El rugby juvenil se prepara para los Juegos Olímpicos

El seleccionado argentino de Menores de 18 años masculino en Seven llevó a cabo una nueva concentración en el marco de su preparación para los Juegos de la Juventud, los cuáles se desarrollarán del 6 al 18 de octubre en Buenos Aires.

Los jóvenes tuvieron varias concentraciones hasta el momento, entre ellas dos viajes al exterior. En noviembre del 2017, visitaron a Sudáfrica y en mayo de este año viajaron a Francia, donde participaron de dos torneos de juego reducido con equipos extranjeros.

Respecto a esa oportunidad que se le presentó al seleccionado en Francia, Lucas Borges, entrenador del equipo, señaló que fue una gira muy importante porque lo que más le falta al equipo es competencia y por suerte pudieron concretar partidos que le sirvieron al seleccionado. También remarcó que ver a los jugadores en competencia permite hacer un análisis más detallado de lo que puede llegar a faltar y de las cosas que se están haciendo bien.

Otra de las concentraciones tuvo lugar entre el 17 y 19 de julio en las instalaciones del Club Atlético San Isidro en La Boya, lugar donde se jugarán los partidos de los JJ.OO. de la Juventud en octubre, y contó con la presencia de 16 jugadores.

“Esta concentración forma parte del esquema de preparación que armamos de cara a los YOGBA. Tenemos planificadas cinco concentraciones más antes de los Juegos y la idea es empezar a definir el plantel que va a participar del torneo.”, sostuvo Lucas Borges, entrenador del seleccionado argentino.

Entre los convocados para esta concentración, se destaca la presencia del tercera línea Bautista Pedemonte, quien participó del Mundial Juvenil de Menores de 20 años que tuvo lugar el mes pasado en Francia y en el cuál Argentina finalizó en la sexta posición.

“Pedemonte es un jugador con el cual habíamos trabajado antes de que sea seleccionado para el equipo de 15 con Los Pumitas. Hablamos con su entrenador y optamos por no convocarlo hasta que terminara su participación en el Mundial y ahora tendrá su oportunidad para mostrarse con el seleccionado de seven y seguir aprendiendo los detalles de esta modalidad que son distintos a los del 15”, analizó el entrenador sobre la inclusión del jugador santiagueño.

Siguiendo con las concentraciones, el elenco comandado por Lucas Borges y Diego Rodríguez tuvo tres días de suma intensidad, entre los cuales se destacaron partidos amistosos frente a los backs del seleccionado M-20.

“Estos tipos de partidos con chicos que tienen una mayor edad y experiencia nos dan un mejor rodaje y nos permiten poder hacer foco en distintos aspectos que queremos mejorar como el punto de contacto”, señaló Rodríguez, quien a su vez agregó que «nos venimos preparando hace tiempo y quedan las tres concentraciones más importantes en el mes de septiembre. Si bien tenemos un nivel razonable, las concentraciones que nos quedan van a ser fundamentales para llegar preparados en el mejor nivel a la competencia.”

Quien también dio su punto de vista sobre lo que fue esta concentración fue Tomas Vanni, jugador de Universitario de Tucumán, que destacó la amistad que existe dentro del plantel y la importancia de cada concentración. “Fue una concentración muy importante porque nos sirvió para medirnos con el M-20 y porque también sabemos que seguramente se defina el plantel tras la misma”. También mencionó que “con el correr del tiempo nos fuimos haciendo amigos con los chicos y creo que cada concentración se disfruta y se aprende muchísimo. Quedar en el plantel definitivo sería un orgullo para cualquiera de nosotros.”

Tras estos tres días de entrenamiento, los chicos volverán a reunirse los primeros días de septiembre en la Boya. Con la confirmación del plantel como gran interrogante, el elenco que dirigen Lucas Borges y Diego Rodríguez, está en la recta final de un proceso que comenzó hace tres años y que buscará llegar en a su punto cúlmine en la cita olímpica.

“En septiembre tenemos tres concentraciones, ya completando el mes, estando muy cerca de los Juegos. Y en octubre, el torneo olímpico. Queda muy poco. Tratamos que la última etapa antes de los Juegos sea la más cargada para que los chicos estén bien enfocados en lo que son los juegos”, agregó Rodríguez. A su vez, el entrenador argentino se refirió a cómo se desarrolla cada uno de los encuentros con el plantel: “Las concentraciones son muy buenas. Podemos hacer un poco de entrenamiento, un poco de partido, estar más que nada abocados a lo que es el seven, ya que estos chicos siempre juegan rugby de quince. Ya venimos hace bastante tiempo, casi tres años haciendo este tipo de concentraciones así que la adaptación es muy rápida”.

Concluyendo la nota, Borges, explicó cómo los jugadores empiezan a meterse en clima de competencia olímpica, sabiendo que el grupo se achicará antes del torneo: “Los chicos van sabiendo que ya falta menos tiempo para los Juegos, para una lista definitiva. Empieza a generarse una sana competencia, pero en fin, una competencia que ayuda a que los entrenamientos, los partidos que hagamos sean de mayor calidad, porque cada vez se hila más fino, cada vez hay menos jugadores convocados. Entonces que los Juegos estén más cerca genera un plus”.

Autor: Agustín Challiol, Segundo B, turno mañana.