Influencers con causa: redes sociales al servicio de la comunidad

Personas muy populares en redes sociales marcan hoy la tendencia y utilizan sus cuentas para ayudar a otros.

Santiago Maratea es uno de los influencers del momento en la Argentina a raíz de una gran campaña solidaria en la que ayudó a recaudar $2 millones de dólares para el tratamiento de Emma, una bebé que padece una atípica enfermedad neurodegenerativa. Incluso, convenció a unirse a este tipo de causas benéficas a famosos de la talla de Wanda Nara, Marley, la «China» Suárez y Susana Giménez

El joven argentino además de realizar una campaña -“Todos con Emmita”-, posteriormente había ayudado a una comunidad wichi de Salta, para la que recaudó más de 3 millones de pesos para la compra de dos ambulancias, alimentos y ropa. Otra de las empresas en las que se embargó fue en beneficio de una fundación de madres que buscan a sus hijas desaparecidas que estaba a punto de ser desalojada, pero Maratea junto con sus fans recaudaron 8 millones de pesos.

En todos los casos las iniciativas de causas benéficas corren por personas privadas, tal como lo es Santiago, que logró ayudar a muchas personas sin ayuda del gobierno ni tampoco fundaciones importantes.

Aunque el  “boom” haya explotado por las causas benéficas de Santiago, en la Argentina las ayudas sociales por parte de “influencers” no son algo nuevo. Por el resto de todo el mundo existen este tipo de casos. Hablar de influencers y redes sociales hoy en día es mucho más común, sobre todo cuando se trata de aquellos perfiles a que cientos de miles de personas siguen.

Además de Maratea, hay otros influencers que se unieron en época de pandemia, se focalizaron en realizar causas benéficas destinadas a los más vulnerables juntando donaciones, como ropa, alimentos no perecederos. Algunos de ellos son Lionel Ferro (@lionelferro), Julián Serrano (@julianserrano01) y Mica Suárez (@micasuarez12) en Instagram.

Sin embargo, también en el mundo del “streaming” hubieron casos de ayudas benéficas, en este caso quién realizó un gesto similar al de Maratea fue Martín Pérez Disalvo (conocido como «Coscu»), que utilizó su influencia en redes sociales y particularmente su llegada en Twitch junto a su comunidad, recaudó $2.5 millones para ayudar a Nayla Zenisich Heredia, una joven que requería rehabilitación tras sufrir un accidente. Este fenómeno lo lograron en apenas unas horas y pudieron recaudar el triple de lo esperado. De hecho, la familia de la joven salió a agradecer y a pedir que frenen con las donaciones. 

Por último, el día miércoles, el reconocido cantante de trap L-Gante realizó un gesto solidario, que lo hizo tendencia, con una vecina de su lugar de nacimiento: se acercó a llevarle su ayuda a una familia, una mamá con sus tres hijos, que sufrió el incendio de su casa