PASO 2021: así quedó el mapa político tras el duro revés al gobierno

La oposición se impuso en las cinco provincias más pobladas del territorio mientras que el Frente de Todos perdió 13 distritos en comparación con las PASO del 2019

La cúpula de Juntos celebrando la elección del domingo.

El país, tanto a lo largo como a lo ancho, se volvió a teñir de color amarillo luego de que el espacio opositor de Juntos lograse una contundente victoria en las PASO llevadas a cabo el domingo 12 de septiembre.

Juntos se impuso con autoridad en casi todo el territorio argentino: sus listas de diputados nacionales ganaron en 15 provincias. Lo hizo de manera contundente, de norte a sur, desde Jujuy hasta Tierra del Fuego.

Sin embargo, la derrota del Frente de Todos es aún más dolorosa si se mira en el espejo de las PASO 2019, esa elección que vio nacer a la alianza que desplazó a Mauricio Macri de Casa Rosada. El kirchnerismo y sus aliados perdieron en las urnas 13 provincias que habían ganado dos años atrás. Buenos Aires, bastión electoral de Cristina Kirchner, fue el distrito donde el oficialismo dejó una mayor cantidad de votos.

En la provincia de Buenos Aires, la oposición alcanzó el 37,9% de los votos entre sus candidatos y le sacó más de cuatro puntos de ventaja a la lista del Frente de Todos encabezada por Victoria Tolosa Paz. Quien se impuso en la interna fue Diego Santilli con una diferencia de 20 puntos sobre el radicalismo y tras él Facundo Manes.

En la Ciudad, territorio históricamente dominado por el PRO, tal como se especulaba, la ventaja fue más cómoda: los tres candidatos de Juntos superaron el 48% de los votos. La boleta encabezada por María Eugenia Vidal, candidata que contó con el apoyo del jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, fue la obtuvo más votos. Más atrás quedaron Ricardo López Murphy y Adolfo Rubinstein en la interna. Mientras tanto, el oficialismo con Leandro Santoro a la cabeza volvió a perder votos (obtuvo el 24%) en un distrito que además de la pandemia, sufrió la quita de fondos de la coparticipación por parte de Alberto Fernández. A raíz de todo esto,  el Frente de Todos triunfó en provincias donde históricamente se impone el peronismo: Formosa, La Rioja, Tucumán, Catamarca, Santiago del Estero y San Juan.

La oposición también se impuso con un amplio margen en la franja central del país. En Córdoba, Juntos reunió el 47,5% de los votos, seis puntos más que en las PASO de 2019. La lista de diputados encabezada por Rodrigo de Loredo, que contó con el aval del ex presidente Mauricio Macri, se impuso en la interna de la oposición. El segundo lugar fue para Hacemos por Córdoba, la fuerza impulsada por el gobernador Juan Schiaretti. El tercer lugar sí quedó en manos del kirchnerismo, pero con apenas el 10,9% de los votos, obteniendo de esta manera 12 puntos menos que en las últimas PASO.

Santa Fe fue partícipe de uno de los triunfos más sorpresivos de estos comicios. La oposición se quedó con el 40,1% de los votos, más de 10 puntos por encima del peronismo, que hace dos años recuperó esa provincia después de un largo período en manos del socialismo santafesino. Las listas encabezadas por el radical Mario Barletta y la periodista Carolina Losada se impusieron en la interna de Juntos.

Por su parte, Entre Ríos fue otra provincia del centro del país que Juntos pudo recuperar en estas PASO. Sacó el 51,8% de los votos, una diferencia de más de 20 puntos con el oficialismo.

Otro triunfo resonante ocurrió en la Patagonia. Allí, Juntos le quitó el poder de Santa Cruz al kirchnerismo. Las seis listas internas que acumuló la oposición sumaron el 38,6% de los votos, una diferencia de 12 puntos con el oficialismo. Cristina Kirchner, que votó en Río Gallegos, todavía reside en la provincia que vio nacer al kirchnerismo. La oposición también se impuso en Tierra del Fuego, otra de las provincias donde había perdido en las PASO de 2019.

En Cuyo, la lista encabezada por Julio Cobos ganó en Mendoza con el 43% de los votos, una diferencia de casi 18% puntos respecto al kirchnerismo. Juntos también se quedó con San Luis, donde la boleta impulsada por el gobernador Claudio Poggi llegó al 46,9% de los votos. La oposición desplazó así a la lista que apoyaba Alberto Rodríguez Saa, que sumó el 37,3%. La única salvedad ocurrió en San Juan, donde la lista del Frente de Todos apoyada por el gobernador Sergio Uñac logró imponerse con el 42,8% de los votos.

Agustín Balparda