Pablo Zaffaroni, listo para dar el salto

El entrerriano de apenas 16 años es una de las promesas del salto con garrocha nacional para los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

Pasaron los Juegos Sudamericanos de la Juventud en Santiago de Chile y la Argentina volvió con la mochila cargada de buenas impresiones pensando en lo que serán los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018. Una de esas esperanzas la sembró Pablo Zaffaroni, un adolescente nacido hace dieciséis años en Concepción del Uruguay.

Pablo es un diamante en bruto que tiene el deporte argentino en el salto con garrocha, un deporte al que llegó después de un traumático momento en su infancia: “En el salto con garrocha ingresé después de la gimnasia artística. Practiqué siete años y también llegué a nivel internacional, pero tuve que dejarla porque sufrí unas fracturas en el esternón y en el pie. Después cuando empecé a hacer gimnasia en el colegio, mi profesora me llevó a hacer atletismo, pero como movía bien el cuerpo me puso directamente en salto con garrocha”, cuenta el campeón Sudamericano en Chile, dejando en claro que es un dotado para las actividades físicas.

Los Sudamericanos en Santiago serán para siempre una experiencia inolvidable para el garrochista argentino, porque los 4.90 metros que sobrepasó para hacerse con la medalla dorada parecen ser el inicio de algo grande.

¿Cuáles son los sentimientos luego de la estadía en Chile? ¿Cómo sigue tu actividad ahora?

Feliz, me siento muy bien y contento. Ahora tengo varios torneos para clasificar a los Juegos Olímpicos de la Juventud, que son mi principal objetivo. En eso vengo bien por el momento.

¿Cómo funciona el sistema clasificatorio para Buenos Aires 2018?

Son cupos por continente y en salto con garrocha América tiene solamente tres lugares porque no es en lo que más nos destacamos. Y dentro de esos tres, hoy estaría yendo porque estoy segundo en la sumatoria de puntos que dan los torneos más importantes.

Como explica Pablo, América no es terreno de fructíferos garrochistas, pero la Argentina puede ilusionarse con el adolescente que le cuenta a Pirámide Invertida los métodos de entrenamiento: “Yo practico con mi entrenadora actual, Patricia Lescano, quien además de prepararme en gimnasios de pesas o lugares que le sacamos a los de gimnasia artística, estuvo en los peores momentos”.

América no tiene más cupos de clasificación porque no tiene grandes garrochistas.¿En qué situación se encuentra la Argentina y qué lugar ocupás vos entre ellos?

Hemos tenido buenos garrochistas, pero hoy en día en garrocha solamente hay más grandes que yo, no es muy practicado. Y esos mayores tienen marcas similares a las mías.

Para cerrar, Zaffaroni, que ya es campeón nacional y ha hecho lo propio en varios certámentes europeos U20, sueña con ser olímpico alguna vez, y para eso hace expreso un pedido común de los deportistas amateurs: “Hace falta ayuda del Gobierno, ya que nosotros hacemos todo a pulmón. Ojalá ayude realizar Buenos Aires 2018”, concluye el  entrerriano que intentará seguir elevando su propia vara.

Por Paulo Recari