Día Nacional de la Donación de Órganos: ¿cómo cambiaron las pautas para su implementación en la Argentina?

La semana pasada se cumplieron 25 años del primer trasplante hepático. Pirámide Invertida realizó un repaso del impacto que tuvo la pandemia en esta acción solidaria.

Día Nacional de la Donación de Órganos

El 30 de mayo de 1996 se realizó el primer trasplante Hepático, a partir de ese momento cada 30 de mayo se conmemora en la Argentina “El Día Nacional de la Donación de Órganos”. El ente encargado en nuestro país de organizar este tipo de práctica es el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai). También se encarga de centralizar todos los datos de aquellas personas que deciden ser donantes de órganos, también recibe los llamados de aquellos pacientes graves o críticos que requieren ser trasplantados.

El trasplante de órganos consiste en el reemplazo de un órgano vital enfermo, sin posibilidad de recuperación, por otro sano, según la definición que ofrece el Hospital Alemán. Existen dos tipos de donantes: los que han fallecido y los que se encuentran en vida. Los órganos o tejidos voluntariamente donados son utilizados en otras personas con fines terapéuticos. Con el paso del tiempo, los órganos procurados con mayor frecuencia han sido los riñones, el hígado, el corazón, el páncreas y las córneas.

En la Argentina, a partir de la Ley Justina (Ley 27.447) que entró en vigencia el 3 de agosto de 2018, se modificó la ley de trasplante, y pasó a indicarse que todos los argentinos mayores de 18 sean considerados donantes, excepto aquellos que manifiesten expresamente lo contrario. Al año siguiente de su aprobación se logró un nuevo récord de trasplantes, que alcanzó la cifra de 4.510.

La pandemia generada por el Covid-19 y el consecuente aislamiento obligatorio trajo aparejado una reducción en la donación y el trasplante de órganos cadavéricos y hepáticos. La reducción de la donación cadavérica fue de un 59% a causa de la pandemia, mientras que de los trasplantes hepáticos disminuyó un 55% en comparación de 2019. Lo que sí ha aumentado considerablemente es la donación de plasma de pacientes recuperados de coronavirus, ya que este último serviría para beneficiar el tratamiento de alguien que esté cursando la enfermedad, dado que la sustancia cuenta con anticuerpos que ayudarían a recuperar a los pacientes infectados. Hasta el momento son ensayos clínicos, porque no hay estudios ampliados que todavía certifiquen su efectividad.

Durante el año pasado, el Incucai lanzó una nueva campaña denominada #AbrazosDeVida, la cual tenía como imagen de la campaña a Matilde, una muñeca con sus brazos abiertos, en referencia a la idea de «abrazar la vida». Este impulso tiene como objetivo reafirmar una actitud positiva hacia la donación y homenajear a aquellas personas que donan. En 2020 se realizaron un total de 483 procesos de donación de órganos y 177 de donación de tejidos, lo que permitió que 1.276 pacientes pudieran recibir su trasplante.

La campaña que está llevando a cabo durante este año es #GraciasDonantes, en agradecimiento a las personas que donan sus órganos. En 2021, 567 pacientes recibieron un trasplante de órganos y 424, uno de córneas. Hasta el momento, casí 7 mil personas las que necesitan un trasplante y se encuentran en lista de espera, 589 son la cantidad de trasplantes realizados y 221 personas donaron sus órganos. La tasa de donantes por cada millón de habitantes es de 4,82.