Maldición o carácter

Chile venció nuevamente desde el punto penal a la selección albiceleste y es el bicampeón continental.

En menos de un año estas dos selecciones se volvieron a ver la cara en una final de copa américa, la cita esta vez era en territorio norteamericano, Argentina llegaba mostrando buen futbol durante el certamen, eliminando al equipo local en semifinales y con la sed de revancha ante ¨la roja¨ por lo ocurrido en Santiago en 2015, los dirigidos por Pizzi, a su vez, mostrando su chapa de campeones, lograron mantener un gran juego colectivo que fue prosperando con cada partido. Si bien el ambiente que se palpitaba en el Metlife Arena de Nueva Jersey era un tanto de desquite, los dirigidos por el ¨tata¨ Martino, tenían en su memoria las imágenes de escozor de dos finales de gran importancia seguidas sin levantar los brazos como campeones. Una generación de jugadores sobresalientes a nivel internacional llevaba consigo méritos de gloria que se esfumaban cada vez que presenciaban ante sí una final.

Ante más de 82.000 espectadores y como un espejo de hace un año, el encuentro fue cerrado; mucha intensidad pero pocas opciones de gol se vieron en esta final, la más clara del partido fue para Argentina, Gonzalo Higuain tras distracción de Medel logro quedar solo frente a la portería de bravo y tras picarla la dirección no fue precisamente la línea de gol. Lo anterior plasmo en la retina de todos los argentinos las ocasiones erradas por este mismo jugador en Brasil 2014 y Chile 2015, las premoniciones se hacían presentes y no traían consigo buenas noticias para el final .

120 minutos empatados enviaban la definición desde los 12 pasos, Romero atajo el cobro de Vidal, Messi erro y Biglia lo mando a las manos de Bravo. Francisco Silva al convertir dio paso para el grito de alegría chileno y también para la decepción Argentina que por destinos inciertos no logra terminar con la sequía de títulos

RAFAEL BAUTISTA 2. T.T