Ursula Von Der Leyen demostró el avance de la Unión

La presidenta de la comisión Europea dio su nuevo discurso anual

Ursula Von Der Leyen actualmente es la presidenta de la Comisión Europea, cargo que desempeña desde diciembre de 2019 hasta octubre del año 2024. Cada año realiza un discurso que expresa el estado en el que se encuentra la Unión Europea; tal como sucedió en el año 2020, el encuentro volvió a realizarse en Estrasburgo ciudad de Francia que por lo tanto es sede formal del parlamento Europeo. 

 

El discurso de este año se enfocó en la problemática mundial, en un contexto englobado por la pandemia de COVID-19. La presidenta hizo hincapié en destacar los logros que se obtuvieron con respecto a la vacunación, objetivo que le preocupaba a gran parte del mundo. 

 

En la Unión Europea hubo gran aporte vacunatorio ya que el 70% de los adultos ya recibieron las dos dosis de la vacuna y se han exportado alrededor de 700 millones de dosis al resto del mundo; logro que pudo acallar las manifestaciones contra la Unión por su tardanza, de lo cual los creadores de las dosis sostuvieron que habían esperado lo pautado por especialistas. 

 

Ante la llegada de las nuevas cepas de contagio como B117, DELTA y MU a distintas partes del mundo, Úrsula Von Der Leyen pretende focalizarse en reforzar la capacidad europea para combatir el contagio del coronavirus, mediante la nueva incubadora llamada HERA donde se reclutan expertos y datos para lidiar contra el virus.

 

La presidenta de la Comisión, teniendo en cuenta la situación que vive África, que ya registra 8.008.802  de contagios y 202.534 de decesos por Covid-19, se comprometió a ayudar en el desarrollo de plantas de producción de vacunas y a donar 200 millones de dosis de vacunas. 

 

En su discurso Von der Leyen dijo que uno de los puntos necesarios para los habitantes es el «pacto verde», el cual consiste en el bienestar de las personas y un equilibrio climático que proteja el hábitat natural. La Unión Europea busca alcanzar dicho equilibrio teniendo en cuenta los distintos factores a los que hay que apuntar para lograrlo como la voluntad, la política y el dinero. 

 

Ante la escasez mundial de microchips, el gran objetivo es hacer de Europa un líder tecnológico y favorecer la autonomía del continente, «en este momento dependemos de los chips de última generación fabricados en Asia. Así que hemos de centrar todos nuestros esfuerzos en mejorar esta situación», afirmó la presidenta Ursula Von Der Leyen.

 

Aldana Lamberti