Ciudad Emergente: el lado B del festival

Un lugar que reúne música, arte y gastronomía, y permite un "rebusque" a los vecinos en épocas de crisis

El viernes 14 de septiembre, Diego Santilli inauguró el festival Ciudad Emergente, ubicado en la Usina del Arte, donde apareció la música, el arte y la gastronomía. Pero, ¿cómo se las arreglan los vecinos de La Boca? Sándwiches, cuidacoches y hasta alquiler de baño, todo para ganarse un peso más.

Miles de personas se acercaron el último fin de semana, con alegría y ganas de ver a los artistas más emergentes del año. A falta de un partido de Boca Juniors, los vecinos del barrio tuvieron otro acontecimiento, y como para no perder la costumbre, aprovecharon para vender y sacar el extra de la semana. «La verdad que estas actividades que propone Larreta están buenas, siempre y cuando sean lejos de tu barrio por el caos de tránsito, pero a nosotros nos conviene, lo aprovechamos de tal forma que armamos muchos sándwiches de milanesa y con eso nos hacemos un mango de más”, aseguró Matías, un vecino de la avenida Almirante Brown que aprovechó para sumar un ingreso extra en esta época. Además, agregó: “en momentos de crisis la verdad que estás cosas nos ayudan. Lo mismo hacemos en los partidos de Boca, cuando juega de local”.

Pero no todo es alimento, porque compiten con los food trucks de adentro del pabellón gastronómico, sino que aprovecharon la situación para comenzar para alquilar un espacio muy necesario para quien concurrió a la actividad organizada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. “Sabíamos que este finde iba a estar el festival por lo que la bebida o comida para vender iba a estar difícil, porque es mucha la competencia. Así que decidimos alquilar el baño, sale 30 pesos por persona. Adentro están los baños químicos que no son muy higiénicos y los de mujeres explotan”, comentó Mary que vive en Benito Pérez Galdós al 200, es vecina desde hace 40 años. “Todo surgió el viernes, el primer día del evento, cuando unas chicas me pidieron si podían usar el baño porque no pudieron ir adentro. Les dije que sí y me dieron 100 pesos, así que hable con mi marido y el sábado temprano compramos un paquete grande de papel higiénico. A las 12 ya estaba funcionando”, agregó.

Sin embargo, siempre están aquellos que aprovechan la oportunidad para sacar un provecho. Los famosos trapitos hicieron su aparición y se llevaron la nota. Mucha bronca por la imposición de tener que pagar 150 pesos para dejar el auto a un par de cuadras. La policía hizo las conocidas contravenciones pero eso no impidió que siguieran cobrando en los alrededores. Un tema que se está trabajando desde la ciudad, ya que en todos los espectáculos y en las zonas de bares o restaurantes, siempre tienen su escena. “Es nuestro trabajo”, comentaron algunos, cuando muchos se negaban a pagar.

Un festival donde los artistas emergentes hacen su aparición, dónde son el centro de la escena, el rebusque de los vecinos tuvo su parte para superar este momento de crisis y conseguir un ingreso extra. ¿Qué se les ocurrirá en el superclásico?

Felipe Vitola