La preocupación de Gonzalo Carou por los Juegos Olímpicos y el coronavirus

El capitán de la Selección Argentina de handball cuenta su experiencia ante la crisis sanitaria

Gonzalo Carou en el seleccionado argentino de handball

Gonzalo Matías Carou, capitán del seleccionado argentino de handball, manifiesta su intranquilidad por el avance del COVID-19 en el mundo, y por posibles cambios en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, que puede llegar a afectar su participación en dicho evento.

Por la pandemia de coronavirus, varias competencias deportivas tuvieron que postergar sus actividades de manera obligatoria. En el caso de los Juegos Olímpicos de Tokio, se confirmó que finalmente se realizarán desde el 23 de julio del 2021. Aunque es una recomendación de la Organización Mundial de la Salud, varios atletas manifestaron que no pueden entrenar como corresponde por la falta de espacio y elementos en sus hogares; por este tipo de cambios, muchos creen que no van a lograr el rendimiento que requiere cualquier nivel de competencia de esta calibre. En el caso de Carou, no solo atraviesa los mismos inconvenientes que sus pares, porque teme que las olimpíadas cambien de fecha nuevamente, y que su edad no le permita participar. «Hay que ir mirando día a día. Ayer se habían reunido desde el COI y me dijeron que no ven problemas para hacerlo en fecha. Sobre todo, a mi edad, porque tengo 40 años, pero solo hay que entrenar y ponerse en la cabeza que se van a realizar en la fecha pautada. Y, si pasa cualquier cosa, hay que estar preparado para la ampliación del tiempo”, expresó.

El pivot actualmente es jugador del Ademar León, de España, y nuevamente se encuentra bajo el aislamiento obligatorio debido a que uno de sus compañeros puede ser positivo de COVID-19. Aunque todavía no se conoce el resultado del hisopado, por precaución tiene que estar en cuarentena, pero no está conforme con la idea: «Por ahora, en principio dijeron que es solo por 15 días. Pasó una semana desde que tomamos esta medida. Nos dieron una rutina de entrenamiento, nos pidieron que estemos todos aislados. Es una hora y media de trabajo, que se hace bastante aburrida y monótona», dijo.

Aunque su foco está puesto en el rendimiento deportivo, le preocupa el bienestar de sus seres queridos que viven en Argentina. También admite que no es sencillo atravesar esta situación con tanta distancia de por medio, pero gracias a la tecnología puede estar en contacto diariamente. «Todos en Europa estamos viviendo la misma situación. Nos pasamos contando las horas para que pase todo en Argentina. Como se pensaba en un momento acá también, ‘no va a llegar, ‘va a llegar tarde’. Miramos mucho Argentina, por la cantidad de amigos, padres. Estamos al tanto y dando recomendaciones para ser conscientes de lo que va a pasar ahí», asegura.

 

Carou, luciendo la camiseta de Ademar León


En la actualidad, en España está bajando la cantidad de contagios, aunque no es una tarea sencilla: de a poco la gente va retomando sus actividades cotidianas, si bien muchos especialistas consideran que es muy pronto volver a la normalidad por la gran cantidad de fallecidos que sufrieron en dicho país. El capitán de Los Gladiadores comenta cómo vivió el comienzo de esta pandemia: «En España se veía venir, se venía advirtiendo del cierre de fronteras, que cerraban escuelas y zonas públicas. Se permitió un acto masivo en Madrid y nosotros jugamos la Copa del Rey también en esa fecha. Estábamos jugando y nos decían ‘en dos días no vas a poder salir de tu casa, una vergüenza’”.

La incomodidad de Carou apunta especialmente a cómo se llevan a cabo los entrenamientos de manera online, cómo las autoridades de España permitieron realizar eventos en plena pandemia, y principalmente en el hecho de pasar la cuarentena preocupado por su familia. Aunque la situación es difícil, sigue sosteniendo el optimismo característico de los capitanes. “Esperemos que el buen tiempo en Argentina dure y no haya contagios», concluyó.

Nicole Mariana Monjes