Si River es campeón ¿le hace un favor a Boca?

River Plate se encuentra en la cima de la tabla y no parece que vaya a perder su lugar. A falta de 5 fechas,  lo separan 6 puntos de su perseguidor inmediato que es talleres, con quien ya jugó y consiguió los tres puntos con un llamativo 2-0 con un jugador menos.

Tabla del torneo argentino. fuente: Promiedos.

El panorama del Xeneixe es distinto, se encuentra muy lejos de la punta, a 13 puntos, y está virtualmente sin chances de conseguir el primer puesto en este torneo. A pesar de esto, la mayor aspiración del club de La Boca es clasificar a la tan deseada Copa Libertadores.

Desde que entró en duda la clasificación de Boca Juniors a la copa, se comenzaron a fabricar caminos posibles para la entrada del club al torneo sudamericano. Los más importantes que surgieron, y los mas posibles, fueron: la obtención de la Copa Argentina, una competición que el Xeneixe ya gano 3 veces (una de ellas en el 69´), y además la tabla anual  que suma los puntos de la copa de la liga y del torneo actual.

Los que clasifican a la Libertadores gracias al torneo argentino son: el campeón de la copa de la liga (Colon), el campeón del torneo que está transcurriendo (hasta ahora River) y los tres primeros equipos de la tabla anual. El millonario se encuentra primero en la tabla anual mientras que el sabalero se encuentra cuarto, si esto continua de la misma manera, en su lugar se clasificarían el 2º que hasta hoy es Vélez, el 3º que es Talleres (también con chances en la Copa Argentina) y el 5º que es Boca.

Tabla anual del fútbol argentino. Fuente: Promiedos.

Así quedaría clasificado el club de La Ribera gracias a su eterno rival River Plate. Además, Boca, podría sumar chances de clasificarse si no gana la Copa argentina ya que si el vencedor de esta es Talleres, haría bajar más la clasificación en la tabla anual y esto generaría aun mas chances para un boca que quedaría muy golpeado en caso de no participar de la próxima Copa Libertadores.

Seis técnicos dejaron su cargo en el fútbol de Primera División

Los ciclos de los técnicos en el fútbol local no suelen ser muy largos, y la crítica está al pie del cañón cuando empiezan los resultados negativos. Esto, mezclado con una caída económica, un mercado de pases de bajo nivel y la impaciencia de la gente, desembocó en la desesperación de los dirigentes para conseguir resultados. Los puntos no llegaban y cada vez los rumores se extendían mas y mas sobre los técnicos, que fueron cayendo fecha a fecha.

Juan Antonio Pizzi, al irse de Racing, fue el primero en dejar su cargo. Un técnico que se sostuvo en el puesto a pesar de ser criticado desde el primer día. Haber perdido la Supercopa Argentina frente a River 5-0 marcó a fuego una duda que no cesó hasta que se despidió del club de Avellaneda.

Sergio Rondina, renunció a su cargo en Arsenal tras cosechar 5 puntos en 6 fechas. El Huevo logró devolver el club a primera en 2019 y llegó a jugar octavos de final de la Copa Sudamericana. A pesar de esto, los malos resultados en este torneo llevaron a que el DT tomara su boina, sus sacos y dijera adiós al club del Viaducto.

La salida de Miguel Ángel Russo de Boca tiene la particularidad de que el equipo venia cumpliendo con ciertos objetivos impuestos: eliminó a River por segunda vez consecutiva y, si no fuese por el VAR, habría pasado de fase en la Copa Libertadores. Lo que desencadenó en el despido del último DT campeón de la Libertadores con el club de La Ribera fue el bajísimo nivel  futbolístico y una racha de más de 15 partidos sin ganar.

Sebastián Méndez renunció a su cargo en Godoy Cruz luego de lograr solo 1 victoria en 7 fechas. El gallego no conseguía ni resultados ni buen fútbol, esto lo llevo a tomar su decisión luego de perder frente a Vélez Sarsfield.

