Las rachas están para cortarse

La fecha en que se juega el clásico platense de rugby es lo primero que buscan los jugadores de San Luis y de La Plata cuando se sortea el fixture, para empezar a palpitar el gran choque. Esta vez, se dio en el debut del Top 12, el nuevo torneo de la URBA, donde el equipo de Altube se quedó con la victoria en un encuentro muy parejo en donde ambos equipos dieron todo de sí, no solo por los puntos, sino para poder quedarse con la gloria de haber conquistado el tan ansiado clásico.

 El cotejo comenzó con una primera etapa bastante áspera y la apertura del marcador vino por el lado del conjunto visitante. Luego de una tremenda jugada de sus backs, Facundo Barci llegó al in-goal.

San Luis no se quedó atrás y con la mente puesta al máximo en el partido, antes de los 20 minutos, respondió con dos penales convertidos por Felipe Campodónico y pasó a ganar por 6 a 5, y el local no se conformó y agrandó la distancia en el marcador con un try de Fileni y se puso 13 a 5 arriba. Pocos minutos después, un penal de Mercerat dejó el parcial en 13 a 8 antes de que los protagonistas se retiraran a los vestuarios.

En la segunda parte, San Luis comenzó con uno menos en cancha por la amonestación a Rodrigo Bruni. El canario no dejó pasar la oportunidad y en la primera jugada clara que tuvo forzó un try penal que dio vuelta el resultado.

Pero San Luis siguió intentando y con un enorme trabajo en equipo, reaccionó con sus forwards que forzaron faltas en su favor y que el pie de Felipe Campodónico no perdonó. De esa manera el encuentro finalizó 19-18 a favor del local, quien no ganaba en su cancha desde 2001.

Estos equipos se enfrentaron de manera oficial 53 veces con una supremacía por parte de La Plata Rugby Club de 30 victorias contra 18, y un total de 4 empates.

Se cumplen ya 45 años de su primer cruce, que se dio en 1972, más precisamente un 25 de junio en el campo de deportes del colegio San Luis.

Desde 2001 que San Luis no vencía de local a su clásico rival, y como dato anecdótico, aquella vez también, había sido el último partido de su ídolo y referente Alejandro Mamblona, Campeón en el 98 con el equipo Marista y hoy convertido en presidente del club y disfrutando el legado que le dejo a su hijo Juan Martin Mamblona. Esto fue una fiel demostración, que las rachas existen pero están para cortarse.