El aporte solidario y extraordinario recaudó una gran cifra de dinero

El controversial aporte solidario y extraordinario logró recaudar un aproximado de 2.400 millones de dólares. El 74% de los ricos que debían pagar este impuesto fueron los que hicieron efectivo ese pago para que esta cifra pueda ser alcanzada. Se estima que alrededor de 10.000 personas pagaron el aporte. Este impuesto fue formado como idea en abril del 2020 y se aprobó en diciembre del mismo año. La intención del impuesto es reducir los daños económicos causados por la pandemia; así lo aclaró para Infobae Mercedes Marcó Del Pont: “La mayoría de los contribuyentes alcanzados por el Aporte solidario y extraordinario cumplieron con su obligación. Los recursos generados serán fundamentales para hacer frente a las urgencias sanitarias y económicas que nos impone la pandemia”.

A continuación, lo más importante y lo que hay tener en cuenta de este aporte, más conocido como impuesto a la riqueza o a las grandes fortunas.

Quienes debieron pagarlo: Las personas humanas y sucesiones indivisas residentes en el país por la totalidad de sus bienes en el país y en el exterior; y a las personas humanas y sucesiones indivisas no residentes, por la totalidad de sus bienes en el país. En ambos casos, la totalidad de los bienes debe superar los $200 millones.

Cuanto debieron pagar: El porcentaje que abonó cada uno de los alcanzados por el impuesto fue directamente proporcional a la cantidad de dinero que posee:

  • Quienes tienen entre $200 millones (M) y $300 M pagaron un 2%
  • Quienes poseen en su fortuna entre $300 M y $400 M abonaron 2,25%
  • Aquellos que tienen entre $400 M y $600 M pagaron 2,5%
  • Los tienen una fortuna valuada entre los $600 M y los $800 M abonaron 2,75%
  • Quienes poseen entre $800 M y $1500 M en su fortuna pagaron 3%
  • Los que tienen una fortuna entre los $1500 M y los $3000 M abonaron 3,25%
  • Aquellos que poseen más de $3000 M pagaron 3,5%

A que se destinará el dinero recaudado. Los millones conseguidos gracias al aporte deben ser repartidos, según la ley, de la siguiente manera:

  • 15% será destinado al Fondo de Integración Socio Urbana (FISU). Fondo que se enfoca en la mejora de la salud y de las condiciones habitacionales de los habitantes de los barrios populares.
  • 20% se destinará a la compra y/o elaboración de equipamiento médico, elementos de protección, medicamentos, vacunas y todo otro insumo crítico para la prevención y asistencia sanitaria.
  • Otro 20% será para subsidios a las micro, pequeñas y medianas empresas, con el principal objetivo de sostener el empleo y las remuneraciones de sus trabajadores.
  • Un 20% más va a ser destinado al programa integral de becas Progresar, gestionado en el ámbito del Ministerio de Educación.
  • El 25% restante será para programas y proyectos que apruebe la Secretaría de Energía de la Nación, de exploración, desarrollo y producción de gas natural, a través de Integración Energética Argentina S.A.; Integración Energética Argentina S.A. deberá reinvertir las utilidades provenientes de los mencionados proyectos, en nuevos proyectos de gas natural durante un plazo de no menos de diez años desde el inicio de vigencia del presente régimen.                             Gráfico que muestra el porcentaje que deben pagar los ricos según su fortuna en pesos.

Este aporte, más conocido como impuesto a la riqueza, fue una de las grandes polémicas que surgieron en el país en los últimos meses. Tal fue la polémica, que debido a la gran negativa que se había generado frente a los pagos la AFIP tuvo que extender al 16 de abril la fecha límite para la presentación de la declaración jurada y el pago del aporte. Este límite había sido establecido en un principio para el 30 de marzo. Además la AFIP confirmó que se podrá pagar un 20% del total antes del 28 de abril, y de ahí en adelante dividir lo restante en 5 pagos que se harían de forma mensual y consecutiva.

Entre los involucrados en la problemática de no querer pagar este impuesto se vio al jugador del Club Atlético Boca Juniors, Carlos Tévez, y a la familia del fallecido ídolo nacional Diego Armando Maradona. Estos, junto con más de 200 empresarios, presentaron un amparo en la justicia con el fin de no abonar el porcentaje que debían según el impuesto. La premisa con la cual estos amparos fueron promovidos fue la de que este aporte es “confiscatorio”. Mercedes Marcó Del Pont también habló sobre aquellos que no pagaron y que fueron a la justicia para no afrontar el impuesto: “sabíamos que muchos iban a litigar y otros que, directamente, no pagarían. A esos últimos ya los estamos fiscalizando para garantizar el cobro del aporte, que es lo que tenemos que hacer”.