La dupla técnica de Gimnasia ya no estará más al frente del Lobo. Martini y Messera dejan el conjunto platense tras un ciclo repleto de críticas. Este caso es parecido al de Pizzi, con críticas desde el comienzo y con una dirigencia que no los apoyo de forma incondicional ni mucho menos.

Por último, Gustavo Coleoni terminó su segundo paso por Central Córdoba tras perder frente a Rosario Central. El Sapito tuvo dificultades para sumar en el torneo y a los dirigentes no les tembló el pulso. A pesar de haber sido quien llevó al Ferroviario a primera, Coleoni tuvo que dejar su cargo.

Para Román: con efecto, Sebastián…

Horas antes de que Juan Román Riquelme cumpliera 43 años, su hermano Sebastián se adelantó a todos y le hizo el primer regalo. Convirtió un golazo de tiro libre –sello habitual del ex 10 Xeneize- y le dio el empate a Atlanta sobre el final del encuentro frente a Tigre, en Victoria. Fue 1 a 1 por la fecha 13, en la zona A de la Primera Nacional.

El 24 de junio de cada año es un día especial. Además del cumpleaños del astro argentino, Lionel Messi, también es el festejo del nacimiento del vicepresidente y máximo ídolo de Boca.

Un joven Lionel Messi junto a Juan Román Riquelme en la Selección Argentina.

Cuando alguien cumple años comienzan las dudas sobre qué regalo hacer, al parecer no fue el caso del hermano de Román, quien lo emuló con su pegada al ángulo y le dio un excelente presente para festejar.

 

LUCAS NAHUEL MOSCHITTA

La puerta del terror

El 23 de junio de 1968 quedó marcado en la historia de todos los argentinos amantes del futbol, ya que ocurrió la mayor tragedia del futbol argentino. Ese fatídico día se jugaba el superclásico River – Boca y al finalizar el partido, se produjo un amontonamiento de personas en la Puerta 12 (hoy en día es la puerta L, que casualmente es la decimosegunda letra del abecedario) que terminó con la vida de 71 de ellas a causa de asfixia y golpes y dejó un total de 113 heridos.

El encuentro era por la 17ma fecha del Campeonato Metropolitano de 1968, en un estadio Monumental lleno de gente (se estima que había un total de 91.000 hinchas), que terminó 0-0 y con una perlita, ya que el encuentro empezó con demoras debido a una broma de Ángel Rojas a Amadeo Carrizo: le había robado su clásica boina y éste último se reusaba a jugar, ya que era su cábala.

Varias fueron las hipótesis de lo que pudo haber sucedido en esa salida. Un lugar sumamente oscuro y lleno de escalones y descansos resbaladizos. La primera, decían algunos testigos, que no se habían retirado los molinetes y las cortinas de las puertas metálicas estaban bajas.

Otra hipótesis, según un abogado de River, era que varios hinchas de Boca, para evitar que la Policía Federal los metieran presos, decidieron volver a entrar y se chocaron con la gente que bajaba, provocando una avalancha humana.

Otros hinchas acusaban a la Policía Federal de querer “peinar” la salida, ya que desde la hinchada de Boca habían tirado proyectiles al campo de juego y habían realizado cánticos en contra del gobierno militar de la época, conducida por el General Juan Carlos Onganía. Esta última generó posteriormente una canción: «No había puerta, no había molinetes, era la cana que nos daba con machetes”.

