África sonríe en Asia y Europa

El maratón de Estambul es una carrera muy difícil. Empieza en Turquía, pero el recorrido obliga a los competidores a pasar por el Estrecho del Bósforo, cruzar a Asia y luego pegar la vuelta para terminar donde empezaron, en la más importante ciudad turca.

En su edición número 42, el oro y los flashes fueron para los atletas de Kenia, Bernard Cheruivot y Diana Chemtai, quienes fueron los respectivos ganadores. Parece ser esta una competición de agrado para el país africano. En la del año pasado hubo otro atleta keniano, Daniel Kipkore Kibet, que batió el récord de esta prueba.

En la del último fin de semana, la carrera masculina se tiñó de los característicos negro, rojo y verde de la bandera de Kenia. No solo el primer lugar le perteneció a ese país, sino también el segundo. Felix Kimutai llegó 11 segundos después que su compatriota y 23 antes que el etíope Hailu Zewudu, quien era el favorito a quedarse con el oro después de hacer una buena carrera en Dubai en enero, con un tiempo de 2h06:31.

Pasando al circuito femenino, triunfó Diana Chemtai Kipyogei, que con 26 años se encuentra en la mejor parte de su carrera. Logrando un tiempo de 2h22:06, hizo apenas 1 segundo menos que en su última carrera (la cual también ganó) de Liubliana.

En la prueba de mujeres el podio fue completado por dos etíopes: Hiwot Gebrekidan y Tigist Memuye respectivamente. Es abrumadora la influencia africana en este deporte. Siempre sorprendió la condición física de quienes provienen de aquel continente, y en esta disciplina es donde predominan más. Los kenios dominan en el historial de grandes corredores, de hecho, son quienes más veces ganaron en la competición de Relevos 4X400 metros de los Juego Panafricanos (6). Ni siquiera los eternos locales de esta competición (África) los puede igualar, ya que solo pudieron imponerse una vez solamente. Y a su máximo perseguidor histórico en cantidad de estos títulos, Argelia, le saca el doble de ventaja (3).

Para cerrar, no se puede obviar el efecto pandémico que hubo en esta competición. No pudo tener espectadores, lo cual es un duro golpe para el mercado de este deporte porque suele ser un evento multitudinario que convoca a mucho público. Al correrse por casi toda Turquía, y tener que pasar de un continente a otro, hay mucha gente a lo largo de la carrera esperando en distintos puntos de la misma para ver y alentar a su atleta favorito.

Y por supuesto, los competidores también tuvieron que cumplir con ciertos requisitos de sanidad. Antes de largar debían mantener 1,5 metros de distancia el uno del otro y partieron en intervalos de 5 segundos utilizando máscaras que se quitarían medio minuto después.

Franco Janczewski

Covid-19 positivo en el Master 1000 de París, y preocupación en la AAT

La pandemia no da respiro. Semana tras semana, los medios de comunicación se ven obligados a tener que hablar de nuevos casos positivos y de rebrotes en distintas partes del mundo. Esto, por supuesto, afecta también al deporte internacional.

En una de las competiciones más importantes que tiene el tenis (por todos los puntos que otorga al ganador), el Master 1000 de París, un tenista local como Courentin Moutet se tuvo que retirar de la competición por haberse contagiado de la enfermedad. Siempre hay que decir en estos casos, que quien se contagió en esta oportunidad es joven y deportista; es decir, una situación personal con «buena protección» contra el coronavirus, por lo menos hasta que salga la vacuna. Pero hay una cuestión de protocolo de seguridad que él debe cumplir, ya que puede contagiar a otros deportistas en el menor de los casos, pero a algún paciente de riesgo en el peor de los casos.

Es la AAT la que se encuentra muy preocupada por esta situación, ya que allí en Francia se encuentra disputando este mismo torneo Diego Schwartzman. “El Peque” es el mejor tenista argentino en la actualidad, y para el tenis nacional, sería una baja muy sensible si el porteño llegase a contagiarse y tuviese que desistir de este torneo y dejar de competir por un tiempo.

