Manny Pacquiao se bajó del ring y se sube a la política

Luego de una carrera fenomenal de 26 años en la que obtuvo 12 veces el título mundial, Pac-Man será candidato a Presidente de Filipinas.

Una leyenda viviente del boxeo mundial. De comprar donas para venderlas cinco centavos más caras para poder comer a ser uno de los deportistas más admirados, de ganar 2 dólares por pelea a ser el segundo boxeador mejor pago del mundo, 26 años arriba de un ring conquistando cinturones a puro carisma.

Ahora llegó el momento de bajarse del ring y subirse a la política para Manny Pacquiao, candidato a la presidencia de Filipinas un país donde es héroe y figura del esfuerzo.

A los 42 años anunció por un video “la decisión más difícil» de su vida: deja el ring de lado y se enfoca a su candidatura a la presidencia de Filipinas para las elecciones del año próximo. Se va con 72 combates 62 victorias (39 por KO), 8 derrotas y dos empates, lo que lo llevó a ganar 12 títulos mundiales, peso mosca del Consejo Mundial de Boxeo, también logró los cinturones de peso supergallo, superpluma, ligero, superligero, welter y superwelter.

Su inicio en la política fue en 2010, como un congresista, luego fue senador hasta que hace muy poco anunció su candidatura para presidente. En su campaña criticó mucho al presidente Rodrigo Duterte acusándolo de potenciar la corrupción en Filipinas. Además prometió “boxear” contra la pobreza que él sufrió mucho y amenazó a los políticos corruptos que irán a la cárcel.

Desde los 12 años Pacquiao ya se peleaba y se encontraba a las “trompadas” con la vida tan difícil que le estaba tocando vivir en Kibawe, donde llegó a dormir en cajas de cartón. En 1990 tuvo que abandonar su hogar para mudarse a Manila para comenzar su carrera boxística. No fue fácil tampoco, ya que tenía que dormir arriba del ring porque no tenia casa. Esas vivencias lo marcaron y lo llevaron actualmente a comprar gimnasios y construir habitaciones para que los boxeadores puedan quedarse.

Se convirtió en profesional a los 14 años en Manila donde debuto en 1995 con un peso de 98 libras, pero no podía ser profesional ya que el peso mínimo es de 105 libras. Se propuso el objetivo y así se ganó el cariño de la gente y emigró siendo un reconocido pugilista Filipino.

En 2001, viajo a EE.UU. para buscar mejores peleas, hasta llegar a combatir en la “pelea del siglo” contra Floyd Mayweather. En Los Ángeles se encontró con Freddie Roach exboxeador y entrenador, que le vio muchas cualidades y formó uno de los equipos más fuertes del boxeo.

Roach, su entrenador en Los Ángeles, hablo de Manny y su difícil infancia, “Vivía en la calle, donde compraba donas y las vendía más caras para poder sobrevivir. Dormía en caja de cartón. Se abrió paso a través de todo esto y se convirtió en el hombre que es hoy. Cuando él pelea, no hay crímenes ni delitos en Filipinas, porque todo el mundo está mirándolo boxear”.

Llamativamente el boxeo despide al Pac-Man con una derrota, al caer frente a Yordenis Úgas en agosto.

Su historial es increíble, con más del 80% de sus peleas ganadas. Sus verdugos fueron el ya nombrado Yordenis Úgas, Jeff Honr en 2017, Juan Manuel Marquez en 2012, Tim Bradley en 2009, Erik Morales en 2005, Medgoen Singsurat en 1999, Rústico Torrecampo en sus inicios como pugilista y su primera derrota en 1995, pero seguramente uno de los mas recordados es la “pelea del siglo” donde se enfrentó a uno de los mejores boxeadores de la historia, Floyd Mayweater.

La velada fue en Las Vegas el 2 de mayo de 2015 y se definió con fallo unánime de los jueces para el estadounidense.