                                                               El capitán de boca, uno de los que se niega a pagar.

Este tributo no es la solución de ninguno de los problemas del país. Argentina sigue con un índice de pobreza mayor al 42% y eso no va a cambiar. De todas formas, este aporte será de gran importancia. Los diferentes ámbitos a los que a estimula están pensados para poder darle una mejoría a la calidad de vida a la gente con menos recursos. También pretende dar una oportunidad a pequeños emprendedores que necesitan un empujón para seguir adelante y no caer ante una pandemia que azota tanto la salud como la economía.

El Frente de Todos presentará un proyecto para el impuesto a la riqueza

Los impulsores de esta iniciativa son Carlos Heller y Máximo Kirchner. Se presentará en la cámara baja durante el corriente mes. Se trata de un nuevo impuesto, destinado a quienes tengan declarado un patrimonio por más de 200 millones de pesos. El objetivo es recaudar 3 mil millones de dólares por única vez, para paliar la baja en los ingresos del gobierno nacional a causa de la crisis que atraviesa la economía por la pandemia.

Son alrededor de entre 11 y 12 mil personas que superan esa suma declarada en su patrimonio. Desde el gobierno sostienen y expresan que, quienes se vean afectados por esta medida, no vean esto como un impuesto sino como un aporte durante una situación excepcional que estamos transitando. Las tasas del tributo irían del 2 por ciento al 3,5 por ciento.

El Frente de Todos necesita acuerdos políticos para discutir este impuesto en el recinto. Es decir, no puede implementar un gravamen a la riqueza por un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU). Recordemos que el bloque oficialista alcanza los 119 integrantes, pero la licencia de José Ignacio De Mendiguren lo obliga a buscar 11 votos para iniciar la discusión.

La estrategia de la bancada del FdT tiene la mira puesta en hacer acuerdos con los dos interbloques provinciales, la izquierda –que tiene dos integrantes y ya presentó un proyecto sobre el impuesto a la riqueza–, y la diputada del Movimiento Popular Neuquino Alma Sapag.

El interbloque Federal para el Desarrollo –integrado por ex macristas y bloques provinciales– y el interbloque Federal –conformado por el lavagnista Consenso Federal, cordobeses y peronistas–, tienen 19 miembros, por lo cual su respaldo es central para la sanción del proyecto. No se descarta el apoyo por parte del bloque de Juntos por el Cambio.

 

El presidente Alberto Fernández recibió a Heller y a Máximo. También estuvo el Ministro de Economía, Martín Guzmán.

 

Carlos Heller afirmó sobre la iniciativa: “Es un aporte que harán los que más tienen para aliviar la situación de lo que menos tienen”. Además adhirió sobre este gravamen extraordinario: “La idea es generar los recursos que alivien la situación fiscal del Estado nacional, que está cruzada por el aumento de la demanda del gasto en función de la pandemia y de una caída notable, en la misma proporción, de los ingresos fiscales”.

El presidente de la Comisión de Presupuesto, minimizó las críticas sobre una supuesta discrecionalidad sin que se contemple el momento excepcional que atraviesa el país e indicó que no es posible enviar un borrador del Presupuesto 2020, como exigió la oposición, sin tener resuelta la negociación de la deuda. Además le recordó la fuerte crisis económica que se heredó en estos últimos 4 años.

Para poder lograr un acuerdo de todos los bloques tendrán influencia las negociaciones sobre cómo se hará la distribución de los recursos que se generen por este tributo. De hecho, la tratativa central está planteada en cómo se distribuirán esos recursos que en principio solo estaban destinados a salud y desarrollo social. Sin embargo desde la oposición quieren que se destine un porcentaje a apuntalar las pymes y el crecimiento productivo.

Otro tema clave es cómo afrontar una sesión con un proyecto de estas características, ya que hasta ahora solo se han tratado iniciativas consensuadas y muchos diputados de la oposición creen que en este caso se deberán buscar las alternativas para concretar una sesión presencial. Sin duda esta iniciativa impulsada por la bancada que conduce Máximo Kirchner trae a colación cierta discusión, aunque para el gobierno sería un impulso económico más que necesario.

 

Por Ciro Ruggera, 2° B Turno Noche.-