Franco Janczewski

El Covid-19 también se sube al ring

Al igual que mucha gente, Walter Matthyse anhela con seguir los pasos de su propio padre. Su progenitor, Lucas Matthyse, ha sabido ganar muchas peleas épicas, logró ser campeón del mundo y hasta incluso se le animó a quien es considerado uno de los mejores boxeadores de la historia, como el tailandés Manny Pacquiao. Todo esto debió inspirar gran admiración en su fan número 1, su hijo. Pero la vida y el deporte son complicados y, para entrar al mundo de las bofetadas, Walter tiene una complicada pelea previa contra el coronavirus. Su entrenador y tío, Mario Narvaés, también dio positivo en esta enfermedad.

Dos cosas tiene a su favor: su juventud y el hecho de ser deportista. Son las dos mejores armas para combatir a este virus si alguien resulta contagiado. Con más de 41 millones de casos a lo largo del mundo y con 1,1 millones de víctimas fatales, el covid sí que ha sabido propinarle un buen golpe en la cara a la humanidad. ¿Cuántas veces en la historia se vio que los gobernantes a lo largo y ancho del mundo, prácticamente, les imploren a sus ciudadanos que se queden en sus casas?

¿Y por qué se contagió entonces esta joven promesa del boxeo? Porque tuvo que viajar por motivos deportivos a Brasil, país el cual se sabe de la irresponsable actitud de su presidente (Jair Bolsonaro) ante esta situación de emergencia sanitaria mundial, quien llegó a calificar a este virus como “Uma gripezinha” (“Una gripecita”). Colmo de colmos: él mismo se terminó contagiando. La nación vecina llegó a tener un pico de 69.074 casos en un solo día, allá por junio. Ahora consta de 5,3 millones de positivos y 155 mil muertes.

Va a tener que esperar un poquito más Walter para cumplir su sueño: ser admirado por su padre, de la misma forma que él lo admiró arriba del ring y continúa haciéndolo actualmente. Es que Lucas tuvo una carrera formidable, digna de tener fanáticos tanto dentro como fuera de su círculo familiar. Entrenado por Joel Díaz, y habiéndose retirado hace poco más de dos años (1 de agosto de 2018), muchas de sus peleas quedaron para la historia. Como por ejemplo, aquella ante el excampeón mundial estadounidense Zab Judah, la cual terminó perdiendo por puntos y en decisión dividida. O el combate contra otro norteamericano que también sabe lo que es ser campeón mundial, Devon Alexander, muy polémica porque el argentino dominó completamente y hasta incluso derribó a su rival no una, sino dos veces e igual se la dieron por perdida, también por puntos y en decisión dividida.

En su historial, Matthyse padre tiene victorias espléndidas y derrotas luchadas. Una carrera que cualquiera quisiera tener, un título mundial que no todo boxeador consigue y una técnica a la hora de pelear única y casi que inimitable. Un modelo a seguir para cualquier diamante en bruto boxístico, pero es su hijo Walter el que se anima a recoger el guante (nunca mejor dicho).

Tantos interrogantes plantea esta promesa del deporte nacional: ¿Igualará la línea de su padre? ¿El alumno superará al maestro? ¿Copiará la técnica del papá? ¿Qué diferencias podrían llegar a haber entre la forma de pelear de uno y del otro? Interesantes preguntas, todas y cada una de ellas, pero lamentablemente quedarán sin respuesta un tiempo más. La primera pelea del hijo pródigo de este gran deportista argentino, no será arriba del cuadrilátero propiamente dicho.

Franco Janczewski

Electrizante carrera en San Nicolás

Mariano Werner y su equipo de Ford lograron un trabajado triunfo en el TC de San Nicolás. La carrera fue sencillamente electrizante, ya que mantuvo a los fanáticos atentos hasta el final. Otro sustantivo para describirla podría ser “impredecible”. Fue tan cambiante que el resultado podría haber sido cualquiera. Nunca hubo un claro dominador.

