Respira la clase media: se implementó la modificación al impuesto a las ganancias

Este tributo se retiene a los trabajadores y fue modificado con el fin de dar un apoyo económico a la población e incentivar el consumo

La AFIP reglamentó cambios para el impuesto a las ganancias. Este tributo pasará a ser abonado por las personas que tengan un sueldo bruto a partir de los $150.000. Antes, el valor base de los sueldos de impuesto era de aproximadamente $75.000. Este cambio fue presentado por la titular de AFIP, Mercedes Marcó Del Pont, quien dijo lo siguiente: «Estamos firmando la reglamentación de la modificación del impuesto a las ganancias para la cuarta categoría de trabajadores en relación de dependencia».

Aclarando el detalle de la medida que comenzará este mes, Del Pont señaló: «ya no habrá retención en los sueldos de junio ni en el aguinaldo». Junto a esto, se agregaron y modificaron algunas de las deducciones posibles de dicho impuesto:

  • Se eliminó el tope de edad para la deducción de hijos con discapacidad y se duplicó el tope de los gastos que se pueden deducir por hijos con discapacidad pasando de $78.833 a $157.666.
  • Los jubilados deberán pagar el impuesto únicamente si cobran más de 8 haberes mínimos.
  • El personal de salud no deberá pagar el impuesto por horas extras y guardias, aunque esto solo es hasta el mes de septiembre.
  • Se podrá deducir a la pareja conviviente. Antes la única deducción posible en relación a esta situación era la del cónyuge.
  • Se podrán deducir gastos que se realicen en cursos de capacitación.
  • Se podrán deducir también gastos que provengan de herramientas para la educación de los hijos.
  • Los gastos de guardería para niños de hasta tres años podrán ser deducidos con un tope anual de $67.000.

Según la titular de AFIP: «Los cambios en el Impuesto a las Ganancias ofrecerán un importante estímulo al mercado interno que permite recomponer ingresos y apuntalar el consumo. La medida incrementa la capacidad de consumo de la clase media». Esto es un beneficio enorme para por lo menos 1.270.000 personas, ya que será un “respiro impositivo” en un año en el cual la economía sigue empeorando. En relación a las personas alcanzadas por el tributo, Del Pont afirmó: «solo uno de cada diez trabajadores en relación de dependencia se verá alcanzado por el impuesto».

Otra buena noticias para la clase media es que el dinero retenido entre enero y mayo será reintegrado. ¿De qué manera? En 5 cuotas mensuales de igual valor que comenzarán a abonarse en el mes de julio. Así lo explicó Del Pont: «empieza la devolución en cinco cuotas. Son 50 mil millones de pesos los que volverán al bolsillo de los trabajadores y jubilados para reimpulsar el consumo».

La ley en la cual están todas estas medidas es la Nroº27.617. En esta norma también aparecen otras modificaciones importantes. Una de ellas es el cambio en el patrimonio mínimo que se debe tener para estar obligado a presentar la declaración jurada sobre de bienes personales. Este monto pasará a ser de $2.500.000 con lo cual, según AFIP: «más de 200 mil trabajadores se verán eximidos de realizar la presentación de las declaraciones juradas informativas este año»

Junto con esta ley, la 27.618 también está destinada a la clase media. Esta incluye una modificación al régimen simplificado para pequeños contribuyentes, que son personas físicas que realicen venta de cosas muebles, obras, locaciones y/o prestaciones de servicios, incluida la actividad primaria; sociedades de hecho e irregulares que tengan un máximo de 3 socios; y personas físicas integrantes de cooperativas de trabajo. Del Pont resumió la medida de la siguiente manera: «El proyecto incorpora un beneficio, que es la suba de las categorías para dar mayor espacio para facturar con un alivio mayor para las categorías más bajas, como la A y B y añade otra arista, que es el programa de regularización que es casi como una moratoria con 60 cuotas y una tasa del 1,5 por ciento para los que se hayan pasado pueden volver».

La funcionaria también hizo referencia al dinero que se pondrá en juego con esta medida: «los monotributistas que hayan pagado van a tener una reimputación de las diferencias que afrontaron, que implica que se van a liberar unos 20 mil millones de pesos adicionales para llevar alivio a otro sector de la clase media».

La intención de las medidas es ayudar a un sector golpeado con la suba de impuestos. El escenario de pandemia es muy duro para las PYME. Estas medidas intentaran aliviar la presión y salir a flote.

 

Maximiliano Bayonne