Una buena para los vecinos de Ituzaingó a los que les faltan cloacas

La importante localidad del oeste bonaerense sufre la falta de ese servicio desde hace años; la municipalidad empieza a saldar la deuda

En la localidad bonaerense de Ituzaingó se iniciaron hace ya varias semanas nuevas obras en las calles por la instalación de las cloacas, algo que los vecinos venían solicitando hace bastante tiempo.

Diferentes calles del municipio se encuentran cerradas al tránsito, producto de estas obras que llevará a cabo la empresa AySA (Aguas y Saneamientos Argentinos), que, a su vez, contrata a distintas empresas expertas en la colocación de cloacas y agua potable; una de ellas es APCO, situada en la calle Besares 4230, Ciudadela.

APCO está trabajando a lo largo de toda la calle Brandsen, que es una de las más frecuentadas en el municipio y de las más perjudicadas cuando hay varias tormentas, ya que se inunda rápidamente y afecta a las viviendas más cercanas. Estas obras, de más de 20 cuadras de extensión, estarán beneficiando a muchos hogares: “Es un servicio vital hoy en día el de las cloacas, como el agua potable y demás”, dijo Jorge, empleado que está trabajando en el sitio.

A través de varias entrevistas a los inmediatos beneficiados por estos trabajos, se pudo apreciar que, en varios casos, algunos vecinos tienen sus pozos llenos y hoy en día es muy costoso hacer uno nuevo, y que incluso llamar al camión atmosférico para que vaya a vaciarlo es demasiado oneroso (aproximadamente entre 500 y 1000 pesos). Pero los más preocupante fue que en algunos casos se llegó al punto de echar todos los desechos a la calle. “Lo normal en estos casos de no tener cloacas, era que solamente el desagote de lavarropas y/o de la cocina llegase a la calle, pero últimamente algunos vecinos tiran todo”, declaró el encargado de la obra. Y agregó, emocionado: “Por suerte ya estamos terminando con los trabajos en este sector, con el cual se van a estar beneficiando aproximadamente a unas 2500 familias. Después otra empresa, cuando terminemos nosotros, vendrán y conectarán a los vecinos para comenzar a usar el servicio”.

Pirámide Invertida consultó con los vecinos respecto de las acusaciones de sus pares de tirar los desechos a la calle, pero obviamente lo negaron rotundamente. Por otro lado, muchos declararon estar contentos por los trabajos que se están llevando a cabo, pero a su vez, también hay quienes se quejan por los ruidos molestos de las maquinarias o por los problemas de tránsito, debido a que muchos colectivos deben desviarse hacia calles paralelas a las originales de sus respectivos recorridos, con el consecuente malestar a quienes buscan movilizarse con las diferentes alternativas de transportes públicos.

Los vecinos de zonas aledañas a la calle Brandsen se quejaron ante la municipalidad, a la que consultan cuándo va a llegar el servicio a sus calles, por lo que el encargado explicó: “Por ahora los trabajos son solamente en las calles principales, es decir, son por etapas; más adelante se harán otras zonas. Por el momento no tenemos la fecha en que se comenzarán con otras obras, pero en algunos sectores ya hemos marcado las calles para sólo empezar a romper”.

Si se unifican todas las obras en proceso dentro del municipio de Ituzaingó (calle Brandsen,Ratty, Bacacay) hay más de 5000 hogares beneficiados, y se espera que esa cifra se duplique en los próximos dos años.

Facundo Sotelo, Osmar Vallejos y Diego Oliva