El podio lo cerró exclusivamente Chevrolet, ya que Christian Ledesma y Agustín Canapino salieron segundo y tercero respectivamente. Para definir aquella última plaza en el podio, Canapino tuvo que desplazar a Juan Cruz Benevuti (Laboritto Jrs Racing) del cuarto lugar en la undécima vuelta, y ya en la siguiente, llegó al tercer lugar desplazando al exfutbolísta Leonel Pernía, quien había mantenido el segundo lugar durante toda la carrera, pero sobre el final pierde ese puesto con Ledesma, una vuelta antes de ser relegado al cuarto lugar también.

Los cinco puestos restantes los ocuparon Gini, Agrelo, Lambiris, Trucco y Santero, en ese orden. Pese a esta mala carrera, Julián Santero se mantiene tercero en el campeonato, por detrás de Benevuti, que a su vez escolta a Valentín Aguirre (mantiene la punta gracias a sus 202.5 puntos, pese a tener que abandonar la carrera por haberse quedado sin frenos en la decimacuarta vuelta). El próximo 8 de noviembre los corredores volverán a verse las caras.

Franco Janczewski

Tras ganarle al Coronavirus, Ponzinibbio prepara la vuelta al octógono

El pasado 4 de julio, Santiago Ponzinibbio, argentino campeón del peso welter de UFC, se realizó un testeo a causa de la pandemia del Covid-19, solo para enterarse de que era positivo. La enfermedad se había sumado a múltiples lesiones que lo habían marginado del octógono durante todo 2019. La última vez que peleó fue cuando el 17 de noviembre de 2018 le ganó por K.O. en el cuarto round a Neil Magny, pelea que se llevó a cabo aquí en Buenos Aires, en lo que fue la única vez que Santiago se pudo dar el gusto de pelear en su país natal.

Su regreso, no obstante, será recién el año que viene. El 5 de julio del 2021 enfrentará al brasileño Ildemar Alcantara en Las Vegas. “Marajo” Alcantara luchó por última vez el 15 de febrero pasado y salió victorioso en puntos, aunque por decisión dividida. Ponzinibbio va a pelear tras un año y medio de inactividad.

Franco Janczewski       

Las guerras samuráis de Japón

En la escuela se enseña la historia de Argentina. Incluso también se aprende lo básico sobre la independencia de Estados Unidos, sin ser norteamericanos. Pero… ¿Qué hay de los países cuyas historias desconocemos? Por ejemplo, Nigeria vive actualmente una dictadura militar. ¿Cuántos que están leyendo esto lo sabían o pueden explicar por qué el país africano sufre una dictadura en pleno 2020? De esto va éste artículo, acercar al lector la desconocida historia de Japón, explicando cronológicamente cómo fueron las 4 guerras samuráis más importantes que hubo entre mediados del 1500 y comienzos del 1600.

Batalla de Okehazama (1560): Uno de los conquistadores más fuerte de aquel entonces era Yoshimoto Imagawa. Quería llegar a Kyoto y establecer desde allí la base de su conquista. Para ello tenía que cruzar la provincia de Owari, gobernada por Nobunaga Oda. Una vez dentro de la provincia, ambos clanes se encontraron en Okehazama. Se estipula que cada 1 soldado Oda, había 10 soldados Imagawa. Superado ampliamente en números, Nobunaga dividió sus fuerzas en dos, la primera hizo de cebo para que Yoshimoto lleve sus fuerzas hacia allá, mientras él se quedaba en su base que había establecido entre montañas creyendo que así evitaba emboscadas. El señuelo había funcionado, Nobunaga y el resto de sus hombres escalaron las montañas y atacaron a un Yoshimoto indefenso por haber movilizado sus tropas a la trampa. Fue asesinado, y el clan Imagawa desapareció.

