Evander Holyfield, entre la sorpresa y la polémica por su regreso al ring

El ex campeón mundial Evander Holyfield regresa al ring a los 58 años.

Este fin de semana sin dudas el gran evento deportivo será la pelea exhibición entre Holyfield vs Vitor Belfort, por la baja de Oscar de la Hoya por coronavirus. Y las miradas van a estar puestas en el rendimiento del ex campeón mundial de peso pesado a sus 58 años. ¿Podrá resistir o la longevidad será un problema para el espectáculo?

Más de 10 años han pasado del último combate de Evander Holyfield donde venció a Brian Nielsen por KO. Está vez, el mundo del box quedó sorprendido ante la vuelta al cuadrilátero del ex campeón mundial de peso pesado. Él mismo aseguró “Estoy entrenado hace dos años porque siempre se me ha mencionado en peleas como estas”.

Su rival será Vitor Belfort, el brasilero es una leyenda en la actualidad del MMA, con 44 años de edad. Su última cita arriba del ring fue en 2018 donde se coronó como campeón de peso semi-pesado en UFC.

En la previa de la pelea Holyfield también habló sobre Belfort, “Tendría problemas si yo me metiera en su especialidad, pero como se está metiendo en mi terreno, el problema lo va a tener él”.

Uno de los problemas que recorre la mente de los boxeadores, es poner fin a su carrera profesional, pudimos ver casos como Mayk tayson cuando regresó un 28 de noviembre del 2020 vs Roy Jones Jr, o el mismo Floyd Mayweather Jr con su pelea este año contra Logan Paul y tantos otros que se repiten a lo largo de los años, hasta incluso se habla de una revancha entre Mike Tayson y Holyfield para el año que viene.

Sea exhibición o profesional, siempre hay que tener en cuenta la edad de estos profesionales a la hora de subirse de vuelta a un cuadrilátero y más cuando pasan más de 10 años como es el caso de Holyfield.

Los medios periodísticos han estado al tanto y le han preguntado al boxeador como se ha sentido en estos últimos dos años respecto a sus entrenamientos, a la cual respondió: “Me he cuidado, estuve haciendo muchos ejercicios y cambié mi alimentación”. Pero ¿Será esto suficiente para poder resistir 8 rounds de golpes de un profesional?

Para aclarar dudas, hablamos con Nicolás Reinoso, preparador físico especialista en boxeo en la ciudad de Santa Fe, y lo primordial en estos tipos de espectáculos, estar en buen estado físico, no tener ningún problema en el corazón o algún órgano vital del cuerpo humano. Después de estar en condiciones óptimas se pasa a la estrategia que empleará el púgil arriba del ring. El boxeador tendrá que salir preparado para recibir golpes muy fuertes con mucha potencia, por eso se verá si su capacidades serán de manera defensiva o ofensiva, la concentración juega un punto clave en este paso. Por eso es la importancia que venga practicando hace dos años es muy importante para él.

Respecto a la alimentación hay que tener en cuenta que casi a sus 60 años es difícil mantener un estado físico como el que tiene, y que en esta semana es crucial no ingerir alimentos chatarras al organismo ni excederse con los carbohidratos. Es bueno tener resistencia y para esto se tendrá que llevar una vida con caminata de varios minutos, al menos 40 o 50 minutos sin parar, así las piernas están solidas.

Por último y no lo menos importante la recuperación post combate, al tener una edad muy avanzada, este cuerpo no podrá volver enseguida a los entrenamientos, el cuerpo deberá tomarse un relax de al menos 2 meses, también sería ideal volver con una alimentación regular, volviendo a ingerir carne, harinas o grasas, para que el cuerpo pueda volver a recuperar la vida regular que tenía.

Para finalizar, hay que recordar que son personas que les cuesta asimilar un retiro, y siempre van a tratar de explotar su cuerpo al 100 por ciento. Es fundamental que tenga un buen médico siempre a su lado para que vea su ritmo cardiaco, por más que esté preparado, la longevidad es una alarma amarilla y no podrá despreocuparse fácilmente, ante la primera mala reacción en el cuadrilátero, se tendrá que parar la pelea y finalizar la exhibición.

Escrita por: Agustín Nickels