Sinovac y Sinopharm: las vacunas chinas y su efectividad

Confusión tras las declaraciones del director del Centro Chino de Control de Enfermedades

Aplicación de vacuna por profesionales de la salud.
Aplicación de vacuna por profesionales de la salud

El mundo entero espera ser vacunado contra el COVID-19. Sinovac y Sinopharm son las vacunas fabricadas en China: ambas protegen de la infección sintomática, en los ensayos se comprobó un 80% o más de efectividad al recibir el esquema completo, las aplicaciones de las dos dosis deben tener un intervalo mínimo de 21 a 28 días, y fueron aprobadas por el Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización (SAGE) de la Organización Mundial de la Salud.

Hace unos días, en Argentina se produjo un revuelo, luego de que el director del Centro Chino de Control de Enfermedades (CDC), Gao Fu, haya declarado acerca de una baja eficacia de la vacuna china para controlar el COVID-19. Medios y periodistas de Argentina confundieron la vacuna Sinovac, que no se aplica en el país, con la Sinopharm, que efectivamente es utilizada en la campaña de vacunación nacional. En este contexto, circuló un estudio realizado en Chile, donde se aplica masivamente la Sinovac, que comprueba que en la primera dosis hay solo un 3% de eficacia, mientras que la segunda asegura un 50%.

Sinopharm: Su nombre es vacuna BBIBP-CorV, es desarrollada por la Corporación Grupo Farmacéutico Nacional Chino junto al Instituto de Productos Biológicos de Beijing. Su compuesto se deriva de antígenos del virus SARS-CoV-2 inactivado, que no provoca la enfermedad pero sí inducen una inmunización en el organismo.

 «La vacuna que aplica Argentina, que ya lleva dos millones de dosis, es la de Sinopharm que tiene una eficacia similar a la AstraZeneca y a otras vacunas que no tienen ninguna objeción y es de un 80%, y eso es muy bueno para prevenir la enfermedad y para disminuir la gravedad y las muertes», aseguró Carla Vizzoti, Ministra de Salud de la Nación Argentina.

En un principio, fue autorizada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Sanitaria (ANMAT), pero solo para personas de entre 18 y 59 años. En marzo, se amplió su recomendación para ser utilizada en mayores de 60. Argentina aplicó dos millones de vacunas y espera por la provisión de dos millones más. La Fundación Huésped realizo un estudio clínico en el país, junto con el laboratorio Elea-Phoenix, pero hasta el momento no dieron a conocer los resultados. En Emiratos Árabes, donde ya fue aplicada con las dos dosis, dieron un resultado del 80% de eficacia.

Sinovac: Fue desarrollada por el laboratorio chino Sinovac Biotech, y es conocida como la vacuna CoronaVac. Es de virus inactivado, realizada con la cepa CZ02, el cual estimula la respuesta inmune. El laboratorio publicó el 4 de abril un comunicado de prensa con los últimos resultados de sus ensayos clínicos: en Brasil se demostró que la vacuna reduce la probabilidad de enfermedad sintomática en un 50%. Frente a los casos sintomáticos que necesitan tratamiento médico, fue del 83%.

La vacuna está aprobada para el uso de emergencia en 22 países, en Sudamérica son: Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Uruguay y Venezuela. Hasta el momento, el país que mas la aplicó fue Chile con 10.778.308 de dosis. El Instituto de Butantan de Brasil asegura que protege de las cepa de Manaos y de Río de Janeiro, el estudio fue enviado para que sea publicado en la revista The Lancet. Investigadores de la Universidad de Chile compararon la efectividad en personas que recibieron las dos dosis de alguna de las dos vacunas disponibles en el país, Pfizer y Sinovac. El informe reveló que la vacuna china tiene un 56% de efectividad para prevenir la enfermedad sintomática, con el esquema completo. En tanto, la efectividad con una dosis solo llega al 3%.

La eficacia de las otras vacunas con las dos dosis: 

  • Sputnik V 91,6%,
  • Oxford/AstraZeneca 76%,
  • Johnson & Johnson 85,4%
  • BioNTech/Pfizer 95%,
  • Moderna 94,1%