Sebastián Prieto: “En Del Potro encontré la cabeza de un jugador Top”

El entrenador del tenista argentino dialogó con Pirámide Invertida y dejó conceptos sobre el 11° del ránking mundial.

El ex tenista profesional y actual entrenador de Juan Martín del Potro habló con Pirámide Invertida y detalles de su carrera como jugador y algunas intimidades de su relación con el tandilense.

– ¿Cómo fueron tus comienzos en el tenis?

– Yo empecé a jugar al tenis en el club AFALP (Asociación de Fomento Amigos de Lomas del Palomar). Cuando era chico hacía todos los deportes y de a poco me fui inclinando por el tenis porque era lo que mejor sabía hacer. Además en el club había un buen incentivo, una escuelita y torneos Interclubes. Ya a los 12 años me quedé con este deporte.

– ¿De qué manera analizás tu carrera como jugador? 

– Mi carrera como jugador creo que fue buena, sobre todo porque me permitió desarrollarme profesionalmente, trabajar y poder vivir de lo que a mí me gustaba. Lógicamente una vez retirado, a la distancia, veo que claramente me fue mejor en dobles y por eso los últimos años de mi carrera competí en este estilo. En singles mi mejor ranking fue 137, nunca llegué al Top 100 y creo que se dieron algunos ítems que hicieron que no me dedique a full al single. Igualmente creo que fue una buena carrera, estuve muchos años en el circuito, me permitió viajar, conocer el circuito por dentro, lo que me sirvió para ser entrenador. La he pasado muy bien.

– ¿Cuándo fue tu mejor momento tenístico?

– Tuve un par, de Junior, en una gira de 16 años me fue muy bien y gané varios torneos. Después haber estado en el equipo argentino de Copa Davis. En 1999 jugué una serie contra Venezuela, en el Grupo I, con Mariano Hood. Otros buenos momentos fueron en 1997, cuando gané algunos torneos Challengers. A nivel importante, llegar a semifinales en Montecarlo y ganar Stuttgart con Chucho Acassuso.

 

– ¿Con qué clase de jugador y persona te encontraste en Juan Martín del Potro?

– Con Juan Martín me encontré con una persona muy tranquila, relajada en el día a día pero enfocado, intenso y exigente consigo mismo a la hora de trabajar. Me parece que lo que vi en él es una forma de trabajar y una cabeza de un jugador Top.

– ¿Cómo hiciste para devolverle la motivación?

– El comienzo de recuperar su motivación partió de él, de ponerse objetivos, de formar un grupo de trabajo y lógicamente los buenos resultados ayudan a que esa motivación se sostenga. Él es la base de eso. Después, cada uno dentro del grupo de trabajo aporta su parte y se ocupa de lo que le corresponde para que todo el engranaje funcione.

– ¿Qué objetivos se plantean para el 2018?

– Mas allá de que fue un buen fin de año, desde el Us Open hasta acá creo que el objetivo es que él pueda estar físicamente sano y pueda competir el año entero en buena forma. Es importante la pretemporada que se viene ahora, para hacer una buena base para toda la temporada. Y a nivel resultado se va a dando con el correr de los meses; lo principal es que pueda jugar como el último tiempo, pero todo el año.

– ¿Cómo es tu relación con él?

– La verdad que la relación es muy buena, pero es cierto que esto es reciente y solamente tuvimos dos meses de trabajo. Arranqué con él en pleno New York, preparando el último Grand Slam del año y me fui incorporando y conociendo la interna día a día. Luego entrenamos en Buenos Aires una semana y viajamos para la última gira. Como te decía, lo veo como un jugador con una forma de trabajar de excelencia con una cabeza y tiros de elite. Estoy en un proceso de conocimiento más profundo, falta tiempo para que todo esté bien aceitado.

– ¿Qué metas te propones para tu futuro?

– No tengo metas a largo plazo. Siempre intenté enfocarme en el trabajo diario, en lo más inmediato, con el jugador que estoy trabajando. De esa forma hasta el día de hoy me sentido cómodo. Mi objetivo, en este momento, es lograr que Juan Martín esté lo mejor que pueda, que compita a su máximo nivel y acompañarlo. En el futuro se verá; esto es día a día, programando y armando. En lo cercano habrá giras, entrenamientos y planificación. En lo personal no tengo objetivos a largo plazo.

  Por Lautaro Chade.