Una película macabra

El aterrador e insólito vídeo que circuló esta semana en el que aparecen individuos encapuchados acusando a policías agrega más inquietud en una problemática creciente, la de la inseguridad

Esta semana circuló un vídeo en el cual aparecen cuatro hombres vestidos con uniformes de la policía metropolitana y fuertemente armados. La gran paradoja: dicen ser delincuentes y se adjudican el robo a un banco en General Rodríguez, el pasado 18 de septiembre. Sin embargo, ése no sería el factor desencadenante de dicho video. Al parecer, la mujer de uno de los integrantes de la filmación se encuentra detenida como consecuencia del hecho. Además, uno de los hombres hace gran énfasis en un dato y afirma: “Este vídeo es para que lo vean todos los fiscales judiciales y policiales”.
El vídeo fue enviado directamente a la Unidad Funcional de Instrucción N° 9 de General Rodríguez, la cual se encuentra a cargo de Alejandra Rodríguez. La principal acusación por parte de los delincuentes es que la zona no se encontraba totalmente liberada, como habían acordado supuestamente. “Qué, ¿porque no te di los 200 mil pesos que vos me liberaras la zona para que yo robe ese banco, ahora engarronás a mi familia y a gente que no tiene nada que ver?”, amplía el principal partícipe del grupo. Según informan, la policía abrió fuego ante el escape de los delincuentes, quienes devolvieron por la misma vía, y por lo cual los malvivientes no habrían pagado los mencionados 200.000 pesos.
No se guardaron nada. Hasta se atrevieron a pedir que el presidente Mauricio Macri mirara el vídeo. La impactante confianza con la cual se desenvolvía frente a la cámara el líder de la banda lo llevó incluso a identificarse como Matías Maximiliano Milatich. Y mientras jugueteaba con sus armas de alto calibre, desafío a todos. “Que nos vengan a buscar. Saben dónde estamos y quiénes somos. Que vengan”, culminó.
De más está decir que lo sucedido preocupa a la sociedad. La inseguridad crece a pasos agigantados y la policía pareciera favorecerla, cuando su función pide todo lo contrario. Tan sólo semanas atrás se debatía si el médico que mató a un ladrón en defensa personal había actuado bien o de manera desmedida. La semana pasada algo similar ocurrió cuando un carnicero embistió a otro delincuente con su automóvil. Hay gente que empieza a preferir actuar por mano propia, y el mismo vídeo podría reforzar aún más está preocupante alternativa.