En una nota al diario Clarín, uno de los sobrevivientes, Miguel Durrieu decía lo siguiente: “En un principio era una avalancha normal, pero después se acrecentó. Iba por el aire, sin tocar el piso. Algo empezó a salir mal. La avalancha se detuvo. Cada vez estaba más apretado. Había gritos de pánico, de mucho miedo. La gente que estaba abajo quería subir. Estábamos uno arriba de otro bajo una terrible presión que no dejaba respirar. Me caí y después me desmayé. ¿Cuál fue el motivo de la tragedia? Nunca lo conocí. Yo me salvé de milagro. Quizá gracias a la gente que me ayudó porque era el más joven de todos y porque la avalancha se detuvo cuando yo estaba en un recodo de la escalera. Apenas tenía 14 años. Nunca más fui a ver a Boca…”

El promedio de edad de los fallecidos fue de 19 años; por ese motivo la causa quedó en manos del juez de Menores, Oscar Hermelo. Al momento de la catástrofe solo hubo dos detenidos con prisión preventiva, Américo Di Vietro y Marcelino Cabrera, intendente y capataz de River; la Justicia les aplicó, además, un embargo de 200 millones de pesos a cada uno y contra el club. Pero a fines de noviembre del mismo año, la Sala VI de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, integrada por Raúl Munilla Lacasa, Jorge Quiroga y Ventura Esteves, los dejó en libertad y quitó esos embargos para ellos y para River.

Mural hecho por la organización «Boca es Pueblo»

Luego de varios años, en 2008, Pablo Tesoriere, hincha de Boca y nieto del ex arquero xeneize en la época del amateurismo, Américo, realizó un documental sobre el hecho. La organización “Boca es Pueblo” también realizó un mural en las esquinas de Aristóbulo del Valle y Palos para recordar a los fallecidos.

Ezequiel Hernán García, Lucas Moschitta, Lucas Rocco – 2do año B, Turno Noche

Maradona contra Castrilli: a 25 años de una pelea inolvidable

“Maestro, ¿Usted está muerto? No está muerto. Explíqueme, por favor”, le suplicaba Diego Maradona a Javier Castrilli, tras recibir la última expulsión como futbolista al término del primer tiempo, en lo que fue una de las peleas más recordadas del fútbol argentino. Boca caía parcialmente por 3 a 1 frente al Vélez de Carlos Bianchi, con dos goles de otro protagonista estelar de la noche: José Luis Félix Chilavert.

Fue una noche otoñal con bajas temperaturas la del 16 de junio de 1996; el Estadio José Amalfitani lucía repleto porque se jugaba uno de los partidos que se había convertido en una suerte de clásico en la década del ’90. El exitoso Vélez de Carlos Bianchi enfrentaba al Boca de la sociedad histórica Maradona-Bilardo, por la fecha 13 del torneo Clausura.

Boca se puso en ventaja con un gol de Claudio Caniggia, pero a los pocos minutos se encendió la polémica cuando la pelota no ingresó en su totalidad tras un cabezazo de Camps y el gol fue convalidado. Luego de un dudoso foul de Néstor Fabbri, Chilavert puso en ventaja a Vélez con un tiro libre de antología. Por si faltaba algo, Castrilli sancionó un penal que el arquero paraguayo cambió por gol para poner el 3 a 1. Unos minutos antes y casi al mismo tiempo, Fabbri y Maradona se fueron expulsados.

Diego recibió la tarjeta roja al finalizar el primer tiempo.

“La gente no se va a comer este garrón”, advirtió Diego, caliente, saliendo de la cancha, mientras en la popular xeneize los hinchas derrumbaban parte del alambrado e insultaban sin parar al “Sheriff”. La situación fue escandalosa. “Ahora voy a verlo”, agregó el 10, con la eterna custodia de Carlos Salvador Bilardo.

Maradona lo fue a buscar a Castrilli y ante el silencio del árbitro, llegó la escena: “Armando, no te va a contestar”, le decían Navarro Montoya y Gamboa a Diego para que se calmara… «¿Qué no me va a contestar? Pero entonces es un botón. Es un botón”, estalló Diego, y se convirtió en un momento televisivo que quedará en el recuerdo.

«No te va a contestar», Navarro Montoya sacó a Diego de la discusión con Castrilli.

Para las estadísticas, Vélez cerró una goleada histórica por 5 a 1 y Boca terminó con 8 jugadores, por la expulsión de Carlos Javier Mac Alister. La escena de Diego y Castrilli, con el tiempo, se convirtió en stickers y gifs que se utilizan en Whatsapp y en las redes sociales.

