Bruno Lima, una historia de superación

Indudablemente, Bruno Lima fue uno de los jugadores más destacados del combinado nacional que se llevó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio. Acá lo vas a poder conocer con más detalles.

Bruno Lima, nacido el 4 de febrero de 1996 en San Juan. "El Nene" fue fundamental para conseguir la medalla de bronce en Tokio.

El seleccionado nacional, dirigido técnicamente por Marcelo Méndez, marcó un hito en la historia del voley argentino y del deporte. Luego de 33 años, la Selección Argentina se ubicó entre los tres mejores en unos Juegos Olímpicos luego de derrotar por 3-2 a Brasil en Tokio.

La Selección Argentina de Voley hizo historia en suelo asiático.

“El Nene”, apodado de esta manera por el periodista y relator de TyC Sports, José Montesano, fue clave en la medalla conseguida por el conjunto argentino. Nacido el 4 de febrero de 1996 en San Juan, el jugador de 25 años lleva toda una vida ligada al deporte.

A sus 6 años, cuando tan sólo era un niño, Lima vivía en Buenos Aires. Estaba lejos de la tierra que lo vio nacer, era un chico muy inquieto y él mismo lo describe: “Empecé por molesto, era inquieto y quería hacer deporte», confesó en una entrevista con la Secretaría de Deportes de San Juan. Además, agregó: “La canchita de Obras (de San Juan) es mi segunda casa, jugaba hasta descalzo”.

No es casualidad que “Lima Limón”, otro apodo que le acuñó José Montesano, hoy sea jugador profesional de voley. Su tío jugó en la Liga Nacional con Obras.

Justamente, Obras de San Juan fue su primer club y su segunda casa, como bien él comenta. Ya en 2002, y en Buenos Aires, comenzó a jugar en el Club Ciudad de Bolívar y, casi 12 años después, debutó de manera oficial en la Liga Nacional A1.“Tuve mi primer contrato con Las Águilas y me pagaron el sueldo inicial, lo puse en la cama y saqué una foto para mi familia”, relata el jugador de 1,98 m de altura.

En la temporada 2014-2015 obtuvo la Copa Argentina con “Los Celestes” y, precisamente en 2015, obtuvo dos subcampeonatos mundiales en las categorías menores de 19 y 21 años. En ese momento, todos posaron las miradas sobre él.

Su debut fue nada más ni nada más que contra el eterno clásico rival: Brasil. “Estaba nervioso pero también disfrutaba mucho de un partido muy especial para mí”, graficó. ¿Quién diría que ante el mismo rival que debutaría, años después, se llevaría una medalla en unos Juegos Olímpicos?

Su notable calidad lo hizo dar el salto y tener la posibilidad de jugar en Europa. Lima pasó por Chaumont VB 52 (Francia), Bisons Bühl (Alemania), Afyon Belediye Yüntaş (Turquía) y actualmente milita en el Niza de Francia. “Es muy lindo haber jugado en Europa, en países como Francia y Alemania. Una experiencia única”, comenta “El Nene”.

Pese a su éxito en el Viejo Continente, su mayor aspiración siempre estuvo con la Selección Argentina: “Mi gran sueño es subir al podio en los Juegos Olímpicos con el combinado nacional, es mi gran deseo y sé que un día lo podemos lograr”, decía un año antes de la obtención de la medalla de bronce.

Fanático de Molotov y de Red Hot Chili Peppers, el jugador de 25 años, además de hacer historia con la albiceleste, en Tokio se llevó la distinción de “Mejor atacante” y fue el máximo anotador del certamen con un total de 138 anotaciones, dos más que el MVP de los JJ.OO, el francés Earvin Ngapeth.

En una charla con Télam al regresar de Japón, Lima confeso que aún le cuesta creer lo conseguido: “Te soy sincero, la verdad es que todavía cuesta tomar dimensión de lo que logramos. Somos conscientes de que conseguimos algo que hacía mucho se necesitaba en nuestro deporte, pero como que no caigo”. 

Lima, en su regreso al país, con la medalla de bronce colgada en el pecho. Detrás del barbijo se esconde una sonrisa de oreja a oreja.

El sanjuanino, al igual que sus compañeros, aterrizó en suelo argentino con la medalla colgada en el pecho y lleno de orgullo. “No pensé en dónde voy a guardar la medalla, creo que la voy a tener siempre conmigo”, dijo entre risas. “Esto es un sueño que teníamos de muy chicos. Tenemos mucha historia con este grupo, hace mucho tiempo que no se lograba algo con el vóley. Espero que la gente disfrute y el deporte lo aproveche”, expresó con mucha alegría.

Para tomar dimensión de lo logrado por el combinado nacional hay que decir que la única medalla obtenida hasta el momento había sido en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, también en tierras asiáticas. El 2 de octubre de dicho año y por la presea de bronce, Argentina había derrotado por 3-2 a Brasil.

“Realmente disfruté estos Juegos al máximo. Sabía que podíamos hacer grandes cosas con este equipo y sentía demasiada confianza para poder hacer las cosas bien. Creo que eso fue fundamental para poder sentirnos sueltos dentro de la cancha”, manifestó.

Luego del segundo puesto en el Sudamericano disputado en Brasilia (derrota 3-1 en la final ante Brasil), Argentina obtuvo una plaza para el Mundial de Rusia 2022 y se ilusiona con hacer historia nuevamente, esta vez en otro torneo. ¿Y por qué no en los próximos Juegos Olímpicos?, pero Bruno es consciente del momento que están viviendo. “Ahora cada vez queremos más. Pero creo que es tiempo de disfrutar este momento increíble y nada más”, concluyó.

Lautaro Magliarella, 2° B, turno mañana