Gabriel Deck, el decimocuarto argentino en la NBA

Con el arribo del santiagueño al Oklahoma City Thunder, Argentina sumará su segundo jugador en la actual temporada de la liga más famosa de básquetbol

Deck, otro argentino en la mejor liga de básquetbol del mundo

Unos meses atrás a la llegada de Gabriel Deck a la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA), lo hacía su amigo y ex compañero del Real Madrid Facundo Campazzo. Gabriel, con el Oklahoma City Thunder, y “Facu”, con los Denver Nuggets, se unen a una docena de compatriotas que anteriormente jugaron en la máxima competencia del baloncesto mundial.

Nombres como los de Rubén «Colo» Wolkowyski y Juan «Pepe» Sánchez, los dos primeros argentinos oficialmente en debutar en la NBA en el año 2000, representaron el básquet nacional en el más alto nivel. En el 2002 irrumpió «Manu» Ginóbili con los San Antonio Spurs, donde ganó 4 campeonatos. Posteriormente, se sumaron Carlos Delfino y Andrés Nocioni en el 2004, Fabricio Oberto (2005), Walter Herrmann (2006), Luis Scola (2007), Pablo Prigioni (2012), Nicolás Laprovittola y Nicolás Brussino (2016), y Patricio Garino (2017).

Este selecto grupo de argentinos que llegó a la liga estadounidense sirvió de inspiración para un joven Gabriel que fue creciendo como jugador profesional poco a poco, primero con el equipo de su provincia Quimsa, luego con San Lorenzo de Almagro y, después, su reciente vinculo en el horizonte internacional con el Real Madrid.

La historia de “Tortuga” (como es conocido popularmente) comenzó un 8 de febrero de 1995 en un pueblo llamado Colonia Dora, ubicado a 170 kilómetros de la capital de Santiago del Estero. Proveniente de una familia trabajadora, dio sus primeros pasos en el básquetbol a la edad de 8 años, cuando su padre y hermano construyeron un aro en la parte trasera de su casa.

A los 14 años logró ser parte del plantel de Quimsa en el 2009 y eso le valió como experiencia para conformar los seleccionados juveniles argentinos Sub-17 en el 2012 y Sub-19 en el 2013, donde obtuvo el cuarto puesto en el campeonato Mundial. Sin conformarse con esto, Gabriel fue una de las piezas fundamentales del conjunto santiagueño para conquistar la Liga Nacional de Básquet (LNB) en la temporada 2014-15 y ser premiado como el Jugador de Mayor Progreso.

Un año más tarde se unió al equipo de San Lorenzo, donde conquistó dos títulos consecutivos de la LNB en los años 2016-17 y 2017-18. Cabe destacar que fue nombrado el jugador más valioso de las dos finales y jugador más valioso de Liga Nacional en su última temporada con el equipo azulgrana.

Tanto los galardones individuales y grupales le permitieron a Gabriel emigrar al viejo continente y ser parte del club de la capital española en el 2018. De esta manera completó la triada de argentinos en el club merengue con Campazzo Nicolás Laprovittola; un hecho histórico para la Argentina.

En el 2019 estampó su nombre en la selección mayor bajo la conducción de Sergio “Oveja” Hernandez. Primero, en los Juegos Panamericanos de Lima, donde Argentina dominó y ganó la medalla de oro. Segundo, unos meses después en la Copa Mundial de Básquetbol disputada en China, donde logró la medalla de plata.

Al comienzo de la pandemia en el año pasado, “Manu” Ginobili estuvo como invitado en el Posdcast realizado y producido por su ex compañero de la selección “Nico” Laprovittola, donde en una informal charla compartió lo siguiente: “Kobe Bryant pretendía llevarse a Gabriel a Los Angeles Lakers”. Con una referencia de esa magnitud de uno de los mejores jugadores de baloncesto en la historia, la llegada de “Tortuga” a la NBA era cuestión de tiempo.

“Tortuga” cerró su etapa en el Real Madrid, donde consiguió tres Supercopas, una Liga de baloncesto profesional de España (Liga ACB) y una Copa del Rey. El pentacampeón entrenador de la Liga ACB, Pablo Laso destacó: «Deck era un jugador muy importante para nosotros».

Todos estos logros y reconocimientos adquiridos de sus pares y entrenadores en una carrera que ya lleva 12 años de esfuerzos y sacrificios posibilitaron que el Oklahoma City Thunder le ofreciera una oportunidad de incorporarse a sus filas mediante un contrato de 4 años, en el cual solo el primero está garantizado.

Solo resta finalizar algunos detalles de su desvinculación del Real Madrid y su trámite de la visa de los Estados Unidos para que el santiagueño realice su debut y se convierta en el decimocuarto argentino en jugar en la NBA.

Luis Eduardo Muñoz