La Argentina tiene una nueva reserva: el Parque Nacional Ansenuza

Ubicado en la provincia de Córdoba, la superficie cuenta con más de 950 mil hectáreas para la preservación de la vida silvestre y la promoción del turismo.

Especies que habitan la zona

El 8 de mayo, en el Día Mundial de las Aves Migratorias, el ministro de Ambiente de la Nación, Juan Cabandié, anunció la creación del Parque Nacional Ansenuza, situado en la laguna de Mar Chiquita y los bañados del Río Dulce, en la provincia de Córdoba. Con este anuncio, se ponen en marcha las adecuaciones del lugar para que miles de visitantes en todo el mundo puedan concurrir a la reserva generando de esta forma miles de empleos y mayor comercio e industria en el lugar.

El paisaje que los turistas podrán visitar comprende la laguna de Mar Chiquita (el lago salino más grande de Sudamérica y entre los 5 primeros del mundo), más los extensos bañados del río Dulce en la costa norte y las bocas de varios ríos secundarios al sur. Este inmenso paisaje forma uno de los humedales más grandes del mundo, y es el lugar propicio para el 66% de todas las especies de aves migratorias y playeras registradas en Argentina. El mayor atractivo es el paisaje rosado que forman las diversas especies de flamencos que habitan en la zona.

El proyecto dio sus primeros pasos en 2017; desde entonces, se vienen desarrollando diferentes actividades para estimular el turismo sustentable, basado en el avistaje de aves, ya que allí se concentran 380 especies, además de las mundialmente famosas bandadas de flamencos. La iniciativa dio grandes resultados en el sector turístico y permitió el avance en la creación de la reserva.