Gremio, al borde del abismo…

El Sao Paulo, el Santos y el Gremio, tres históricos clubes de Brasil, afrontarán exámenes duros en la vigésima novena jornada de la Liga brasileña con cruces directos por evitar el descenso a la Segunda división.

El Tricolor de Morumbí protagonizará el partido de la jornada al recibir el domingo al Inter de Porto Alegre, con la intención de escaparse definitivamente de la zona de peligro, de la que le separan apenas cinco puntos.

Será el cuarto encuentro con el legendario ex portero Rogerio Ceni como técnico del conjunto paulista, después del pobre paso del argentino Hernán Crespo tras ocho meses al frente del primer equipo.

Después de una serie de empates consecutivos y una temporada tremendamente irregular, el ex goleador de la selección argentina puso fin a su primera aventura como entrenador en Brasil «con la tranquilidad de haber dado lo mejor», según afirmó en un mensaje de despedida.

Ceni debutó, sin embargo, con un nuevo empate (1-1) frente al Ceará.

El domingo tendrá una prueba de fuego ante el Inter, que marcha en la sexta posición, aunque no podrá contar con su principal estrella, Paolo Guerrero quien rescindió su contrato de común acuerdo.

En peor situación se encuentra el Santos, el club donde emergieron grandes estrellas mundiales como Pelé y Neymar y que empezará la jornada apenas tres puntos por encima del descenso. El cuadro albinegro, que atraviesa una grave crisis económica, al igual que el Sao Paulo, tendrá el sábado un duelo directo ante el Atlético Paranaense, en el Arena Da Baixada.

Justo por debajo está de manera sorprendente el Gremio, todo un tricampeón de la Copa Libertadores hundido en la tabla con apenas siete victorias en 26 partidos, dos encuentros menos que sus competidores, por lo tanto, de ganar ambos partidos, saldrá de la zona roja.

La directiva del club de Porto Alegre quiso cambiar la tendencia negativa del equipo al destituir al técnico Luiz Felipe Scolari, ex seleccionador de Brasil y Portugal.

Sin embargo, la racha negativa sigue intacta y este domingo se jugará media vida en casa ante uno de los mejores de américa: el Palmeiras que se encuentra como escolta del Atlético de Mineiro pero que su cabeza está totalmente puesta en la final de la Libertadores frente al Flamengo.

A pesar de estas sorprendidas malas rachas que ubican a equipos tan grandes como Sao Pablo y Gremio en el fondo de la tabla, existen varios antecedentes…

Cruzeiro se sumó el año pasado al grupo de equipos grandes del fútbol brasilero que perdieron la categoría. Si bien la lista antes era menor, con el pasar de los años se van incorporando cuadros y cada vez son menos los que pueden mantenerse en lo más alto de cada una de las ligas de sus respectivos países.

El Azulao tuvo la combinación de malas decisiones dirigenciales y problemas económicos, que ambos se trasladaron al campo de juego y, después de un torneo para el olvido, perdió la categoría luego de formar parte de los últimos cuatro de la tabla de posiciones del Brasileirao 2019. En su último encuentro, cayó de local frente al Palmeiras por 2-0 y así se transformó en el último de la lista de los clubes grandes que se fueron a la B.

Los descensos de los grandes también fueron una ‘tendencia’, debido a que se dio en diferentes instituciones mayoritariamente desde los 2000 en adelante: Gremio (primera vez en 1991), Fluminense (2001), Palmeiras (2002), Corinthians (2007), Vasco da Gama (2008) e Inter de Porto Alegre (2016), entre otros.

Invictos solo quedan Santos, Sao Paulo y Flamengo aunque muy posiblemente, este Brasilerao 2021, termine nuevamente acortando esta lista.

 

 

Ramiro Pérez Ghirardi