Batalla de Nagashino (1575): Luego de aquella increíble victoria, de a poco, el clan Oda fue creciendo hasta volverse el más poderoso. Katsuyori Takeda, líder del clan Takeda, se oponía a Nobunaga. Ambos clanes se enfrentaron en Nagashino. La tropa de caballería Takeda era la más temida de todas. Una vez allí, los Oda hicieron una barricada en la boca del río Shikatahara y allí emboscaron a sus rivales con 3000 rifles. Nobunaga dio dos órdenes: la primera fue apuntar a las patas de los caballos, y la segunda fue alternar turnos (disparar mientras el hombre de al lado recarga y recargar cuando el otro dispara). Los Takeda conocieron su final ante una incesante lluvia de balazos.

Dibujo de los rifles Oda vs la caballería Takeda.

Batalla de Honnoji (1582): Nobunaga Oda muere traicionado por una de sus manos derechas, Mitsuhide Akechi. Fue a Kyoto a establecer las bases de su gobierno desde allí y para enfrentar lo poco que le quedaba de resistencia mandó a sus súbditos. Habiendo despachado sus fuerzas por todo Japón, sus propias defensas eran débiles, justo lo que sus enemigos necesitaban saber. Mitsuhide inició una revuelta porque no estaba de acuerdo con los rudos métodos de su líder y en Honnoji, Nobunaga murió estando a un paso de unificar toda la nación.

Batalla de Sekigahara (1600): Mitsuhide murió en Yamazaki. Hideyoshi Toyotomi (oficial de los Oda) vengó la muerte de su comandante y, pocos años después, unificó Japón. El reinado Toyotomi duró 14 años, hasta que Hideyoshi se enfermó y murió. Las guerras volvieron. El clan se separó para ver quien ocuparía el trono que el rey había dejado, los nuevos aspirantes a ello eran: Mitsunari Ishida y Leyasu Tokugawa. Mitsunari planeó una estrategia usando todo Japón como campo de batalla, rodeando a su enemigo. Su plan había funcionado, pero igual perdió. Aunque estaba rodeado, Leyasu no se desesperó y planeó perfectamente la batalla de Sekigahara: se apoderó de cañones, los emboscó con escopetas y convenció a dos clanes del ejército rival (Kobayakawa y Mori) para que los traicionaran y se le unieran. La batalla duró menos de un día, y Mitsunari fue capturado y ejecutado. Nunca una batalla duró tan poco, los Ishida habían mandado un ejército a capturar el castillo Azuchi, y las fuerzas debieron retirarse antes de empezar la invasión porque ya les habían llegado las malas nuevas. La retirada improvisada también falló, sufriendo los soldados el mismo destino que su comandante. Leyasu unificó el país.

Franco Janczewski, 2A, TM.

¿Qué tienen en común “Luz Delito”, “Luzbelito y las sirenas”?

Alguna vez ha pasado de conocer a una persona que, ya sea actitudinal o físicamente, sea parecido a su padre/madre. Creer o reventar, estas cosas ocurren también en el mundo de la música. Quizás es imposible que una canción sea “hija” de otra, pero los homenajes existen. Valentín Oliva (más conocido como “Wos”) es uno de los traperos más exitosos de la Argentina actualmente. En sus funciones en vivo se aprecia una fusión de trap y rock muy buena, y exótica. Se ha reconocido como un fiel ricotero (así se hacen llamar los fanáticos de Los redonditos de ricota) y esto hizo que la cabeza de la antigua banda, Carlos Alberto “El Indio” Solari, pose sus ojos en él y preste sus oídos a su música.

Ambos músicos se han elogiado mutuamente, pero es el trapero quién ha reconocido admiración por el otro. Es por eso que Wos, en su disco “Caravana” (el primero que saca), ha creado una canción llamada “Luz Delito”. Ya solamente por el nombre, el homenaje es más que claro hacia “Luzbelito y las sirenas”, tema que Los Redondos sacaron en su álbum de nombre homónimo a la canción en cuestión.

