Midsommar: una película de horror distinta sobre cultos y rituales paganos

La segunda película del director Ari Aster, estrenada hace un año, narra (exageradamente) los sucesos que ocurren en el festival del solsticio de verano sueco. (SPOILER ALERT).

Póster publicitario de la película.

Primero lo primero: ¿Qué es el paganismo? Se lo considera como un grupo de personas que adoran a dioses que, desde la perspectiva de las tres religiones más grandes y monoteístas, son asumidos como falsos. Y como es sabido, la religión nórdica es politeísta y pensada como una mitología.

El midsommar es una festividad de estos pueblos escandinavos que dura una semana, donde se celebra la llegada del verano. Es realizado desde el 20 al 26 de junio, jornadas en las cuales en el hemisferio norte se dan los días más largos. Visto este contexto, no sorprende, pero sí llama la atención, que siendo una película de terror (o en realidad de horror) Midsommar haya sido filmada y dirigida casi en su totalidad de día. Además, Ari Aster no buscó generar terror en base a screamers o saltos, sino que la finalidad de la película es perturbar psicológicamente a quien la vea, hacerlo sentir en una postura de incomodidad e incertidumbre constante.

(AHORA SÍ, SPOILERS).

El film muestra una trama dentro de otra. Por encima del culto y los rituales satánicos que son vistos en la secta sueca, hay una historia de desamor. Dani (Florence Pugh) en el inicio de la película sufre la trágica pérdida de su familia por el suicidio de su hermana, quien llenó su casa con monóxido de carbono, matando también a sus padres. A su pareja, Christian (Jack Reynor), se lo notaba distante emocionalmente en la relación, y sin saber cómo actuar ante esta situación. En pleno duelo de su familia, él le cuenta a Dani que, junto con su grupo de amigos, se irán de viaje a Suecia a un festival de la comarca de uno de ellos (Pelle). Christian, por primera vez empatizando con su pareja, la invita a viajar al Midsommar con ellos. 

Entrada de Hårga en la película, representada como un sol.

Una vez que todo el grupo llega a esta comuna ancestral, Hårga, en la provincia sueca de Hälsingland (este lugar existe realmente y es donde se realiza el Midsommar original), se dan cuenta poco a poco que lo que sucede ahí no es normal. Sacrificios, suicidios, rituales sexuales e integrantes del grupo desaparecidos son solo algunas cosas que ocurren en esa secta.

Trailer oficial de la película. (https://www.youtube.com/watch?v=1Vnghdsjmd0)

Con dos horas y casi veinte minutos de duración, Midsommar es una película producida por la empresa cinematográfica «A24» que apuesta con un género que no es muy visto en otras de su especie. Es original, es atrapante y sobre todo, muy psicológica y empática, más allá del extrañamiento que provoca un submundo tan particular y raro como lo es una secta.

Lautaro Tiburzio. 2° A T.M.