Los All Blacks sufrieron su primera derrota en un año

 

Los All Blacks, que ya tenían asegurado su octavo título en el Rugby Championships, se llevaron su primera derrota en un año (31-29) frente a Sudáfrica. El encuentro se llevó a cabo en el Cbus Super Stadium de Gold Coast (Australia) y Nueva Zelanda, con 24 puntos, antes de jugar con los sudafricanos ya se había adueñado de su octava conquista en diez ediciones de este torneo que agrupa a las mejores selecciones del Hemisferio Sur.

El partido fue intenso y con un final muy cambiante. A los 5 minutos Sudáfrica atacó a partir de una pelota recuperada por Lukhanyo Am que pasó por detrás de su espalda para Sbu Nkosi que engañó y pasó la pelota para Damián de Allende que solo entró para apoyar.

Luego, Jordie Barrett atinó una patada a los palos para descontar a los 8 minutos. Mientras tanto, llegaría el empate a los 12 minutos con una gran jugada y patada de Pollard. Los All Blacks comenzaron desde un line lanzado al final de la fila para que la pelota caiga en  Beauden Barrett, quien rompió la defensa y cedió para Rieko Ioane que avanzó y pasó la pelota para Akira quien se introdujo en el ingoal. Jordie Barret puso a los All Blacks 15-11 por arriba.

Minutos más tarde llegó otro punto para los neozelandeses, desde un line en defensa jugado hacia adelante por los Boks: el receptor perdió la pelota y Brad Weber la tomó y se tiró para apoyarla. Los All Blacks mostraban ser superiores pero tan solo un cambio del entrenador del conjunto sudafricano, Nienaber, sorprendió ya que cambio toda la primera línea. Sin embargo, Nueva Zelanda se llevaría el primer tiempo con un resultado de 20-14.

En el segundo tiempo Sudáfrica comenzó a jugar más físicamente y a aprovechar esa fortaleza para encontrar las debilidades de los All Blacks. Handré Pollard descontó a los 44 para dejar a los Boks a tres puntos. Este gran cambio de juego benefició al equipo sudafricano y complicó a su rival ya que encontraron como romper su defensa y ser más decisivos en el ataque.

A los 50 minutos de juego Frans Steyn con su pie aplicó una gran patada desde su campo e hizo picar la pelota en campo rival y salir desde los 22 metros. De este line llegó el punto de Sudáfrica de la mano de Makazole Mapimpi que los puso arriba en el marcador.

Pollard no pudo convertir, pero unos minutos más tarde Elton Jantjies golpeó para aumentar el marcador a 5 puntos. Nueva Zelanda se sintió con mucha presión y quiso salir a revertir la situación, mientras que Sudáfrica no dejaba de atacar y cada vez se hacían más fuertes.

El partido terminó envuelto en tensión. Hubo dos penales convertidos por Jordie Barrett que parecían devolverle la vida a los All Blacks. Pero Sudáfrica respondió en el minuto 75 con un drop y se acercó en el marcador. Finalmente los All Blakcs se iban a llevar otra sorpresa y Elton Jantjies sumó el último para llevarse la victoria.

El entrenador Ian Foster, luego del partido, apuntó: «Tenemos un grupo que está entusiasmado con el crecimiento. Vimos estos dos últimos partidos como una oportunidad para probarnos a nosotros mismos contra un enemigo que puede asfixiarte, y obtuvimos algunas lecciones de eso”.

Además, describió la falta de disciplina que observó en su equipo y los reiterados errores que podrían haber sido evitados como ese punto tan decisivo que fue el penal.

«Estamos amargamente decepcionados. Es frustrante cuando tienes el control del partido. No fuimos lo suficientemente disciplinados en los últimos dos minutos”, dijo Foster.

También, reconoció el buen nivel del rival. “Los sudafricanos jugaron magníficamente. Vinieron con mucha actitud; fueron intensos, nos movieron y nos desafiaron de muchas maneras. De eso se tratan las grandes pruebas”, cerró el entrenador.

 

Luana Scavuzzo, 2° B, turno mañana