En “Luzbelito” se aprecia una crítica a la sociedad. “Luzbel” es uno de los tantos nombres que se usan para nombrar al Diablo, eso quiere decir que “Luzbelito” es una forma de llamar a un supuesto hijo suyo, como si fuera “Luzbel Junior”. A través de esta idea de hijo del demonio, el Indio se atreve a meterse con distintas creencias y comportamientos que el ser humano es capaz de tener. Se aprecia en la letra de la canción a un hijo del Diablo enojado, triste y frustrado, porque está confundido. El sentimiento de confusión se aprecia cuando dice: “¿Estos ojos de quién son? ¿De quién son mis deseos de hoy?”. Los demás sentimientos se identifican claramente durante toda la canción, pero un ejemplo es: “Un par de c*los va a patear, de los que le juran más lealtad”. Mediante estas letras, la canción da a entender que “Luzbelito” es toda la sociedad en general, ya que nombra los peores sentimientos que el ser humano puede llegar a tener. La lírica explica que cuando dejamos salir esos sentimientos, actuamos como un “hijo del Diablo”.

Por su parte, en “Luz Delito”, hay diversos análisis muy diferentes unos con otros. La teoría que más concuerda (por su parecido con lo que narra “Luzbelito”) es que el trapero quiso marcar esos sentimientos nefastos del otro tema pero en la parte más adinerada del pueblo, o sea, el gobierno. Wos admitió ser “anti-macrista” en pleno gobierno de Mauricio Macri, lo cual coincidió con su ascenso en el estrellato, y aprovechó en varias de sus canciones para criticar al mandatario de aquel entonces. Por ejemplo: “¿Y qué tal? Salí a fumar a tu vereda, tenes cara de asco porque la verdad te altera. Tenes un perro feo, los ojos de madera y el alma igual al maniquí que mira en la vidriera”. Las políticas derechistas o centroderechistas, como se proclamaba el último gobierno, ven con malos ojos el consumo de marihuana, y hasta lo asocian con algo de los barrios bajos. En ese sentido son muy discriminatorios, basándose en el poder económico de cada uno.

¿Qué tienen en común entonces “Luzbelito” y “Luz Delito”? La primera hace una crítica a la sociedad, marcando los peores sentimientos que el humano puede tener. La segunda traslada esos sentimientos al ambiente político, porque creía el autor que eran esos los sentimientos que guiaban a quienes gobernaban aquel entonces.

Franco Janczewski, 2A, TM

La audición de Decca: el día que Los Beatles fueron insólita y crudamente rechazados

Seguramente, si hiciéramos una encuesta preguntándole a la gente cuál es su banda de rock internacional favorita, la respuesta de la mayoría sería “Los Beatles”. Es que los londinenses no solo traspasaron fronteras nacionales y continentales, mucha gente dice no gustarle el Rock and Roll pero si alguno que otro tema esta mítica banda inglesa. Fue única en su estilo.

Pero como siempre hay que decirse en estos casos, sobre gustos y colores no hay nada dicho. Los Beatles te pueden gustar o no, al igual que el género musical que representaban y está perfectamente bien. Lo que no se puede ignorar es que marcaron un antes y un después en el rock. Negarlo hoy en día ya de por sí es dificilísimo, aunque mucho peor sería rechazarlos antes de que hagan historia.

Para entenderlo mejor hay que remontarnos hasta enero de 1962. Brian Epstein, el representante de la banda de aquellos tiempos, había conseguido a sus representados una audición en la discográfica Decca Records, la cual era muy prestigiosa. Ya durante la audición se tocaron ni más ni menos que 15 canciones.

Para cualquier rockero, tener la oportunidad de escuchar gratis 15 canciones de Los Beatles es un privilegio soñado. Pero en Decca tenían una opinión muy diferente, y lo hicieron notar sin pelos en la lengua: “No nos gusta la música que ustedes hacen. Además, la guitarra está pasando de moda.”

¿Cómo se puede tener semejante falta de visión? En 1895 Lord William Thomson, físico y matemático presidente de la comunidad científica inglesa “Royal Society”, encaró a los hermanos Wright mientras estos buscaban inventar el primer avión y les dijo: “Es  imposible que cualquier máquina que sea más pesada que el aire pueda volar.” Semejante falla, por más grande que sea o por quien fue dicha, es entendible porque hasta entonces nunca antes se había visto volar a nada que no fuera un ave o algún que otro insecto, mucho menos una maquinaria. Pero en 1962, pleno auge del Rock and Roll, decir que la guitarra está pasando de moda no tiene excusa, contexto ni pretexto que lo justifique. Fue un ridículo histórico que manchó a toda una discográfica entera.

