Locura en Brasil: los hinchas de Gremio rompieron la cabina del VAR

Los hechos de violencia no son dominio de un país o de un continente. Uno de los momentos más tensos del fin de semana en el mundo del fútbol se vivió en Brasil, donde los hinchas de Gremio protagonizaron un escándalo.

Palmeiras le ganó 3 a 1 al Tricolor en Porto Alegre, en un partido donde los visitantes, que jugarán la final de la Copa Libertadores ante Flamengo, lograron un triunfo importante por la fecha 29 del Brasileirao.

El argentino Walter Kannemann, uno de los referentes históricos del plantel, fue titular y jugó todo el partido.

El ‘Verdao’ está segundo, a 10 del líder Atlético Mineiro, mientras que Gremio se ubica en el puesto 19, anteúltimo y en zona de descenso. Lejos quedaron aquellos años en los que los de Porto Alegre peleaban la Copa Libertadores.

Además del pésimo momento futbolístico que atraviesa el equipo ahora dirige Vágner Mancini, los hechos de violencia llegaron con el partido terminado. Hinchas de Gremio ingresaron al campo de juego tras la derrota y destrozaron la cabina del VAR.

La derrota desató a los hinchas, que invadieron el césped, rompieron el material de varios fotógrafos y destrozaron la cabina del VAR. También tuvieron acceso al estacionamiento del estadio y se enfrentaron con la Brigada Militar. Tan pronto como terminó el partido, los fanáticos del tricolor ingresaron en la cancha y comenzaron a destruir todo cuanto tenían por delante. El plantel de Palmeiras huyó al vestuario por temor a agresiones, y el volante Raphael Veiga, elegido figura del partido, debió interrumpir la entrevista que estaba haciendo para correr y salvar su integridad.

El club se expone a severas sanciones si es que desde la Confederación Brasileña de Fútbol actúan en base al reglamento. La cabina del VAR es considerada parte de los elementos fundamentales para el fútbol profesional y se utiliza desde que se emplea la tecnología en la primera división de aquel país.

 

Ramiro Pérez Ghirardi

La llegada del VAR al fútbol argentino en 2022 ya despierta polémica

El arribo del VAR sigue sin una confirmación oficial, a pesar de que en varias oportunidades se aseguró una fecha para su implementación. A principios de 2019, Claudio Tapia, presidente de la AFA, adelantó su llegada. Por distintas razones, la posibilidad se fue diluyendo y se especula que su llegada será en 2022. 

El primer obstáculo para poner en funcionamiento del videoarbitraje fue la pandemia, que retrasó la capacitación requerida por FIFA y la IFAB para los árbitros argentinos. Solucionado este inconveniente, Federico Beligoy, Director Nacional del Arbitraje, declaró que estaba todo listo para la implementación del VAR. Pero aparecieron otras dos trabas que frenaron su llegada.

Los costos de su utilización y la infraestructura volvieron a retrasar el proyecto. A la mayoría de los clubes les resulta imposible el hecho de pagar más de medio millón de pesos por partido para su utilización. A su vez, son pocos los clubes que cuentan con fibra óptica para conectar las comunicaciones desde los estadios a las oficinas centrales del Predio de Ezeiza. 

La implementación del VAR en Argentina es una necesidad, teniendo en cuenta que la mayoría de las asociaciones del mundo cuentan con dicha tecnología. El fútbol nacional necesita que se concrete esa llegada para acostumbrarse a esta nueva modalidad. 

El mal momento del arbitraje argentino también apura el arribo del videoarbitraje. Las polémicas decisiones arbitrales en cada fecha ponen en evidencia la difícil situación de quienes dan las órdenes en cada partido. La tecnología sería una buena herramienta para que los árbitros puedan remediar sus errores y para que haya una mayor justicia en el fútbol.

Lautaro López Rivero, 2do. B TT.