 

Lucas Rocco

El último ídolo dijo adiós: qué hay detrás de la salida de Tevez de Boca

Minuto 72. Carlos Tevez recibió la pelota en la puerta del área y con un derechazo fuerte venció las manos de Jorge Broun. La Bombonera explotó. Corrió hasta el alambrado con los dientes apretados, se colgó y festejó con la gente. Besó el pasto de su templo. Boca le ganó 1 a 0 a Gimnasia y gritó campeón de la Superliga 2019/20, dejando a River atrás.

Carlos Tévez festeja el gol del campeonato con la gente.

“Fue la mejor ovación. Ver a la gente cómo se abrazaba por ser campeón es lo máximo. Me voy con eso que me llena. No hay cosa más linda», expresó Carlitos, que se despidió de Boca tras tres etapas y casi 20 años después de su debut. Los rumores de un bajón anímico sumado a la tensa relación con la dirigencia le pusieron fin a la relación del club con el ídolo.

Sus inicios, el debut, la explosión, la consagración, la venta al exterior, el regreso, la decepción, la vuelta y la reconciliación…

Carlitos, como le decían de pibe en Fuerte Apache, llegó a Boca desde All Boys en la novena división. Morocho, robusto, guapo y con todo el potrero encima, agachaba el lomo, sacaba la lengua y encaraba. De una historia familiar dura, la rompió en inferiores y en las selecciones juveniles. Debutó el 21 de octubre de 2001 con 17 años en la primera de Boca ante Talleres de Córdoba, de la mano de Carlos Bianchi.

Carlitos posando en la Bombonera, despúes de su debut en el 2001.

El “Apache” tuvo que esperar hasta el año siguiente para tener continuidad, ya con el “Maestro” Tabárez de técnico. Convirtió su primer gol oficial ante Libertad de Paraguay en el primer partido de los cuartos de final de Copa Libertadores. Con la transferencia de Juan Román Riquelme a Barcelona a mediados de año, heredó la camiseta número “10” y el peso de reemplazar al ídolo xeneize.

Con la vuelta de Carlos Bianchi como entrenador en 2003, se dio la explosión futbolística de Tevez. El “Virrey” lo llevó de a poco y Carlitos la rompió en las series finales de la Libertadores, con goles claves como en la final contra Santos para obtener el torneo continental. El 14 de diciembre llegó la gloria máxima: Boca derrotó a Milan en Japón y fue campeón del mundo. Si bien Tevez ingresó en el segundo tiempo porque arrastraba una lesión, fue parte importante de esa conquista histórica.

Carlitos ganó con la Copa Libertadores en Brasil, en el 2003.

Con tan sólo 20 años, era la figura del fútbol argentino. Fue medalla de oro en Atenas 2004 con Argentina y goleador. Con Boca, jugó otra final de Libertadores y marcó el gol que le dio la Copa Sudamericana. El “Apache” ganó el Olimpia de Oro 2004, que compartió con Emanuel Ginóbili.

Carlitos fue vendido a Corinthians de Brasil por una cifra récord de 20 millones de dólares. Su venta fue sorpresiva y tal vez, prematura. Mauricio Macri, presidente de Boca Juniors en ese momento, afirmó al respecto en una nota en La Nación del 5 de enero de 2005: “A Tevez lo desbordó la situación”. Con esa transferencia, pudo sacar a toda su familia de Fuerte Apache.

Pasaron 10 años y 7 meses. Cinco clubes y más de 20 títulos. Dos mundiales con la Selección Argentina. El 13 de julio de 2015, Apache volvió a casa en su mejor momento, desechando ofertas de equipos importantes de Europa. 60 mil personas llenaron la Bombonera sólo para verlo a él. “Volví para ganarle a River y ser campeón”, le dijo al pueblo xeneize.

La Bombonera repleta recibió al ídolo en su vuelta.