Para rematar la anécdota, Decca firmó contrato con The Tremeloes, otra banda que hace una música parecida a la de Los Beatles. Así que muchos llegaron a la conclusión de que el verdadero motivo del rechazo fueron circunstancias económicas. La discográfica tuvo el karma de que esta anécdota se haya hecho conocida junto al velocísimo ascenso de aquellos que supuestamente iban a pasar de moda, y que la banda que eligieron en su reemplazo nunca les llegó ni a los tobillos. Decca Records empezó a ser entonces una de las últimas opciones de las bandas cuando buscaban producir un álbum y, lentamente, abandonó el rock para volcarse hacia el Pop. Los Beatles podían darse el lujo de decir, entre otras cosas, que se cargaron a una discográfica que en su momento era casi tan grande como Boca o River en el mundo del fútbol argentino.

Franco Janczewski, 2A, TM

Las clases y el Covid-19: ¿Qué piensa el Ministro de Educación, Nicolás Trotta?

La pandemia mundial del Coronavirus es sin duda alguna el tema del momento en cualquier lugar del globo terráqueo. Con más de  300 mil víctimas fatales y casi 5 millones de infectados a nivel mundial, el planeta entero está en alerta.

Si se habla de la República Argentina, ya son 394 muertos de 8.809 infectados. Para combatirla, Alberto Fernández impuso una cuarentena desde el 20 de marzo y a día de hoy lleva 62 días.

El mundo parece haber cambiado, ya sea temporal o permanentemente, en varios aspectos. Un cambio rotundo lo tuvo la educación. Gracias al aislamiento, se comenzaron a hacer clases virtuales, desde su casa el docente explica y mediante una videollamada la explicación les llega a los estudiantes, quienes también se encuentran en sus hogares.

Para este momento de crisis sanitaria global, en pelea contra un virus agresivo y tramposo, este método de enseñanza es sin duda el adecuado. Nicolás Trotta, Ministro de Educación, opinó (en su Instagram, en una emisión en directo en la que le llegaban las preguntas que le hacían en sus redes sociales) que esta es la hora de cuidarnos, el alumno tiene que establecer un vínculo con el profesor en este momento de incertidumbre para todos.

Además, aclaró que cada escuela va a tener su propia estrategia la cual llevará a cabo como crean que sea mejor, aunque recomendó que este no es un momento de evaluar (para evitar que se sobrecargue el proceso de evaluación) si no de aprender, y no atosigar: “Uno no aprende cuanto más tarea le mandan, no solo nos tenemos que ordenar familiarmente sino que también tenemos que ordenar a las instituciones. Sé que en muchas escuelas (especialmente de las privadas) hay una vorágine por mandar tarea, tarea, tarea y tarea constantemente para que no empiece a discutirse si hay que pagar o no la cuota… La cuota hay que pagarla igualmente porque hay que pagar los salarios, pero no hay que enviar tarea constantemente, hay que elaborar un plan pedagógico, una programación, un ida y vuelta, el aprendizaje es un canal de dos vías: aprende el docente, aprende el estudiante”.

El Ministro cerró el directo diciendo que esta es una forma nueva e inédita de tener clases a la cual todavía hay que acostumbrarse, pero que NO reemplaza a la escuela ya que esta es irremplazable, rompiendo el rumor de que las clases virtuales llegaron para quedarse definitivamente incluso hasta cuando se levante la cuarentena.

Franco Janczewski, 2A, TM.

