Un equipo maldito

La racha maldita que persigue al Benfica en cada final disputada luego de la salida del técnico mas ganador en la historia del conjunto portugues

El Sport Lisboa e Benfica, mejor conocido como Benfica, uno de los clubes más grandes de Portugal, ganador de todo lo que un club pueda llegar a ganar tanto en el ámbito nacional como internacional, sufre una «maldición» que lo tiene al maltraer desde los años 60.

El club hoy en día es reconocido por ser una de las mayores fabricas de talento internacional. Junto con el FC Porto, estos dos clubes se han convertido en una mina de oro a la hora de buscar futbolistas. James Rodríguez, David Luiz, Ángel Di María, Nemanja Matic, Falcao, Hulk, Nicolás Gaitán como para nombrar a algunos. Sin embargo, eso no es solo lo que mantiene a este enorme club portugués, que al mismo tiempo es uno de los equipos con más participaciones en los torneos europeos y uno de los únicos 4 equipos de la Península Ibérica en haber conquistado la Copa de Europa. Posee también el privilegio de ser equipo portugués con mejor ubicado en la Clasificación histórica de la Liga de Campeones de la UEFA, siendo el 8º. Todo esto lo convierte en uno de los mejores equipos a nivel europeo. No solo eso, salió campeón 36 veces de la Primeira Divisao (máximo ganador), 25 veces campeón de la Copa de Portugal (también máximo ganador) y 7 veces campeón de la Copa de la Liga de Portugal (obviamente, máximo ganador) y de la Supercopa de Portugal.

Pero no todo es color de rosa para el equipo dueño de Portugal, ya que está maldito hace mas de 50 años y contando. En la década de los sesenta, «Las Águilas» estaban pasando por su época dorada, siendo bicampeones de Europa, ganándole nada más y nada menos que al Barcelona, 3-2 en la final del 61, y al legendario Real Madrid de Alfredo Di Stefano y Ferenc Puskas por 4-2 en 1962, todo de la mano del entrenador luso Bela Guttman. A la siguiente temporada, el DT portugués pidió un aumento salarial, cosa que los directivos no toleraron y no solo se lo negaron, sino que lo despidieron de su cargo a lo que Guttman respondió: «Sin mí, el Benfica no ganara un título europeo en 100 años». En la mismísima próxima temporada, el Benfica iba a caer por 2-1 ante el Milan en la final de la Champions, dando comienzo a la maldición. Por ahora, el técnico tuvo razón, ya que el club es el equipo portugués con mayor cantidad de subcampeonatos en la Copa de Europa y la Copa de la UEFA, con 5 y 3 finales perdidas respectivamente. Ya van 9 torneos en los que el Benfica llega a la final y pierde, las más recientes de manera consecutiva en 2013 y 2014, por la Europa League ante el Chelsea y el Sevilla respectivamente.

Algo increíble que solo puede pasar en el maravilloso mundo del futbol. Un equipo que parecía que se iba a llevar al mundo por delante, hizo una (muy) mala decisión y termino con una maldición que, por ahora, lleva más de 50 años cumpliéndose. Solo el tiempo, y el Benfica, dirán si el mítico entrenador terminara teniendo la razón y que esta sequia de títulos internacionales durara 100 años.

Lautaro Escobedo, Tiago Ciale y Joaquín Vázquez