El sueño de ganar la séptima Libertadores se frustró en su primer intento, tras quedar afuera en las semifinales contra IDV de Ecuador. A pesar de tener muy buenas actuaciones en la Superliga 2016/17 y con Boca puntero, llegó el anuncio que decepcionó a todo el Mundo Boca: Tévez se iba al Shanghái Shenua de China por una cifra millonaria.

Luego de un paso sin luces por el fútbol chino, retornó a Boca en silencio a principios de 2018 en lo que sería su tercera etapa. Jugó menos minutos de lo que esperaba y tuvo grandes decepciones en dos finales perdidas contra River. Ya con Riquelme como dirigente y a los 36 años, volvió a verse la mejor versión de aquel pibe que jugaba en el Fuerte, y llegó la reconciliación: Carlitos volvió a ser goleador y figura, y con su gol a Gimnasia en una Bombonera repleta aquel 7 de marzo de 2020, le arrebató la Superliga a River.

Tevez tuvo su revancha. Luego de la muerte de su padre y desgastado por las presiones de ser el emblema de Boca y ganar otra Copa, Carlitos dijo adiós y no quiso gambetear más. Mucho se habló de su relación conflictiva con Riquelme, pero eso quedará en la historia. Con lágrimas, Tevez y Boca se despidieron. “Mi sangre siempre será azul y amarilla”.

 

Lucas Rocco

Hazaña santafesina: todo lo que consiguió Colón al lograr su primera estrella

«Aeea, yo soy sabalero, aeea sabalero, sabalero.» El famoso canto de Los Palmeras en aquella final perdida de la Copa Sudamericana 2019 volvió a resurgir este viernes 6 de junio luego la victoria por 3 a 0 frente a Racing en la final de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol, jugada en el estadio Bicentenario de la provincia de San Juan, logrando así su primera estrella en la Primera División del torneo local.

Gracias a los goles de Rodrigo Aliendro, Cristian Bernardi y Alexis Castro, el Sabalero al fin pudo gritar ¡campeón! y desatar la locura en la ciudad de Santa Fe.

Luego de una gran temporada al salir primero en la zona A luego de 13 partidos jugados, 7 ganados, 4 empatados y 2 perdidos, y los partidos de «playoffs» frente a Talleres -victoria 5 a 3 en los penales luego de empatar en 1-, Independiente -victoria 2 a 0-, y esta final frente a la Academia, hizo valer el fruto de lo cosechado por su entrenador Eduardo Domínguez, sumado al aporte de su figura y goleador, Miguel Ángel “Pulga” Rodríguez, con 8 tantos a lo largo del torneo.

Una pena que por la pandemia la gente no pudo salir a festejar en las calles -hubo unos pocos, por las calles de la capital de la provincia- o en el estadio esta inmensa alegría, pero dentro de cada casa santafesina pintada en rojo y negro pudo ver a su querido equipo sumar su primera estrella en el escudo.

Ezequiel Garcia, Lucas Moschita y Lucas Rocco  2do Año B Turno Noche

Sueño sabalero: Colón de Santa Fe va por su primera estrella en primera

Colón de Santa Fe tendrá la gran oportunidad de consagrarse campeón este viernes a las 19, cuando se enfrente a Racing por la final de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol en el estadio Único Madre de Ciudades de Santiago del Estero. El conjunto de Eduardo Domínguez demostró un gran nivel durante la etapa inicial y terminó primero en la zona A, y tras superar a Talleres de Córdoba en los cuartos de final y a Independiente en semifinales, buscará su primer título en Primera División.

Pero… ¿Cuántas chances tuvo el sabalero de consagrarse campeón en la Primera División del fútbol argentino?

La historia indica que Colón se afilió a la AFA en 1948 y disputó ese año su primer clásico contra Unión, el otro equipo de la ciudad, y se lo llevó Colón por 1 a 0. Fue el primer equipo santafecino en ascender a la máxima categoría, tras consagrarse campeón del torneo de Segunda División en 1965.

