Provincia de Buenos Aires: las personas con discapacidad ingresan al plan de vacunación

Tienen una tasa de letalidad tres veces superior a la del resto de la población.

El Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires informó que las personas de 18 a 59 años con discapacidad ingresaron a los grupos prioritarios para recibir la vacuna contra el COVID-19, y los convocó a inscribirse a través de la web Buenos Aires Vacunate o la aplicación VacunatePBA. Al momento del registro, deberán detallar su condición de discapacidad, la que les dará prioridad al momento de asignar el turno.

Una de las principales razones para tomar esta decisión es que las personas con discapacidad tienen una tasa de letalidad tres veces superior a la del resto de la población. La Directora Provincial de Acceso e Inclusión en Salud, Lourdes Farías, explicó: “En base al trabajo que realizan el equipo de expertos y teniendo en cuenta las condiciones epidemiológicas, el riesgo individual y el riesgo sanitario, en diálogo con las instituciones y los organismos especializados en la temática, es que se decide priorizar su cuidado con la vacunación a las personas con discapacidad”.

La funcionaria detalló que se incorpora a este colectivo en su totalidad como población de riesgo en el Plan Provincial Buenos Aires Vacunate: “Sin discriminar las distintas aristas que puede tener todo el universo de la discapacidad, además de todos los que ya recibieron la vacuna por su condición de base o comorbilidad”, finalizó.

Acerca de esto, la Directora de Discapacidad de General Las Heras, Lucía Maggio, dijo: “Sería importante que todas las personas con discapacidad entren en el plan de vacunación. Sin embargo, considerando el momento que nuestro país está atravesando, en el que no hay una gran cantidad de vacunas, considero que se les debería dar una mayor prioridad a aquellas que además tienen enfermedades de riesgo”.

“Las personas con discapacidad tienen que tener una mayor  movilidad en su hogar y no estar encerrados. Para ellos el impacto emocional y psicológico es más intenso”, añadió. Para concluir, explicó que las personas deben ser consideradas de manera integral  y no solo por una condición física o una enfermedad grave, debido a que lo emocional es muy importante.

Además, la directora de la fundación Uurarum (centro de día para personas con discapacidad), Laura Bustamante, agregó: “Las patologías  que necesiten asistencia en el cuidado y actividades de la vida diaria,  deben tener prioridad porque están expuestas al personal que debe asistirlo”.

Por otro lado,  hay voces contra la nueva normativa, como la docente especializada en discapacidad, Gabriela Perdomo: “No deberían tener más prioridades en el plan de vacunación, porque en muchos casos la discapacidad viene asociada a una enfermedad de base  y por ser persona de riesgo ya está en un plan prioritario”, expresó.

“Una persona que tenga una discapacidad auditiva va a tener prioridad de vacunarse sobre alguien que tiene otras patologías, que si bien no son de riesgo, estas patologías los ponen en riesgo. El mundo de discapacidad es muy amplio y no considero que todos sean prioridad”, cerró la docente.