Argentina Open: ya no quedan representantes nacionales en carrera

Con la derrota de Solana Sierra en segunda ronda, se esfumó la ilusión de dejar la Copa en casa.

Sierra, de 17 años, fue la argentina que más lejos llegó en el torneo.

Luego de 34 años, el Argentina Open volvió a jugarse sobre el polvo de ladrillo del Buenos Aires Lawn Tennis, y claro que la ilusión de todos era que que la copa quede en casa, en manos de alguna tenista nacional, tal como había sucedido en 1987, última edición del torneo, en la que la legendaria Gabriela Sabatini, la mejor de la historia del país, había alzado la corona derrotando en la final a la alemana Isabel Cueto, por 6-0 y 6-2.

Sin embargo, eso no sucederá. El certamen, que reparte 115 mil dólares de premio para la campeona, está llegando a su fin: el domingo será la final, y ya de antemano se sabe que no habrá ninguna representante argenta en el partido decisivo. La gran candidata es Mayar Sherif, egipcia, de 25 años, número 64 del mundo.

Con la baja de Nadia Podoroska a último momento, debido a una lesión en la espalda de la cual no llegó a recuperarse y que la tiene a maltraer hace ya algunos meses, el foco estaba puesto en quién de las chicas argentinas podía dar de qué hablar. Claro, Nadia además de ser la estrella y cara visible del torneo, era la favorita.

Victoria Bosio quedó afuera en Primera Ronda ante Ekaterine Gorgodze, de Georgia, con un resultado de 6-2 y 6-3. Luego, en un duelo entre compatriotas, Solana Sierra, que disputó el certamen por un Wild Card (invitación especial del organizador del torneo), venció a la proveniente de la Qually, Sol Faga 6-2 y 6-4, en lo que fue además su primer triunfo como profesional.

La tenista de tan sólo 17 años tuvo su tan ansiado estreno en las grandes ligas y fue con el pie derecho. Aunque la alegría duró poco: cayó en Segunda Ronda ante la griega Despina Papamichail, por 7-6(6) y 6-4. De todos modos, la joven marplatense escaló casi 200 puestos con esa primera victoria, y se ubicará en el puesto 815 del Ranking de la WTA, una vez que este se actualice la próxima semana.

Justamente Papamichail había sido la verduga de María Carle en la fase inicial, al derrotarla con un doble 6-2, luego de perder el primer set 3-6. Otra de las invitadas, Julieta Estable tampoco logró superar la Primera Ronda al caer por 6-3 y 6-2 frente a la húngara Panna Udvardy. Por su parte, María Victoria Burnstein, proveniente de la clasificación previa, fue vapuleada con un doble 6-0, cortesía de la brasilera Carolina Alves.

La francesa Diane Parry barrió a Luciana Moyano con un contundente 6-0 y 6-1, y la rumana Irina Barra hizo lo propio con Martina Taborda Capurro, 6-3 y 6-1. Y por último, la rusa Elina Avanesyan tachó a Sofía Luini 6-2 y 6-3, y la chilena Daniela Seguel venció a Jazmín Ortenzi, por 7-5 y 6-1.

Pasando en limpio, 10 de las 32 jugadoras del torneo fueron argentinas, y sólo una logró superar la Primera Ronda. De todos modos, nada podrá opacar la importancia de que se vuelva a jugar este torneo tan significativo, y la aparición de varias jóvenes tenistas argentinas que apenas están comenzando en el tenis.

 

Por Sebastian Ueberrhein