Un paseo de compras de tecnología: pese a las medidas, no bajan los precios

La eliminación, por parte del Gobierno, del arancel a los componentes para producir computadoras en el país, aún no logra el efecto deseado en los valores al consumidor

En el conurbano-sur, adquirir una computadora o una tablet a un precio razonable puede llegar a ser una odisea. Propietarios de locales minoristas e incluso de grandes cadenas expresaron que, a pesar de la eliminación de los aranceles de importación de PC, notebooks y tablets, pocos productos redujeron su valor y la medida no causó el efecto esperado para los consumidores.

Allá por el mes de febrero de este año, el Gobierno publicó el decreto 117/2017 que eliminó el arancel de 12% promedio para la importación de componentes para producir computadoras en el país, así como también el de 35% para la importación de notebooks, tablets y computadoras, que está en vigencia desde el 1º de abril. La eliminación del arancel del 35% incluyó a las computadoras terminadas, all in one y PC de escritorio, notebooks, netbooks y tablets, mientras que en el caso de partes de computadoras alcanzó a complementos de informática como impresoras, digitalizadoras y otros bienes tecnológicos como partes de LEDs o servidores. A pesar de estas bajas en el rubro de la informática, en el sur de nuestro conurbano, tanto en las grandes cadenas (como Garbarino o Frávega, entre otros), como en las casas de computación locales, la situación no cambió mucho y esto sigue motivando el cruce de muchos compradores de tecnología hacia Chile (especialmente en los meses de vacaciones o de fin de semanas largos, según una fuente de Aerolíneas Argentinas).

“En mi caso, los proveedores con los que trabajo son de Lanús y ellos traen los productos desde Chile, para luego venderlos al precio argentino. Como son importadores, hacen un negocio redondo y nosotros vendemos a los precios que ellos marcan, pero esperemos cómo avanza el tema en el año” – informó Sergio, que tiene un local en pleno centro de Ezeiza.

Pero, ¿cómo esta situación afecta al consumidor? Pirámide Invertida se adentró en Frávega de Monte Grande y habló con los vendedores y también con los consumidores: “En lo que respecta a computadoras, ya no vendemos tanto como años anteriores. Pero en Smartphone sí, la gente renueva por varios motivos su celular. Ahora lo nuevo que están entrando son Iphones, después de seis años de ausencia de Apple en nuestro país, aunque los precios son “salados” y son solo para Claro, por el momento” (desde 15.000 pesos en adelante, de acuerdo a las especiaciones del equipo, y hay una gran notoriedad con los precios de USA, que, pese a la quita de aranceles, en nuestro país cuesta el doble obtener este Smartphone)– comentó el vendedor, con el típico tono de aquel que quiere convencer del bien o servicio que ofrece.

“Mi hija quería una computadora y vine a comprarle una. La verdad no sabía lo de la quita de importaciones, pero yo no noté ninguna diferencia en los precios», comentó una señora al salir del local con su hija. Pero esto es solo una punta del iceberg, ya que el país está parado en materia de consumo en varios sectores, aunque se pudo observar que varios optan por comprar, ya sea por comodidad o necesidad, en los sitios tradicionales, como lo es Frávega en su rubro y así los locales más modestos, por lo general quedan relegados en materia de competencia.