Protestas en todo el país contra las restricciones del confinamiento fijado por el Gobierno

Manifestantes se oponen a las medidas adoptadas para frenar el avance de la pandemia del coronavirus

Tras jornadas de mucha especulación, el Gobierno resolvió implementar estrictas medidas a fin de limitar la propagación del coronavirus. En rechazo, cientos de usuarios en las redes convocaron a una protesta que se llevó a cabo el martes pasado, el día de la Revolución, en varias provincias del país.

Comerciantes y agrupaciones políticas protestaron este martes en varias ciudades de la Argentina, en contra de las restricciones a la circulación y del confinamiento de nueve días dispuesto por Alberto Fernández.

Una de las manifestaciones tuvo lugar en el Obelisco. Se trató de una convocatoria en Twitter del movimiento libertario, impulsada por su partido Nueva Centro Derecha, nacido en plena cuarentena del año pasado. Hasta el Obelisco se dirigieron cientos de personas con banderas con los colores celeste y blanco. Los invitados estrella fueron paquetes gigantescos de polenta, en referencia a los altos precios de la carne y a la vinculación de aquel alimento con los pobres. Ya desde la convocatoria, denominada #25M en las redes sociales, las protestas se tiñeron y entremezclaron con el sentido patrio de este feriado.

Cientos de autoconvocados llegaron minutos más tarde a la Plaza de la República, para engrosar la manifestación, cumpliendo con el distanciamiento y el uso de barbijos. Usuarios de redes sociales aseguraron que hubo una detención, aunque no se conocieron los motivos de la aprehensión. Por la concentración, la avenida Corrientes estuvo cortada de forma parcial a la altura de la avenida 9 de julio.

A partir de las 18, cuando comenzaron a despejar la zona del Obelisco, se reforzó la convocatoria en la Quinta de Olivos, donde se realizó una vigilia por la educación presencial. Hasta allí, lugar emblemático del rechazo al cierre de escuelas, se habían comenzado a congregar decenas de personas cerca de las 16. Acusaron al Gobierno de «genocida» y «psicópata», con tonos enardecidos, y reclamaron por la reapertura de escuelas: «Quieren pobres ignorantes». Más tarde prendieron decenas de velas frente a la puerta principal de la Residencia Presidencial y aplaudieron como señal de protesta.

La mayoría de los mensajes condenan el nuevo confinamiento decretado por el Gobierno que, en principio se extiende por nueve días. En este contexto, la ministra de Seguridad de la Nación Sabina Frederic pidió a los organizadores que la suspendan, aunque destacó que “no tenemos estado de sitio”. “El derecho a la manifestación está garantizado”, sostuvo.

Frederic asoció la marcha convocada para el martes 25 “con sectores que son bastantes más irresponsables”. “Son anti cuarentena, anti confinamiento y anti cuidado”, enumeró la funcionaria del Gabinete Nacional. Además, las marchas se replicaron en varias ciudades del Interior como: Rosario, Bariloche, Córdoba, Mendoza y Tucumán.

En Rosario, un grupo de médicos anti cuarentena encabezó una protesta que tuvo lugar en el Monumento Nacional a la Bandera, en plena saturación sanitaria y falta de camas en la provincia de Santa Fe. Ante el incumplimiento de las medidas del DNU nacional, intervino la Policía y hubo incidentes.

En el sur, los protestantes se mostraron con banderas argentinas en las veredas y recibieron los bocinazos de apoyo de los autos que circulaban en el centro cívico de Bariloche. Allí la preocupación se agrava por la proximidad de la temporada invernal y la incertidumbre sobre cómo seguirán la pandemia y las restricciones.

En Córdoba también con mucha simbología patria fue la convocatoria más populosa. “El comercio está de luto», se leía en uno de los carteles que levantaban los participantes, muchos de ellos en representación de cámaras de sectores comerciales.

Miles de comerciantes, en especial gastronómicos, también expresaron su descontento en el noroeste argentino, en Salta y Tucumán. En la capital salteña los puntos de la convocatoria fueron la Plaza 9 de julio, la Plaza Alvarado y la Legislatura.

En tanto, miles se congregaron en la plaza Urquiza de San Miguel de Tucumán. «Es nuestra fuente de trabajo. ¡Nos quitaron el derecho a trabajar!», proclamaba una pancarta. «El comercio no contagia, queremos trabajar», se leía en otra.

Las protestas ponen en riesgo la salud pública. Todo lo sucedido en la marcha del 25 traerá un gran riesgo sanitario para la población. Para protestar hay miles de maneras distintas y más seguras que las concentraciones y movilizaciones. Cuando terminen estas restricciones de 9 días el Gobierno está pensando en implementar restricciones intermitentes que podrían prolongarse hasta el mes agosto. El gobierno quiere tener a la mayor cantidad posible de población vacunada. En estos días están llegando muchas vacunas que darán respiro a la situación. En el caso que se disponga continuar con las restricciones, el Estado Nacional deberá salir a auxiliar a todos aquellos que estén sufriendo esta crisis. No solo hay que cuidar la salud, sino también la economía y a las personas con sus necesidades básicas.

 

Ramiro Pérez Ghirardi