Un invierno que se tomó año sabático

La estación fría tuvo un 2017 muy atípico, con temperaturas más elevadas que lo normal: un promedio de 13,6 °C, según lo informó el SMN, que practica esta medición desde 1904

El cambio climático que sufrió el planeta en los últimos años no es ninguna novedad y esto se ve reflejado en las distintas ciudades alrededor del globo. Este último trimestre (meses de junio, julio y agosto), según el SMN (Servicio Meteorológico Nacional), se vivió el invierno más cálido en Buenos Aires, con un promedio de 13,6° C que superó el anterior récord, que fue en 1997 con 13,3° C. En cuanto a nivel nacional es el segundo más alto.

El calentamiento global hace muy variable el tipo de temperatura en todo el mundo. No es la excepción nuestro país, ya que en el año 2016 hubo más de un centenar de días seguidos sin que el clima superara los 20°C, mientras que en el presente año, 24 fueron los que superaron dicha cifra. Desde 2011 en la ciudad no hay temperatura menor a los 0°C. Mientras que el de 2015 fue de los inviernos más fríos.

La meteoróloga Cindy Fernández explicó: “Estos récords se deben a que hubo persistencia del viento norte, que es cálido y húmedo, proveniente de zonas tropicales. No hubo pasajes de frío que llegaran a cortar este viento, por lo tanto llegó por momentos incluso hasta la Patagonia”. En el mes de mayo, el Servicio Meteorológico Nacional ya había dado indicios de que este invierno iba a ser más cálido que de costumbre, aunque superó sin dudas las expectativas que se esperaban. “Se esperan temperaturas y lluvias por encima del promedio. Habrá pocos pasajes de frentes fríos”, contó Ignacio López Amorín, meteorólogo, hace más de tres meses.

Pirámide Invertida habló con las personas en la calle, que dieron miradas distintas sobre dicho tema. “A mí me gusta el clima así, salir con mucho frío te da fiaca a la mañana”, contó una adolescente mientras caminaba con unas amigas por Plaza Italia. “Esta temperatura hace referencia al calentamiento global y a cómo destruye la gente el planeta día a día, es una vergüenza”, comentó un señor de aproximadamente 40 años, en traje mientras salía de su oficina del trabajo. Por su parte, una señora mayor dijo: “Prefiero este ambiente cálido antes que mucho frío, pero esto no puede seguir así, espero que no se propague a lo largo de los años”.

Desde 1961, el clima promedio para esta época del año subió 2°C. Se afirma también que la temperatura media puede seguir subiendo a lo largo de los años, aunque tampoco se descarta que se vengan inviernos de mucho frío. No sólo en nuestro país se ve estos cambios, sino también alrededor
del globo. En Europa por ejemplo el pasado invierno fue de los más fríos de la historia, con mucha nieve y muchos aeropuertos cerrados, al igual que en los Estados Unidos y Canadá.

Lo mismo pasó en la Patagonia Argentina, ya que si bien la ola polar tardó más de lo normal en llegar, en algunas zonas fue más fuerte que de costumbre, haciendo casi imposible el arribo a las ciudades de San Carlos de Bariloche, El Bolsón, Esquel y San Martín de los Andes, entre otras, ya que las rutas y accesos estaban cerrados debido a la fuerte nevada que se vivió. Un estudiante del Círculo de Periodistas Deportivos de Buenos Aires lo describió: “En micro hacia El Bolsón uno tarda 24 horas, pero debido a que estaban las rutas cerradas tardé 40 horas en llegar hacia destino; la nieve complicó todo”, contó.

Para los próximos tres meses, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se esperan temperaturas y precipitaciones mayores a las normales, por lo que será una primavera muy lluviosa. En cuanto al el resto del país, las zonas de Cuyo, Noroeste Argentino y Litoral esperan temperaturas superiores al promedio para la época. Mientras que el centro del país y la Patagonia aguardan temperaturas normales, e incluso un poco por debajo de lo habitual.

Tomás García Catalini