Sex Education: una serie con más educación que sexo

La tercera temporada ya es furor en la plataforma de Netflix a nivel mundial.

Sex Education, tendencia mundial.

El estreno de la tercera temporada de Sex Education, la serie original de Netflix, tuvo un éxito rotundo en apenas unos días. Luego de un año y medio de espera, su lanzamiento fue el 17 de septiembre y ya se encuentra en los primeros puestos de tendencias en la plataforma digital con sus 8 capítulos —con promedio de 55 minutos cada uno— prometiendo estar a la altura de las expectativas de los fanáticos que disfrutaron de las primeras dos ediciones.

La serie juvenil sigue despertando el interés de distintas edades por la manera de abordar temáticas relacionadas con la intimidad sexual, diversidad de géneros y problemáticas familiares, entre otras, que muchas veces se convierten en tabú en el cotidiano de la sociedad. De esta manera, además de narrar historias adolescentes en una escuela secundaria, se descomprimen estos temas para una mejor comprensión y educación.

Como se vio en las primeras dos temporadas, la historia guionada por Laurie Nunn tiene como protagonista principal a Otis Milburn, interpretado por Asa Butterfield, un adolescente de escuela secundaria en Moordale en Reino Unido, quien improvisa un consultorio de terapia sexual dentro de su escuela junto con Maeve Wiley, protagonizada por Emma Mackey, con quien además tiene una historia de amor con encuentros y desencuentros inoportunos, y que en esta edición parecen conectarse aún más.

Otis Milburn y Maeve Wiley.

Esta temporada, como en las dos anteriores, se centra en los valores y compromisos por las relaciones afectivas y familiares, la diversidad de géneros que pueden existir y la búsqueda de identidad en la entrada a la adultez. Se dan a conocer, por medio de nuevos personajes, las distintas identidades de género que pueden existir, deconstruyendo los estereotipos preestablecidos en la sociedad. Y los personajes de siempre tienen un notorio crecimiento y mayor relevancia dentro de la serie, ampliando así el abanico de diversidades.

Desde el primero hasta el último capítulo se pueden conocer más en profundidad a los protagonistas, los casos más llamativos son los de Ruby Matthews, interpretada por la actriz Mimi Keene, y Adam Groff, interpretado por Connor Swindells, quienes están desde el comienzo en la serie pero toman mayor protagonismo en esta temporada, mostrando sus costados más vulnerables y genuinos, conociéndose más a si mismos y exteriorizando sus sentimientos con el resto.

Otis con Ruby, la revelación de la temporada.

Por un lado, Ruby se enamora de Otis, a quien le mostraría cómo realmente vive a pesar de ser la chica más popular de la escuela y además lo involucrará en la situación de salud en la que se encuentra su padre. Por otro, Adam acepta su homosexualidad ante sus compañeros y afronta la relación con Eric Effiong (Ncuti Gawta), aunque no tendría el final esperado, mientras que también, sufre por la distancia con su padre, Michael (Alistair Petrie), quien pasa por un mal momento luego de ser echado de su cargo como director en la escuela y la separación con su esposa.

Uno de los nuevos personajes más sobresalientes es Cal Bowman, interpretada por la artista emergente de Sudan, Dua Saleh, persona no binaria, lo que en Gran Bretaña se conoce como “queer”, quien no se deja llevar por los patrones sociales tradicionales y cree fervientemente en sus convicciones. No se deja etiquetar como una chica y no respeta el nuevo uniforme impuesto por la nueva directora Hope, interpretada por Jemina Kirke, por lo que tendrán diferencias significativas por la forma conservadora encubierta que tiene de pensar la reciente joven autoridad de la escuela.

Cal Bowman en el medio de la disputa entre delegados, Jackson y Viv.

A su vez, Hope atraviesa un difícil momento ya que no puede quedar embarazada aunque lo siga intentando con tratamientos de fertilidad. Mientras que paralelamente Jean (Gillian Anderson), mamá de Otis, atraviesa un embarazo a pesar de su edad, con distintos conflictos con su pareja, Jakob (Mikael Persbrandt).

Gillian Anderson interpretando a Jean Milburn.

En el medio de todas estas problemáticas reales, hay un guion apasionante, imágenes pintorescas con paisajes vivos, musicalización británica adecuada a cada escena, conocimiento en profundidad de los personajes y una nueva forma de entretenerse con educación.

Sin dudas, esta serie con temáticas poco convencionales para algunos, sigue siendo de interés general para una mejor educación y entretenimiento en adolescentes y adultos. Incluso puede ser el puntapié para iniciar una conversación que se esté postergando o no se sepa cómo encarar. Sex Education es más que una serie de sexo, es aprendizaje en nuevas formas de relacionarse, dejando atrás tabúes y estereotipos anticuados, dando paso a un futuro con más pluralidad de voces y géneros.

Lucas Nahuel Moschitta