La odisea de Comodoro Rivadavia

El drama de las inundaciones castigó como nunca a la ciudad patagónica: miles de evacuados y cuantiosos daños materiales, agravados por los saqueos; se tardará dos años en reconstruir todo

Los problemas en Comodoro Rivadavia no parecen tener fin. Desde hace ya varias semanas sufren serios inconvenientes con las lluvias que provocaron inundaciones: en un día llegaron a caer 55 milímetros de agua cuando habitualmente caen 60 milímetros anuales.

A raíz de esta catástrofe, la ciudad de Chubut está en una situación crítica. El intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, les pidió a sus vecinos que no salgan de sus casas por las intensas precipitaciones que ocasionaron daños materiales, el cierre de la ruta 3, más de dos mil casas destruidas, caminos alternativos cortados, grietas de 5 metros de profundidad en las calles y uniones vecinales con más de mil evacuados. “Si digo que dos mil casas quedaron destruidas por la lluvia y el barro, me parece que me quedo corto. Vimos cómo el agua tiraba paredes, partía el pavimento e incluso anoche tuvimos una mala noticia porque explotó el tanque de almacenamiento de agua en Rada Tilly, con lo cual habrá que dedicarse a eso también», explicó Mario Das Neves, gobernador de Chubut.

También agradeció “la solidaridad de todo el pueblo argentino e incluso de otros países como Paraguay, que puso a disposición su embajada, sumándose así a los cientos de anónimos y voluntarios que están en Comodoro Rivadavia, gracias a lo cual podemos decir que hasta ahora no ha habido una sola víctima fatal».

Pero esto no es todo. Un grupo de unas 30 personas se aprovechó de esta difícil situación y saqueó en los últimos días varios comercios de la ciudad, como también hogares que han sido abandonados, en medio del colapso urbano por el histórico temporal que azotó a la provincia. “Necesito ayuda, tengo un niño especial y mi marido está operado de hernia, hizo fuerza y se le abrió. Estoy sola. Perdimos comida, perdimos todo. Encima los chorros me robaron mi tele, lo sacaron de acá y se llevaron mi dinero. No me dejaron ni las monedas. No doy más, necesito ayuda, un camión, una máquina, gente que me ayude, palas», declaró Sonia Cadin Paredes, habitante del lugar.

No es la primera vez que esta ciudad sufre una inundación así. El 14 de enero de 2014, durante la madrugada, se produjo un violento temporal de lluvia y granizo que causó varios destrozos en la zona. El Servicio Meteorológico Nacional informaba precipitaciones de 100 milímetros sobre la ciudad petrolera. Aquel fuerte temporal dejó un saldo de 50 viviendas dañadas, muchas de ellas quedaron derrumbadas y dos terminaron totalmente arrasadas por el agua. Además de los vehículos que se perdieron por la fuerte corriente y los cortes de luz que obligaron a muchas personas a tener que ser evacuadas por el alto riesgo en la zona.

Se estima que para reconstruir lo perdido se va a tardar aproximadamente dos años. Hay empresas que se solidarizaron ante esta situación. Un ejemplo es la Fundación del Banco de la Provincia de Chubut, que aportará cinco millones de pesos para arreglar las escuelas y también les otorgará a las personas que perdieron sus casas un crédito de 100 mil pesos.

Fernando Mariotti, Lucio Castelli y Marcos Segovia