Racismo y estereotipos: empresas argentinas proponen un cambio

Pirámide Invertida conversó con una especialista en Derechos Humanos tras el cambio del tradicional logotipo de la harina Blancaflor, que llevaba 65 años con la imagen de la cocinera de tez oscura estampada,

La imagen comparativa con el antes y después del logo de la marca.

Blancaflor, la icónica harina creada por la empresa Molinos, cambió su famoso logotipo en el que aparecía una cocinera de piel negra  y abrió el debate sobre los estándares culturales a los que la sociedad está acostumbrada. Además del revuelo que se armó en las redes sociales, María Rachid, dirigente del área de Derechos Humanos y que supo ser vicepresidenta del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), brindó a Pirámide Invertida su parecer sobre la situación.

La marca rediseñó su imagen y llegó a ser tendencia en las redes sociales por las cuestiones relacionadas al racismo, a la discriminación y al hecho de que poco a poco las empresas se adaptarán a estos nuevos cambios culturales que deben reflejarse en la comunicación. “El cambio de logotipo responde a una toma de conciencia por parte de la sociedad. Han habido denuncias de personas que se sintieron afectadas y de organizaciones que se expresaron con respecto a este tema”, expresó Rachid. 

De hecho, de las 26.975 denuncias recibidas por el INADI, el 3,7% están relacionadas con el racismo, mientras que y el 1,8% están vinculadas estrictamente con el color de piel. “El Estado también entendió la situación y supo identificar que ese logotipo expresaba un mensaje segregacionista de una realidad también racista. Posiblemente, mucha gente no entraba en razón y hoy sí”, añadió la especialista.

En adición a esto, Rachid tocó la temática de los cambios que van sufriendo las diferentes generaciones que habitan en el país: “Lo que hace unos años era natural, como por ejemplo, hablar de un crimen pasional cuando se referían a un femicidio, hoy es inaceptable. Creo que esto responde a una profunda toma de conocimiento por parte de la sociedad sobre la situación”.

El cambio que realizó la empresa Molinos destapó una realidad poco comentada en el país y que llamó la atención de muchos usuarios en las redes sociales: los estándares a los que la población estaba acostumbrada. Varias marcas fueron apuntadas por el hecho de tener conceptos que hacen alusión a las personas de tez negra: Café La Morenita y Nestlé con sus chocolates “Bananita Dolca” -en el cual se muestra prácticamente la misma imagen del mencionado en el titular- son algunos ejemplos destacados.

“Si queremos mejorar como sociedad, siempre tenemos que estar revisando todo. No solamente los logos y mensajes discriminatorios que fueron naturalizados en nuestra cultura, hay muchas cosas por analizar”, dijo Rachid sobre la problemática, y además hizo énfasis en que las personas deberían cuestionarse la forma en la que se expresan y en los modismos que la comunidad tiene adaptado como algo «normal».