Inglaterra le dio una lección a Los Pumas

Los dirigidos por Mario Ledesma, cayeron por 39-10 en la tercera fecha de la fase de grupos del mundial y quedaron eliminados, sin ninguna chance.

Inglaterra mostró toda su jerarquía, venció 39 a 10 a Los Pumas y con la victoria de Francia sobre Tonga un rato más tarde el seleccionado argentino se despidió en primera ronda del Mundial disputado en Japón.

En el comienzo del partido, el juego fue muy disputado, con errores de los dos lados, aunque con una muestra de intento de dominar al rival. A los 6 minutos, luego de un penal, el apertura Benjamín Urdapilleta logró abrir el marcador para el seleccionado argentino y ponerlo 3-0 arriba. Más allá de la ventaja de Argentina, Inglaterra no se quedó atrás y en ocho minutos de partido, a través de un maul, Jonny May anotó el primer try del partido, aunque Farrel falló la patada y el marcador quedó 5-3.

Llegando a los 15 minutos, el árbitro frenó el partido porque los jugadores se trenzaron con golpes de puño, y fue llamado por quienes manejan el TMO (Televisión Match Official), quienes le mostraron un tackle no permitido en la cara de Tomas Lavanini a Owen Farrel. El juez no dudó en mostrarle la tarjeta roja directa, dejando al equipo argentino con un jugador menos a falta de mucho por jugar.

El encuentro se empezó a hacer deslucido, con un conjunto inglés desgastando a los Pumas, sin marcar algún tipo de ventaja, hasta que a los 35 minutos, Elliot Daly convirtió el segundo try, y nuevamente el apertura falló la conversión. Y como si eso ya fuese un mazazo terminando el primer tiempo Ben Youngs pudo romper la línea defensiva argentina, y anotó el tercer try inglés y por suerte para los dirigidos por Mario Ledesma Farrel erró de nuevo y el primer tiempo terminó 15 a 9 en favor del conjunto británico.

Ya en el inicio del segundo tiempo, los ingleses le dieron un golpe psicológico al seleccionado nacional marcando el cuarto try en manos de George Ford, y esta vez sí pudo marcar la conversión dejando el resultado en 22-3.

Con variantes, Mario Ledesma trató de revertir un resultado prácticamente imposible. Metió a Agustín Creevy (convirtiéndose en el Puma con más caps superando a Contempomi), pero no hubo manera, porque instantáneamente, el 10 inglés señaló un penal y estiró la ventaja tres puntos más arriba. Con  mucho amor propio, Argentina intentó achicar el resultado, pero Inglaterra manejó la pelota y los tiempos del partido como quiso. Apareció algo de la garra Puma, con una gran corrida de Carreras, cortando hacía adentro cediéndole el try a Moroni, quién apoyó debajo de los palos y con la conversión de Boffelli, el partido quedó 25-10, aunque muy lejos del juego inglés.

Llegando el final, a los 30 minutos, Jack Nowells, apoyó para el conjunto europeo y sumándole otra conversión de Farrell sentenció el partido. Como frutilla del postre, y para terminar el partido de la mejor manera, a los treinta y nueve Cowan- Dickie apoyó y Farrell anotó para sellar el 39-10 definitivo.

Los hinchas argentinos que se encontraban en las tribunas, aplaudieron la entrega de Los Pumas, que con un jugador menos casi todo el partido, siempre intentaron ir en busca del encuentro.

Con la derrota, Argentina necesitaba de un milagro para tener chances de clasificarse a la siguiente ronda: dos derrotas de Francia, y que el miércoles se le gane a Estados Unidos con punto bonus. Pero con la victoria de los franceses, el sueño del Mundial ya quedó atrás. “Hoy comenzó el próximo Mundial”, aseguró el entrenador del equipo albiceleste Mario Ledesma de cara al futuro.

Guido Davalle, 2° B, turno mañana.