La comunidad internacional no reconoció las elecciones en Nicaragua

Temor por enfrentamientos en este país tras la victoria de Daniel Ortega y Rosa Murillo, su esposa.

Pancarta de Ortega y Murillo, colocada en una clínica móvil.

La comunidad internacional dijo no haber reconocido los resultados de las elecciones en Nicaragua.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, atacó con fuerza el proceso electoral realizado en el país centroamericano y afirmó que tanto Daniel Ortega como Rosa Murillo, su esposa, “han protagonizado un drama electoral que no es libre ni justo, y sobre todo antidemocrático”.

Biden, en un comunicado, llamó al líder nicaragüense a tomar medidas y liberar a todos los encarcelados injustamente. De lo contrario, Estados Unidos, en coordinación con otros miembros de la comunidad internacional, utilizará todas las armas diplomáticas y económicas a su alcance para ayudar al pueblo de Nicaragua», expresó refiriéndose a la imposición de una nueva ronda de sanciones.

Por su parte, Josep Borrell, representante de Unión Europea para la Política Exterior, dijo que la votación no había tenido garantías democráticas y los resultados carecieron de legitimidad. Además, agregó, que el proceso había sido humillado “por la encarcelación sistemática, la intimidación y el acoso de los precandidatos presidenciales, líderes rurales, estudiantes, opositores, periodistas, representantes de empresarios y defensores de Derechos Humanos”. Mencionando a las sanciones, avisó que la UE estaba dispuesta a tomar medidas adicionales.

El Ministro de Exteriores, José Manuel Albares, de España, se sumó al rechazo: “España no reconoce las elecciones en Nicaragua, porque son una burla a la democracia, al pueblo de Nicaragua y a la comunidad internacional”, publicó en su cuenta de la red social Twitter.

 

https://twitter.com/i/status/1457700418037891073

 

Varios nicaragüenses han demostrado su fastidio y desconformidad y exclamaron que ir a votar es una broma, la gente tuvo miedo y se quedaron encerrados en sus hogares. Tanto la ciudad como los colegios y sectores electorales se mantuvieron vacíos porque nadie se presentó a emitir su voto.

Detuvieron a muchos dirigentes de la oposición, así como también a críticos prominentes y periodistas, investigados por presuntas preocupaciones de seguridad nacional.

Por otro lado, Amnistía Internacional puso en autos sobre lo situación horrible de derechos humanos que enfrenta el país centroamericano; para Human Rights Watch (organización protectora de los derechos humanos en el mundo) es importante redoblar la presión internacional para la liberación de los presos y reestablecer el orden democrático en Nicaragua.

A pesar de las críticas, los aliados de Ortega y Murillo, aplaudieron lo sucedido el domingo, como Rusia y Venezuela, el presidente Nicolás Maduro, felicitó el buen nivel de las elecciones, aunque la abstención haya sido superior al 80%.

 

Paola C. Lezcano