Su primer título oficial llegó en 1950 con la Copa de Honor Juan Domingo Perón, que fue disputada por 12 equipos de Segunda División y llegaron al partido decisivo los dos equipos santafecinos. Colón y Unión se enfrentaron en una final de película el 30 de diciembre de 1950, en una noche calurosa y lluviosa. El sabalero se impuso por 4 a 2 y se consagró campeón por primera vez en un torneo de AFA.

Tras varios intentos fallidos por subir a Primera, entre ellos el torneo de 1954, cuando el sabalero no pudo ascender cuando llevaba varios puntos de ventaja, descendió a la C para luego resurgir como le sucedió a lo largo de la historia. Subió a Segunda por decreto en 1964 y para festejar el ascenso, enfrentó en un amistoso al Santos de Pelé (tricampeón del fútbol brasileño y dos veces campeón de América y del mundo) en el estado Brigadier Estanislao López, en Santa Fe.

Lo que suponía una goleada para el Santos, que llevaba 43 partidos invicto y tenía a uno de los mejores jugadores de la historia como Pelé, se convirtió en una hazaña para el club santafecino: Colón le ganó 2 a 1 al equipo brasileño y sorprendió al mundo. Ese mismo año y en el mismo estadio, «el Negro» derrotó a la Selección Argentina y a River en partidos amistosos, y tras esa seguidilla de victorias inolvidables, el estadio pasó a llamarse “El Cementerio de los Elefantes”. 

Pelé con la pelota. El 10 de mayo de 1964, Colón le ganó 2 a 1 a Santos.

El segundo título llegó con el ascenso a la máxima categoría en 1965 tras un extenso y novedoso torneo de 46 fechas y al año siguiente, el sabalero jugó su primer partido en Primera División. Se mantuvo dieciséis años hasta el descenso en 1981, cuando fue perjudicado en un partido que cayó ante el Boca de Maradona que lo dejó con varios jugadores suspendidos durante el resto del torneo por retirar el equipo, cuando faltaban 12 minutos para terminar el encuentro.

La hinchada sabalera festejando el primer ascenso a Primera en 1965.

Tuvo que esperar hasta 1995 para volver a Primera División, que con el esfuerzo de una nueva dirigencia se logró armar un gran plantel que tuvo como figuras a jugadores como Leo Díaz, Horacio Ameli, Hugo Ibarra, Gambier, Uliambre… Dos años más tarde, consiguió su mejor campaña en Primera División: fue subcampeón detrás del recordado River dirigido por Ramón Díaz, con la base del equipo del ascenso, más algunos refuerzos como Marcelo Saralegui y Cristian Castillo.

El equipo de 1997 quedó en las páginas doradas de la historia de Colón, consiguiendo un subcampeonato y la posterior clasificación a la Copa Libertadores. En ese mismo torneo, goleó 5 a 1 a River en una victoria sin precedentes. Meses más tarde, hizo su debut internacional en la Copa Conmebol, donde avanzó hasta las semifinales y se quedó con el 3° puesto tras caer con Lanús.

El sabalero se clasificó a 7 copas internacionales y el último antecedente es el más recordado: llegó a la final de la Copa Sudamericana 2019, que se jugó en Asunción y el rival fue Independiente del Valle de Ecuador. Colón, el símbolo popular de la capital santafecina, asombró al mundo del fútbol y llevó casi 40 mil hinchas que vivieron su primera final como un sueño. Con una lluvia incesante que le dio la cuota de dramatismo al encuentro, el Negro cayó 3 a 1 y se quedó en la puerta de conseguir su primer título.

La impresionante postal de los hinchas sabaleros en Asunción. Fueron casi 40 mil.

Este viernes tendrá una nueva posibilidad, esta vez será su primera final a nivel local en la máxima categoría del fútbol argentino y está a un paso de la consagración. Su emblema, Luis Miguel “El Pulga” Rodríguez, tendrá su revancha de aquella final en Asunción. El pueblo sabalero agita las banderas rojinegras en la capital de Santa Fe y está más ilusionado que nunca.

