«El nivel del vóleibol bajó mucho en los últimos años»

Vanina Domke, ex central histórica de River Plate y actual entrenadora del equipo femenino Sub 21 de vóleibol de GEBA, dialogó con Pirámide Invertida acerca de la actualidad de ese deporte en nuestro país y de su nuevo rol. Domke vistió por 12 años la camiseta del «millonario», y ahora se encuentra trabajando como entrenadora. 
 
¿Cles son las diferencias que notás en el vóley femenino de tu etapa de jugadora y ahora como entrenadora? 
-El nivel del vóleibol bajó mucho en los últimos años. La calidad de los entrenamientos y la cantidad de horas en relación a 20 años atrás es muy distinta.  
 
¿Qué cosas de tu carrera desarrollada dentro de la cancha te sirven hoy en día para la enseñanza? 
-Las experiencias dentro la cancha me facilitan a la hora de entender a las jugadoras cuando pasan por momentos críticos. Trato de transmitirles tranquilidad cuando están nerviosas. 
 
¿Cómo ves organizado y posicionado al vóley femenino en el país? 
-Se trabajó mucho años atrás para que Argentina esté donde está hoy en día. De a poco se le está dando la importancia necesaria desde la dirigencia y la ayuda y el compromiso se notan ya que los resultados están siendo positivos. Argentina participó de los Juegos Olímpicos y eso fue fundamental. 
 
¿Qué te parece el desarrollo del Torneo Metropolitano? 
-Es un torneo muy largo y muy desgastante para todos. Primero juegan todos contra todos, después los primeros 8 juegan ida y vuelta todos contra todos. De ahí salen los equipos para jugar los play off para ascender, o los play out, para el descenso. Es una planificación muy larga.  
 
Desde tu cargo, ¿Cuáles aspectos valorás y pensás que tiene que tener una jugadora? 
-Tiene que tener responsabilidad en los entrenamientos y tambiéne en el día previo al partido. Tiene que cuidarse desde lo físico para poder rendir al 100%, comer bien. Tener compromiso con el club, con la camiseta, con la entrenadora y con sus compañeras. Lealtad a lo que hace. Debe amar el deporte. Ser fiel. 
 
¿Qué se disfruta más? ¿ser jugadora o entrenadora? 
-Son etapas distintas pero se extraña jugar. Mi vida pasó por la cancha de vóley. Durante 12 años entrené por las mañanas en River. Se extraña eso. Lo tomábamos muy en serio. Teníamos un viático que nos permitía cubrir nuestros gastos. El resto era mucho amor.