltrato que recibió en su niñez y adolescencia, como amigase y sentirse conforme con su cuerpo. Por eso su objetivo no sólo es fomentar el deporte para que cada vez  más niños lo practiquen, sino como ayuda para que las personas que estén pasando por la misma situación que ella vivió no sufran, hablen y salgan adelante. Jennifer aparte de dejar su marca en los lanzamientos también quiere dejar su huella en la sociedad y que se tome conciencia.

Por Florencia Galaratti y Mónica Morán