 

Lucas Rocco

Todo lo que provoca un Superclásico

En este 2021, un nuevo año movido por una pandemia que complica tanto a clubes como a jugadores, gracias a los resultados dados por la Copa de Liga Profesional de Futbol hubo una nueva edición del clásico entre Boca-River, River-Boca.

Luego de que el año pasado, por el reglamento del torneo disputado, no hubo ningún cruce de los equipos grandes para realizar estos increíbles partidos, ahora se podrá tener un hito de superar el récord de más partidos en un año.

Carlos Tévez y Enzo Pérez

Yendo a años anteriores, tenemos los cinco que hubo en 2018 (con final de Copa Libertadores incluida en Madrid), y cuatro en 2019, cuando también se cruzaron en la copa mencionada, pero en instancias de semifinal.

Ya se disputaron 2 clásicos durante el verano; los xeneizes fueron locales en ambas ocasiones y las dos terminaron en empate. La primera el 3 de enero por la Copa Diego Maradona 2020, un 2-2 y el 14 de marzo, por el interzonal de la Copa de LPF, que terminó 1-1.

Pero eso no es todo, ya que hay un siguiente partido por la Copa Argentina en el que los volverá a enfrentar, aunque todavía sin fecha definida. Seguramente sería luego de la Copa América, en fase de cuartos, ya que vencieron a Claypole (Boca) y Atlético Tucumán (River), respectivamente. Y para la próxima edición del torneo doméstico habrá otro más, totalizando 5 partidos seguros.

Y surge la pregunta: ¿podría haber más? Claro que sí, pero para estas oportunidades ya depende del destino y el rendimiento de cada uno, porque todavía está en curso la Libertadores 2021 con los dos equipos con chances de clasificarse a la siguiente fase y el Torneo de Campeones.

 

Éste último se daría porque Boca, al ganar los últimos dos títulos locales, ya está en la final. River, que salió segundo en la Superliga 2019/2020, tiene que enfrentarse con Banfield (subcampeón de la Copa Maradona) y el ganador de ese partido se enfrentará al equipo dirigido por Miguel Ángel Russo.

Haciendo un repaso general del historial entre ellos, se enfrentaron 253 veces; los de la Ribera ganaron 89, los Millonarios 83 y hubo un total de 81 empates. Pero si nos paramos únicamente en los jugados en La Bombonera fueron 101 partidos disputados con 46 victorias para los locales, 34 empates y 21 festejos visitantes.

Los dos equipos llegan luego de una semana de Copa Libertadores, en la cual Boca perdió con Santos de Brasil por 1-0 y River, con un día menos de descanso, rescató un empate en 1 con Junior de Colombia, casi al final del encuentro.

 

Ezequiel Garcia 2do B Turno Noche

Hay Pizzi para rato en Racing

Luego de varios rumores de renuncia y de una posible rescisión de contrato de Juan Antonio Pizzi en la dirección técnica de Racing, habló Víctor Blanco, presidente de la Institución de Avellaneda, horas después a la victoria de su equipo por 2 a 0 ante Sporting Cristal en Perú y declaró su conformidad con el trabajo realizado hasta aquí por el ex entrenador de San Lorenzo.

Ignacio Piatti y Tomás Chancalay, festejando la victoria de Racing en Perú.

«Después de junio, la continuidad de Pizzi está asegurada”, afirmó el máximo dirigente de la Academia. De esta manera, y más allá de lo que pase en la definición de la Copa de la Liga Profesional, el técnico albiceleste tiene el respaldo necesario para seguir a cargo del primer equipo.

Juan Antonio Pizzi, entrenador de Racing Club.

Además, Blanco contó que desde la dirigencia confían en el cuerpo técnico y también en sus jugadores, y ratificó que ve «un grupo unido y un técnico fuerte».

 

LUCAS NAHUEL MOSCHITTA