Encuentro de colectividades a pura fiesta

El último fin de semana se llevó a cabo una nueva edición de la Feria de Colectividades en Villa Maipú, Partido de San Martin, con un cierre musical para el recuerdo.

Mucha gente disfruta del cierre musical en la Feria de Colectividades.

El buen clima hizo que mucha gente se acercara a disfrutar de los bailes típicos de cada colectividad, de espectáculos con artistas invitados del ámbito nacional  y de los distintos estands que ofrecían la gastronomía de cada país, distribuidas sobre la Avenida principal Presidente Aturo Illia.

Este evento, que en su 12° edición contó con más de 40 colectividades representadas, es organizado por el nucleamiento de la localidad y declarada de interés municipal por la comuna. “Para nosotros es muy importante la integración de culturas, valoramos el esfuerzo por mantener viva la tradición de cada una de ellas y más después de una pandemia”, expresó uno de los organizadores

El día domingo después del mediodía me hice presente en el lugar. Mientras recorría los puestos de comida, noté en la gente la alegría de tener la sensación de viajar por el mundo a través de los aromas. Alrededor de la cinco de la tarde, en el escenario se escucharon los primeros pasos, la colectividad andaluz con sus bailes y trajes típicos daban la señal para que el público comenzara a ocupar las sillas y también los balcones frente a la presentación de los artistas. Luego fue el turno del Ballet de la Asociación Calabresa, que hizo emocionar a más de uno con una representación de la llegada de los primeros inmigrantes. El Ballet Asteria y el grupo de danzas Unidos por el Dabke fueron los encargados de representar a Grecia y a Republica de El Líbano, respectivamente.

Integrantes de la Asociación Calabresa se sacan fotos con la gente en el estand de Italia.

Más tarde, el bombo y guitarra comenzaron a sonar: los ritmos tradicionales de nuestro país se hacían presente con chacareras, zambas y el pericón a través del ballet folclórico de San Martin. Me animo a decir que fue uno de los momentos más emotivos y eufóricos de la tarde, el público bailaba al son de la música popular. Esto fue la antesala de un cierre que tuvo un gran show musical, de la mano de Pipo Cipolatti, y sus temas tan recordados, y de Marcelo Moura, interpretando los grandes éxitos de la banda Virus, juntos hicieron vibrar a los presentes.

Siempre es una linda experiencia participar de estos encuentros y compartir las distintas culturas: «Somos mezcla de otras mezclas, inmigrantes como hermanos».

Marcos Calabrese