El 93,5% de los argentinos recuperados de COVID-19 experimenta problemas psicológicos

Los datos surgen de un estudio del Observatorio de Psicología Social Aplicada de la Universidad de Buenos Aires. La actividad física, una de las armas para combatir estos trastornos.

El 56,74% de los encuestados presentó puntajes compatibles con un trastorno depresivo mayor. Foto: Gaceta Médica.

La Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA), mediante el Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA), exhibió un informe realizado a 742 ciudadanos argentinos llamado “Secuelas psicológicas en personas que tuvieron COVID-19”. Sus resultados demostraron que el 93,54% de los participantes reportó haber experimentado malestar psicológico o problemas emocionales, mientras que el 64,4% demostró fallas cognitivas (entre leves, moderadas y severas).

Aquellas personas con menor capital cultural y económico notificaron una severidad mayor en la sintomatología relacionada con la depresión. Foto: La Vanguardia.

Los investigadores revelaron, además, que el 56,74% de los encuestados presentó puntajes compatibles con un trastorno depresivo mayor, lo que incrementa el riesgo de deterioro cognitivo: 20,08% lo sufrió de forma leve; 20,35% con moderación y 16,3% de manera grave.

Una de las conclusiones publicadas es que aquellos individuos con menor capital cultural y económico notificaron una severidad mayor en la sintomatología relacionada con la intranquilidad y la depresión: 24% declaró sentir ansiedad severa, mientras que el 39,89% confesó haber cambiado su tendencia a pensar en la muerte. Aquí, los adultos jóvenes (18 a 35 años) evidenciaron puntajes más altos en la Escala de Riesgo Suicida (RASS).

Quienes demostraron mejores indicadores fueron los que realizaban actividades de ocio a diario, entre la que se destaca el deporte, con 50,94%. El estudio concluyó que una de cada tres personas infectadas por COVID-19 realizan tratamiento psicológico y el 67% de quienes no lo hacen, considera necesitarlo.