“Los Juegos Olímpicos de la Juventud fueron una experiencia increíble”

Pirámide Invertida tuvo el agrado de poder hablar con Victoria Gauna, la pivot de la selección argentina de básquet 3×3 y también de Andes Talleres de Mendoza, sobre su reciente su participación en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

Gauna desde hace un tiempo se destaca por su talento en el básquetbol femenino nacional y apenas tiene 17 años. Su paso por Las Heras Básquet fue tan bueno que rápidamente la llamaron para que representara a nuestro país en el Mundial de básquet femenino Sub 17 que se desarrolló en Bielorrusia.
Anteriormente ganó la medalla de bronce en el Premundial para la categoría Sub 16 y participó en el primer campus femenino de Básquetbol Sin Fronteras en Bahamas, un evento reconocido mundialmente en el que trabajan conjuntamente la NBA, la FIBA y la empresa Nike y que abre una puerta para la WNBA, la liga más importante del mundo para el básquet femenino.
El básquet 3×3, la versión “callejera” del básquetbol tradicional, tuvo su lugar en los Juegos Olímpicos de la Juventud y se disputa desde la primera edición de estos Juegos, en Singapur 2010. Es una modalidad bastante nueva impulsada por la FIBA hace más de una década y que se presentará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 por primera vez para mayores. Particularmente, entre los espectadores de estos últimos Juegos, sobre todo argentinos, fue una de las disciplinas más llamativas y convocantes a lo largo de los 12 días de competencia.
En esta edición la selección femenina no pudo lograr el objetivo de llevarse una medalla. Cayó ante China y se despidió en los cuartos de final. El partido estuvo lleno de emociones e incluso las chicas argentinas que fueron abajo en el marcador en muchos pasajes del juego, pudieron conseguir el empate agónico y aumentaban las expectativas. Sin embargo, no les alcanzó y las asiáticas se impusieron 19 a 17 y dejaron sin premio a las chicas argentinas. Si bien no se pudieron colgar una presea, el reconocimiento y la difusión que tuvieron es mucho más importante y seguramente tendrán revancha en 2020 con la ayuda de esta increíble experiencia. A continuación, la palabra de Victoria Gauna sobre lo vivido en estos Juegos.
-¿Qué sensaciones te llevás de tu participación en los Juegos Olímpicos de la Juventud?
-Estoy muy contenta por haber participado en los Juegos Olímpicos, la verdad que fue una experiencia increíble tanto en lo deportivo como en lo social, en lo cultural y en general. Una experiencia única que nunca se repetirá.
¿Cómo viste al equipo en el torneo? ¿Que pensás que les faltó para llegar a una medalla?
-Nuestro objetivo como equipo en el torneo era dar la mejor versión del mismo, y obviamente a medida que iban pasando los partidos soñábamos un poco más con una medalla, es una pena que no se nos haya dado. Para el partido con China nos habíamos preparado bien, pero a ellas le entraron los tiros de afuera, a nosotras no y, en este formato de juego, eso es clave.
-¿En lo personal cómo crees que fue tu actuación en los Juegos?
-Mi objetivo en el torneo era cumplir el rol que necesitaba el equipo y lo pude lograr. Me sentí bien y quedé conforme con lo que pude aportar al equipo, más allá de eso lo importante es lo grupal y el rol que ocupa cada una.
Este año también jugaste el mundial Sub 17 de Bielorrusia. ¿Cuáles son las diferencias que notás entre un Mundial y los Juegos Olímpicos?
-Es muy diferente, aunque los dos sean importantes, los Juegos tienen otra cosa, compartís con otros atletas de diferentes países y también de tu mismo país. Además, tenes otras actividades para hacer, y que se haya realizado en Argentina suma mucho más.
-¿Qué te parece este formato del básquetbol 3×3?
-El 3×3 es muy dinámico e intenso a comparación del 5×5, está bueno porque hay mucho más espacio para jugar.
Tras su paso por los Juegos Olímpicos, Victoria regresa a la provincia de Mendoza para sumarse a su equipo, Andes Talleres para disputar en noviembre el cuadrangular final del torneo argentino de clubes Sub 17.

Autor: Sebastián Amaya.