Un poco de historia: a 90 años del inicio del profesionalismo en el fútbol argentino

A raíz de una huelga masiva de jugadores y grandes despidos, se derivó en una tercera división en el ámbito local

Gran reunión de jugadores en abril de 1931

Aunque el inicio oficial muestra que entre el 19 y 31 de mayo de 1931, lapso considerado como la creación de la Liga Argentina de Football (LAF) y la primera fecha del profesionalismo en el fútbol argentino… todo había arrancado un mes antes.

El 10 de abril de ese año, los jugadores, que se encontraban agrupados en una entidad llamada Asociación Mutualista de Footballer´s (que sería la antecesora de la actual Futbolistas Argentinos Agremiados) y cuyo referente máximo era el secretario Hugo Settis -de Huracán- realizaron una huelga en la Casa Rosada, donde los recibió el entonces presidente de facto, José Félix Uriburu, que casi un año antes había derrocado a Hipólito Yrigoyen.

Hugo Settis, jugador de Huracán – Tapa El Grafico abril de 1931

El nuevo presidente, al llegar al poder, declaró el Estado de Sitio, en el que todas las huelgas obreras eran reprimidas por la policía. En cambio a los futbolistas no los trató de la misma manera, como dijo el diario El Mundo: “El teniente general Uriburu descendió momentos después, entre vidas de los manifestantes y dirigiéndose a él, el delegado señor De Muro le entregó el petitorio y le explicó las razones del movimiento operado entre los jugadores”.

José Félix Uriburu, presidente de la Argentina, recibiendo a los jugadores en Casa Rosada, abril de 1931
José Félix Uriburu, presidente de la Argentina, recibiendo a los jugadores en Casa Rosada, abril de 1931

Ahora bien, lo importante era saber qué decía ese petitorio y qué pedían ellos para realizar este acto de reclamos: “Quince mil jugadores de football están inscriptos en las filas de la Asociación Amateurs Argentina de Football, pero el consejo directivo de la institución solo tiene como directores a un grupo de hombres adueñados de la misma desde hace años imponiendo su voluntad en contra de los clubes y de los aficionados, por más que aparentemente representen a los primeros”. La idea era, no solo la necesidad de que todos cobraran, sino también que sean reconocidos como trabajadores.

Todo esto se debía a que durante la década del 20 transcurría lo que históricamente se llamaba “amateurismo marrón”, que significaba que los clubes considerados grandes “incentivaban” a los jugadores de equipos más chicos con dinero y por eso se iban de un torneo a otro, ya que en esa época (1919 – 1926) se disputaban dos torneos en paralelo. Uno era la Asociación Amateur de Football (entidad disidente, no avalada por la FIFA) y por el otro lado, la Asociación Argentina de Football (torneo oficial avalado internacionalmente).

Otro de los motivos que llevaron a esta huelga es lo que se consideró como “ley candado”, que significaba que ninguna institución podría fichar un jugador sin el consentimiento de club de origen; además, los futbolistas se tenían que mantener en su club por al menos 2 años antes de pasar a otro, ya que la liga quería evitar el constante paso de jugadores a otros equipos y ser una barrera para el profesionalismo.

Y en referencia a aquello, otra parte del petitorio decía: “Hace años cada jugador firmó su ficha de asociado por cada club, comprometiéndose a actuar por dos años a fin de que las instituciones pudieran contar con sus equipos normalmente constituidos, pero una vez en poder de la Asociación nuestras fichas, se dictó una resolución en la que se establece que la firma es por toda la vida, con restricciones que nos colocan en la condición de mercancías sin derecho alguno”.

Luego de varios días de lucha, el 18 de mayo de 1931, junto con el intendente José Guerrico, se solucionó la desafiliación de 18 clubes de la Asociación Amateurs Argentina de Football y la nueva fundación de la nueva Liga Argentina de Football que la integraron: Boca, Huracán, Racing, San Lorenzo, Estudiantes, Gimnasia de La Plata, River, Independiente, Platense, Vélez, Chacarita, Quilmes, Lanús, Tigre, Atlanta, Ferro, Talleres de Escalada y Argentinos Juniors. Y así arrancó el primer torneo profesional que luego de 3 años -en 1934- se volvió a fusionar con su rival y se formó la AFA como se la conoce en la actualidad.

 

Ezequiel Garcia 2do Año T.N.