El inmortal Pappo: Una verdadera vida de Rock and roll y fiebre

El mejor de todos para muchos. Aunque claro, sobre gustos y colores no hay nada escrito. Eternas discusiones desata este tópico: “¿Pappo o Spinetta?”, “¿Fue Riff la mejor banda de rock pesado de Argentina?”, “¿Quién fue el mejor socio del Carpo?”, entre otras… Lo único indiscutible es su enorme influencia en sus colegas y, ergo, en el rock. Hizo historia.

Nació el 10 de marzo de 1950 en Villa General Mitre, su nombre completo era Norberto Aníbal Napolitano y era el tercer y último hijo de Carlos Napolitano y Ángeles Laise. Su hermano mayor, Carlos Napolitano Junior, falleció antes de que él nazca y esa tragedia hizo que la relación con su hermana, Liliana Napolitano, sea más unida. A los 14 años aprendió a tocar la guitarra y, un año después, formó su primera banda: “Los Buitres”, junto a su primo Miguel Ángel Laise (baterista).  Bandas profesionales integró un total de 6: “Los Abuelos de la Nada”, “Los Gatos”, “Aeroblues”, “Riff”, “Pappo Blues” y “Patrulla del Espacio”. Fallece la noche del 24 de febrero de 2005 a la edad de los 54 años en un accidente de tráfico en la Ruta 5, volviendo de la localidad de Exaltación de la Cruz, cuando manejando borracho con su hijo (Luciano Napolitano, quien también estaba ebrio), pierde el equilibrio de su moto Harley Davidson y es arrollado accidentalmente por Luciano, que iba detrás manejando su camioneta.

Millones de anécdotas se pueden contar sobre nuestro rocker más icónico. Como su relación con Maradona, cuyo manager (Jorge Cyterszpiler) era amigo de Pappo y aprovechando que vivían en el mismo barrio, el ´10´ de Argentinos Juniors de aquel entonces se acercaba hasta su casa para pedirle prestados los discos de Deep Purple.

O como cuando en 1985 integra la banda de rock brasilera “Patrulha Do Espaço” (Patrulla Del Espacio) junto a Junior Castello (brasileño, ex baterista de “Aeroblus”) donde escribe “Deus devorador” y “Olho animal”, dos canciones que luego serían éxitos de Riff.

Si se habla de sus pasos por el rock pesado internacional, no se puede obviar lo cerca que estuvo de integrar Motorhead. Lemmy Kilmister (1945-2015), ex líder de la banda de metal, expresó su aprecio por él: “Lo recuerdo como un buen tipo y un gran guitarrista. Estuvimos tocando un par de veces juntos antes de Motorhead, se podría haber quedado en la banda, quizás, pero recuerdo que tenía problemas con los papeles de migración”.

Hizo bien el metalero británico en recordar los inconvenientes de Pappo en Inglaterra. Para empezar, estuvo casado, y el matrimonio le duró solo 7 meses y medio. Además, le gustaba pelearse en los bares de Londres, como si  fuera una especie de clásico futbolístico Argentina vs Inglaterra. Cuenta Michel Peyronel (ex baterista de Riff) que una noche se encontraban en un pub londinense cuando entraron un grupo de “skinheads” (se rapan la cabeza o la mayor parte de ella y se identifican con la cultura original jamaiquina de los “rude boys” nacida en la década de los 60´). Al Carpo le generaban tanto rechazo que fue a pelear él solo contra el resto, obviamente, perdió. No obstante, lo llamativo de esta historia es que existieron hasta 3 rounds de este combate, ya que cuando se cansaban de pegarle, simplemente se paraba, iba al baño, se lavaba la cara y volvía al ring. La conclusión que sacó Peyronel de esta anécdota es que si te peleabas con Pappo, tenías que matarlo.

Por su actitud, su forma de ser, su rebeldía, su gran habilidad con la guitarra y su amor por la música, Pappo quedó grabado a fuego en la memoria y los corazones de todos los rockeros argentinos y, hoy en día, la música nacional lo extraña. Como decían sus fanáticos cuando lo despedían en el carro fúnebre una mañana del 25 de febrero del 2005: “No se va, Pappo no se va…”

Franco Janczewski, 2A, TM.