Una idea ambiciosa para la Villa 31

El proyecto de urbanización del asentamiento lindero con las estaciones ferroviarias de Retiro contempla una inversión de $ 6.000 millones; qué es lo que se piensa hacer y qué opinan los vecinos

El proyecto de urbanización de las villas surgió gracias a un trabajo que realizaron los investigadores de la facultad de arquitectura, diseño y urbanización de la ciudad. Se va a invertir $ 6.000 millones en las villas 31 y 31 bis; la mayor parte del presupuesto que se utilizará saldrá de la venta de parcelas del terreno del Tiro Federal de Núñez, lo demás se financiará con préstamos internacionales que negociará el gobierno de la ciudad de buenos aires.

Para las villas que se encuentran en Retiro este es un gran comienzo. Alrededor de 1200 casas se construirán en un predio de 8 hectáreas que se le comprará a YPF, y también se piensa en edificar allí la nueva sede del Ministerio de Educación.

Este dinero se utilizará para la mejora de viviendas, construcción de nuevas, como también de iglesias, comedores, bibliotecas, escuelas, calles, plazas, parques, centro de deportes y salud. También se implementarían las instalaciones para líneas de teléfono, redes de luz, agua, gas y cloacas.

Se espera que este proyecto tarde en concretarse más de dos años. Los nuevos hogares van a ser destinados a las familias que hoy se encuentran viviendo debajo de la autopista Illia, el cual quedará liberado. También se les dará un título de propiedad a los habitantes al finalizar la construcción, pero los propietarios de las viviendas que se estrenarán o de las que se repararán deberán abonarlas con créditos blandos del Instituto de la Vivienda y del Banco Ciudad.

La urbanización renovará unos 26 espacios públicos que se encuentran dentro de la villa, como canchas (que se utilizarán para realizar distintos deportes), plazas y playones, con otra idea que es sumar un parque a la altura de la autopista Illia. Dentro de la renovación que se quiere hacer se incluye el Centro de Salud 23 y un centro de atención nuevo, donde todos los vecinos podrán ser atendidos.

Se construirá además un nuevo polo educativo que se llamara «María Elena Walsh», donde estará la sede Del Ministerio de educación, un establecimiento escolar de nivel inicial, primaria y un centro para adultos. Pero eso no es todo: se piensa en construir dentro de la villa otra escuela también con nivel inicial y primaria, y se le sumará un centro que se le denominara «Terminá la secundaria».

Este proyecto se presentó el 3 de diciembre de 2009. La Legislatura porteña sancionó por unanimidad la Ley de Urbanización del Polígono Villas 31 y 31 bis y aprobó la ley para resolver el pedido de radicación de las 28 mil personas que habitaban en ese momento en el barrio. Pese a que se realizaron algunos trabajos de mejoramiento, el Gobierno de la Ciudad no avanzó en su urbanización: la falta de relación con el gobierno nacional de ese momento imposibilitó la transferencia de los terrenos.

De esta manera se planea mejorar la vida de los habitantes y que haya una inclusión social y urbana del barrio en la ciudad. Logrando que todos los vecinos tengan los mismos derechos y obligaciones que el resto de los ciudadanos. Para llevarlo a cabo se necesita la unión de los vecinos, ayuda del gobierno nacional y la cooperación de los profesionales.

Pirámide Invertida habló con gente de la zona para saber qué opinan sobre este proyecto. “Estoy a favor de esta urbanización -dijo uno de ellos- porque todos tienen los mismos derechos que cualquier ciudadano de tener una casa digna con redes de gas, agua, luz y cloacas. El gobierno es el encargado de velar que cada vivienda esté en esas condiciones. Es una lástima que actúen en consecuencia, una vez que estas personas ya ocuparon espacios públicos. No se dan cuentan de que de esa manera dan un mensaje de que solo van a tomar cartas en el asunto cuando las personas tomen espacios públicos. Que esa es la manera en la cual van a poder tener una casa digna. Pero no es necesario llegar hasta esa instancia”.

Por Yanina Díaz, Marianela González, Micaela Pérez y Micaela Romero